El Mundo

Pierde fuerza el protagonismo político de las mujeres en EEUU 

La baja de Elisabeth Warren dejó sin candidatas competitivas a la primaria demócrata, dominada ahora por dos hombres de edad avanzada

Sábado 07 de Marzo de 2020

En su casa de un suburbio de Detroit, Jill Warren se pasó la mañana del jueves pegada al teléfono, buscando noticias sobre la mujer que deseaba fervientemente fuese la próxima presidenta de Estados Unidos: la senadora Elizabeth Warren.

Jill Warren, quien no tiene parentesco alguno con la legisladora, sabía que las cosas no pintaban bien y que probablemente se retirase de la contienda por la nominación demócrata a la presidencia. La noticia de que, efectivamente, lo había hecho, no obstante, fue devastadora, no solo porque creía en sus propuestas sino también porque representaba el fin de la ilusión de que fuese una mujer quien se enfrentaría a Donald Trump en noviembre.

"Para mucha gente fue un día de luto'', dijo Jill Warren, una consultora semirretirada de 61 años. "La hegemonía de los blancos de edad sigue vigente''.

La partida de Elizabeth Warren, quien por momentos fue la favorita para conseguir la nominación pero no pudo ganar un solo Estado en el Supermartes, confrontó a muchos votantes con una dura realidad: si el 2019 fue el "Año de la Mujer", en el que una cantidad récord de mujeres se incorporaron al Congreso y lanzaron campañas presidenciales, el 2020 es otro "Año del Hombre" en la política estadounidense.

Las encuestas ya habían planteado dudas acerca de la viabilidad de las candidatas femeninas. Al menos la mitad de los votantes en las primarias demócratas cree que a una mujer le resultaría más difícil que a un hombre derrotar a Trump, según sondeos de la AP y VoteCast en cuatro Estados donde hubo primarias el martes.

A Warren se le quebró la voz el jueves al anunciar su retiro de la contienda, cuando habló de la cantidad de niñas que conoció en su campaña "que van a tener que esperar (al menos) otros cuatro años'' para ver una mujer en la Casa Blanca.

Sostuvo que el género sigue siendo un tema problemático en la política. "Si dices, ‘sí, hay sexismo en esta contienda', todos te dicen ‘llorona!''', expresó. "Y si dices, ‘no, no hay sexismo', millones de mujeres piensan, ‘¿En qué planeta vives?'''.

Qué distinto se veía todo hace apenas ocho meses, cuando Warren y otras cinco mujeres _una cantidad sin precedentes_ participaron en dos debates de las primarias demócratas a fines de junio. Warren y Kamala Harris fueron muy elogiadas por sus desempeños.

Debbie Walsh, directora del Centro para la Política y la Mujer de la Universidad de Rutgers, pensó que el país estaba listo para saldar la deuda que quedó con la derrota de Hillary Clinton ante Trump en 2016, pero ahora se pregunta si el electorado demócrata no se estará dejando llevar por "el relato falso de que es demasiado peligroso postular mujeres''.

"Se suponía que este era el año en que los demócratas iban a ganar sí o sí'', comentó Walsh. "Una mujer fue derrotada en el 2016 y todo el mundo se preguntaba "¿Cómo puede ser que hayamos elegido a Trump?'. Este temor nos ha llevado al sitio donde estamos ahora''.

Todo esto, acotó Walsh, a pesar de los avances de las mujeres en las elecciones de mitad de término de 2018, en la Cámara de Representantes y en contiendas estatales, que demostraron que, "como siempre hemos dicho, cuando las mujeres se postulan, salen airosas en la misma proporción que los hombres en contiendas comparables''.

En esta ocasión, las mujeres que se postularon no pudieron competir. Amy Klobuchar llegó a estar tercera en la votación de New Hampshire, pero no pudo generar el apoyo de distintos sectores necesario para ganar una primaria demócrata. El tercer lugar de Iowa fue el mejor resultado de Warren, a pesar de contar con una gran organización a nivel nacional y de haber sido considerada una de las favoritas en algún momento. Tulsi Gabbard sigue dando batalla, pero ha cosechado apenas dos delegados a la convención nacional hasta ahora, cientos menos que Joe Biden y Bernie Sanders, los dos líderes de las primarias.

"Da la sensación de que hay que elegir entre dos viejos blancos'', dijo Linda Rosales, una empleada de laboratorio de 64 años de Denver jubilada.

Muchos dirán que se han logrado progresos por más que ninguna mujer encabece una fórmula presidencial y parece bastante probable que Biden o Sanders elijan a una mujer para la vicepresidencia.

De todos modos, la frustración es palpable entre algunos votantes. LaShyra Nolen, la primera afroamericana elegida presidenta del consejo estudiantil de la Facultad de Medicina de Harvard, dijo que no basta con tener una mujer en la fórmula y que la gente tiene que apoyar a las mujeres en la política.

"Seguimos viviendo en una sociedad plagada de control patriarcal y desigualdad'', se quejó Nolan, de 24 años, de Los Angeles.

Hay quienes piensan que el movimiento MeTooo, que derribó prominentes figuras que cometieron abusos sexuales, puede estar perdiendo fuerza.

"Me frustra el que tengamos tres hombres setentones y ochentones que no tienen nada en común conmigo ni con la mayoría de los presentes en esta sala'', declaró Kaitlin Cornuelle, una escritora de 29 años de Los Angeles, aludiendo a los asistentes a un reciente acto de Warren.

Otros destacaron que Warren bien puede haberle costado la candidatura a Mike Bloomberg. "Lo destrozó'', dijo Iris Williamson, maestra de 26 años de Brooklyn, quien lamentó que el electorado pareció no tomar en cuenta los cuestionamientos que hizo la senadora en un debate.

Axel Marc Oaks Takács, profesor de la Universidad Seton Hall de 36 años, partidario de Warren, generó un debate en las redes sociales al preguntar por qué la gente piensa que Biden tiene mejores posibilidades de derrotar a Trump que Clinton en 2016. "Seamos honestos: Biden y Clinton son ambos miembros del establishment demócrata, con las mismas políticas'', escribió, para luego preguntarse si "el patriarcado, el sexismo y la misoginia'' no son responsables.

Lucienne Beard, del Instituto Alice Paul, dice que a las mujeres les cuesta más que a los hombres atraer dinero y cobertura periodística. Y cuando lo consiguen se las juzga por cuestiones superficiales. "Pareciera que no podemos escuchar la voz de una mujer y nos enfocamos en su presentación: ¿Tiene cara de jefa perversa?'. ¿Sermonea demasiado?'''.Si alguien sabe algo de esto es Hillary Clinton, quien sacó más votos que Trump pero no pudo ser presidenta en el 2016. "Sigue habiendo un doble estándar. Hay muchos prejuicios en relación con la posibilidad de que una mujer sea presidenta'', dijo Clinton, quien no apoyó a nadie en las primarias. "Hemos progresado mucho y me encantó que haya habido tantas candidatas. Hay que seguir insistiendo hasta que rompamos finalmente las últimas barreras''.

decepción. La senadora Warren anuncia su salida de carrera el jueves delante de su casa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario