El Mundo

Piñera: la democracia estaba enferma en 1973

El presidente chileno recordó la polarización que vivió el país y dijo que hoy todos los sectores de la sociedad "han aprendido la lección".

Lunes 10 de Septiembre de 2018

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, comentó en una entrevista concedida a propósito de los 45 años del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 que la democracia chilena derrocada aquel año estaba "profundamente enferma", pero agregó que "esto no significa bajo ninguna circunstancia justificar los atropellos a los derechos humanos" cometidos por la dictadura militar de Augusto Pinochet. Piñera, quien era en aquella época un estudiante en la Universidad de Harvard, también dijo que hoy la sociedad chilena actuaría con "más prudencia y grandeza" que en 1973.

El diario La Tercera, de posición crítica moderada del gobierno de centroderecha de Piñera, publicó un extenso reportaje al primer mandatario sobre los 45 años del golpe del 11 de septiembre de 1973. La entrevista es en video, pero se adjunta una transcripción completa de las respuestas.

El mandatario asegura que a 45 años del golpe, todos los sectores han aprendido lecciones y que si se repitiera la historia, la mayoría de los chilenos actuaría con "más prudencia y grandeza". Luego, y con un extenso prólogo, afirma que aquella democracia "estaba enferma". "Quiero dejar muy en claro, sin que esto signifique justificar bajo ninguna circunstancia los atropellos a los derechos humanos, que no se justifican nunca, en ningún tiempo, en ningún lugar, bajo ningún contexto, pero evidentemente que nuestra democracia estaba profundamente enferma antes del 11 de septiembre de 1973, producto de muchos factores". El primero, "que la izquierda, y particularmente el Partido Socialista, declaraba que la democracia era una democracia burguesa sin ningún valor, que había que destruirla con los votos o con las balas; que legitimaba el uso de la violencia como un instrumento legítimo en la lucha política. La democracia estaba muy enferma, no fue una muerte súbita el 11 de septiembre. El debilitamiento de las bases de nuestra democracia se empezó a gestar en la década de los 60 y se acentúo en la década de los 70", reseña el presidente chileno.

Ante otra pregunta de la entrevistadora, responde que "tenía plena conciencia de que la situación era absolutamente insostenible y, por tanto, que algo iba a pasar; los más optimistas todavía creíamos que podría haber una salida democrática a la crisis y se hablaba en esos tiempos de un posible plebiscito o de la renuncia de todos los parlamentarios para una nueva elección, pero ese camino no prosperó. Esto lo conversé en varias ocasiones con el presidente (Patricio) Aylwin, porque él tuvo un rol muy protagónico en esas conversaciones como presidente de la Democracia Cristiana en la época". Aylwin, fallecido en 2016, fue el primer presidente con el retorno de la democracia, en 1990. "Los más pesimistas pensaban que ese camino ya estaba cerrado hace mucho tiempo. Que el grado de crisis moral, política, económica, social, el odio, la división eran de tal magnitud, de tal profundidad, que la democracia ya había fallado. Y pensaban que la solución iba a ser más violenta: una guerra civil, un autogolpe o un golpe de Estado".

Por este trágico pasado, Piñera afirma que "es bueno aprender lecciones de los errores del pasado. Estoy absolutamente seguro y convencido de que la década de los 60, 70 y de los 80, lo que pasó en Chile fue que ciertos grupos quisieron refundar nuestro país a partir de cero, excluyendo a todos los que pensaban distinto. Partió con la ‘revolución en libertad' del presidente Frei, la reforma agraria, siguió con la revolución marxista del presidente Allende y continuó naturalmente con el período militar".

El mandatario chileno termina: "estoy absolutamente convencido de que si tuviésemos la oportunidad de repetir la historia, la inmensa mayoría de los chilenos actuaríamos con mucha mayor sabiduría, grandeza, generosidad y prudencia. Estoy seguro de que la izquierda aprendió la lección respecto de lo importante que es cuidar la unidad, la amistad cívica, la democracia, las instituciones. Estoy seguro de que la centroderecha también aprendió la lección de lo importante que es el compromiso total y absoluto con el respeto a los derechos humanos. También muchas instituciones aprendieron la lección. Por ejemplo, la Corte Suprema, que sin duda no estuvo a la altura, porque estaba llamada a defender los derechos básicos de las personas y no cumplió esa obligación".

La visión de Lagos

La Tercera está publicando una serie de entrevistas a figuras centrales de la vida política chilena. Otro entrevistado fue el ex presidente socialista Ricardo Lagos. Recuerda que "la polarización se fue produciendo con el paso de los días, los meses y los años; lo que hubo fue un conflicto político de envergadura en donde la derecha no obtuvo en el Congreso lo que esperaba, dos tercios para poder destituir a Allende legalmente, y Allende, con el 43 por ciento, no obtuvo la mayoría para aprobar las leyes que él quería. Uno no podía desarrollar su programa y el otro estaba obligado a seguir conviviendo con Allende". Este bloqueo es "lo que se fue polarizando hasta que se produce el golpe de Estado. El hecho de que 10 o 12 nombramientos diplomáticos estuvieran congelados era porque la ruptura era completa. Entonces no había embajador en Washington, no había embajador en París, en Moscú, en La Habana". Lagos había sido designado por Allende embajador en la Unión Soviética y era asimismo secretario general de la Flacso, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

El ex presidente Ricardo Lagos reseñó el bloqueo político en el Congreso de entonces y cómo derivó en el golpe

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});