El Mundo

Preguntas que encierra el candidato Bernie

Para ganar la nominación presidencial demócrata, desde el comienzo Bernie Sanders ha tratado de despejar los temores de que es un candidato marginal, cuya propuesta de una revolución política no tendrá eco y dará paso a otra derrota humillante. Su buen desempeño en Iowa y New Hampshire alimenta la sensación de que su candidatura puede ser viable.

Jueves 20 de Febrero de 2020

Para ganar la nominación presidencial demócrata, desde el comienzo Bernie Sanders ha tratado de despejar los temores de que es un candidato marginal, cuya propuesta de una revolución política no tendrá eco y dará paso a otra derrota humillante. Su buen desempeño en Iowa y New Hampshire alimenta la sensación de que su candidatura puede ser viable.

"La razón por la que vamos a ganar en Nevada, por la que vamos a ganar la nominación demócrata y vamos a derrotar a Trump es que tenemos un programa enfocado en las necesidades de las familias trabajadoras, no de los multimillonarios'', expresó Sanders el martes en la Universidad de Nevada en Las Vegas.

Nacido en 1941 (78 años), Sanders tiene grandes expectativas en Nevada, que realiza su caucus el sábado. Cuenta con una buena organización y está movilizando a los jóvenes y a muchos hispanos. Pero hay numerosos obstáculos en su camino en las próximas semanas.

Sin embargo, Sanders no ha logrado unir al ala liberal del partido y tampoco consiguió el respaldo sindical más codiciado en Nevada. Su propuesta de un seguro médico universal puede alarmar a votantes de ambos partidos por la perspectiva de que suba los impuestos y la gente se quede sin los seguros privados que tiene.

El gran interrogante para Sanders es si el partido también se alineará detrás suyo en caso de que siga sumando triunfos.

A Sanders podría resultarle difícil encontrar la fórmula para ganarle a Trump. No es popular en la Florida, un estado indeciso clave en las presidenciales, con muchos cubanos que detestan el socialismo. Y es poco probable que logre llevarse estados del sur como Arizona, Georgia y Texas.

En este contexto, Sanders necesitaría ganar los estados del cinturón industrial que le dieron la victoria a Trump en el 2016, como Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

Sanders está tratando de atenuar su mensaje y no ha hablado en Nevada de una revolución política ni ha mencionado el socialismo democrático. Lo que sí empezó a hacer Sanders es criticar a Bloomberg, quien asoma como su rival fuerte de centro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario