El Mundo

Pepe Mujica visitó a Obama con una agenda cargada

El uruguayo pidió apoyo contra la tabacalera Philip Morris, que demandó al país. Busca docentes "americanos" para Uruguay.

Martes 13 de Mayo de 2014

El presidente de Uruguay, José Mujica, se reunió con Barack Obama en la Casa Blanca. En una breve declaración de ambos ante la prensa en el Salón Oval, Mujica deslizó un pedido de ayuda a Washington para enfrentar un juicio contra el Estado uruguayo de la multinacional tabacalera Philip Morris. Obama se limitó por su lado a un genérico elogio de la gestión de Mujica. Posteriormente al encuentro privado entre ambos estadistas, Mujica dijo a la prensa uruguaya que la agenda comercial con EEUU está llena de dificultades pero hay buena predisposición de las partes. El uruguayo resaltó que su prioridad en la visita es agilizar la llegada de docentes estadounidenses a Uruguay. No se habló al parecer sobre la recepción por Uruguay de detenidos en Guantánamo, una posibilidad que ventiló hace unas semanas Mujica pero que EEUU ve con gran renuencia.

"En Uruguay estamos en una pelea dura, durísima, y tenemos que luchar con intereses muy fuertes", dijo Mujica en el Salón Oval en referencia a Philip Morris, aunque sin mencionarla. "Frente a esta batalla por la vida nadie tiene que hacerse el distraído porque, de todos los valores, el más importante es la vida", agregó. Philip Morris presentó en 2010 una demanda contra Uruguay por dos medidas antitabaco: la prohibición de más de una presentación de una misma marca y la de aumentar hasta el 80 por ciento de la superficie en el paquete de cigarrillos de la advertencia sobre los daños a la salud del hábito de fumar. La empresa considera que esas normas violan el Tratado Bilateral de Inversión entre Uruguay y Suiza, donde está la sede de la tabacalera, y reclama 25 millones de dólares a Uruguay por presuntas pérdidas. Mujica, que se presentó como un "viejo fumador", planteó ante Obama el argumento de la salud. "Se nos están muriendo ocho millones de personas por fumar en el mundo por año. Es un asesinato en masa", dijo.

Sin entrar en el tema, Obama resaltó la contribución de Uruguay a las misiones de paz de Naciones Unidas y abogó por un incremento del intercambio comercial entre ambos países, así como de estudiantes y maestros. También elogió la gestión de Mujica frente a la presidencia de Uruguay. "Aprecio mucho la visita del presidente, aunque debo decir que lo primero que me dijo fue que mi pelo se ha puesto más gris desde la última vez que me vio", bromeó Obama. Fue un raro momento de sonrisas, ya que el encuentro ante la prensa los mostró a ambos muy serios. Como es su tradición, Mujica no usó corbata, algo que debe registrar pocos antecedentes en las visitas presidenciales a la Casa Blanca. Sí lució traje completo, con chaleco incluido, algo totalmente inusual en el presidente uruguayo.

Luego de este contacto con la prensa en el Salón Oval, en el que no se permitieron preguntas, ambos mandatarios y sus delegaciones de ministros se reunieron a puertas cerradas. Posteriormente hubo un almuerzo de protocolo con el vicepresidente Joe Biden. Luego Mujica tomó contacto con la prensa uruguaya en la embajada de su país. Allí se explayó en su estilo informal tan conocido. "Las relaciones comerciales (bilaterales) hoy son un verdadero acertijo. Tenemos que luchar lugar por lugar, rincón por rincón", dijo el presidente, y puso como ejemplo los 18 años que le costó a Uruguay ingresar sus cítricos a Estados Unidos. Mujica subrayó sin embargo que al existir voluntad política ambos países pueden trabajar constructivamente.

Profesores.Pero para Mujica la educación era el capítulo más importante de su visita. "Tenemos que llevar profesores americanos (a Uruguay) aunque sea para que estén un tiempo", dijo. "Queremos profesores. La sabiduría hay que ir a buscarla donde está", remarcó en su característico estilo frontal. Esto, indicó, no quiere decir que no haya que mandar más alumnos a Estados Unidos. Pero recalcó que la mitad de los que se van se quedan y no vuelven.

En cuanto a Guantánamo, ninguno de los dos mandatarios se refirió al espinoso tema en presencia de los reporteros, como así tampoco a la reciente legalización de la marihuana en Uruguay. Mujica se mostró dispuesto a recibir algunos prisioneros, pero sólo si cuentan con libertad de circulación para trasladarse a un tercer país, algo que Washington veta de forma total. Durante la conferencia de prensa en la embajada, Mujica dijo que Obama no le dijo "una palabra" sobre esa discrepancia y agregó que no formuló solicitud alguna porque "tiene la inteligencia de no pedir lo que sabe que no le van a dar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario