El Mundo

Pedro Sánchez busca al separatismo catalán para poder gobernar España

El partido ERC, quinta fuerza a nivel nacional, hace valer sus diputados y exige al PSOE un dictamen sobre su líder preso, Oriol Junqueras

Domingo 22 de Diciembre de 2019

La negociación entre el socialismo español y el separatismo catalán avanza hacia un acuerdo que dé al actual Ejecutivo interino el respaldo de votos suficientes en el Congreso. En las próximas dos semanas se podría arribar a un acuerdo, según reflejaba ayer la prensa española. Ayer, la militancia del partido separatista catalán ERC ha aprobado la hoja de ruta surgida de su congreso nacional. Esta «ponencia política» fue aprobada con el 93 por ciento de los votos. Los catalanes reforzarán una «estrategia negociadora» con España para acceder a la autodeterminación y la independencia pero "sin descartar un referéndum unilateral".

Según el diario ABC, el partido separatista catalán se ha esforzado en erigirse como "rompehielos" para acabar con la política de bloques que enfrenta al independentismo con España pero sin bajar la bandera de la «desobediencia» ni renunciar a pedir una «amnistía» para los condenados en el proceso por la tentativa separatista del 1º de octubre de 2017.

Así, mientras el coordinador nacional de ERC Pere Aragonés ha prometido a los militantes que la nueva etapa de diálogo y negociación entre Cataluña y España "sólo es posible si la política desplaza a la represión", por detrás, no se ha descartado una investidura de Pedro Sánchez en las dos próximas semanas. "Esto significa tomar decisiones complejas, estar dispuestos a abrir caminos, aunque esto comporte momentos de éxitos y otros en los que los veremos lejos", ha zanjado Aragonés tratando de preparar a las bases para un eventual pacto con el PSOE de Sánchez. En las pasadas elecciones generales de noviembre, ERC quedó ubicado como el quinto partido de España, con 13 diputados, lo que le da una gravitación decisiva.

Paralelamente, ERC se resiste a bajar el tono de su retórica y peticiones. Por ello, sus líderes han usado hoy palabras contundentes: «Desobediencia», «unilateralidad» y «referéndum de autoderminación». Así consta también en la citada ponencia política —que ha contado con 558 votos favorables, 20 contrarios y 19 votos en blanco—. Dicho texto mantiene las tres vías de acceso a la autodeterminación que estaban contempladas en el documento inicial, y aunque en ellas la vía negociadora queda reforzada, no se descarta un referéndum unilateral si la negociación resulta imposible.

Con el título de «Fortalecernos para volver, para ganar», el texto consagra el giro dado por ERC a favor de una vía dialogada y pactada con el Estado, en detrimento de la vía unilateral por la que se apostaba en el anterior congreso de 2015. En este sentido, ERC considera que un referéndum de autodeterminación es «el mejor instrumento» para lograr la independencia, por ello, se marca como objetivo que sea acordado con el Estado español: "Hay que hacer que el referéndum que ahora parece imposible sea inevitable", subrayan desde el partido. Sin embargo, en un esfuerzo por contentar a las facciones más radicales del partido el partido sigue contemplando una tercera vía que pasa por la posibilidad de un referéndum unilateral. En el texto aprobado se puntualiza que no es «prioridad» y se utiliza un eufemismo para indicar que ese camino no se puede descartar «nunca».

En resumen, ERC no descarta alcanzar un acuerdo con el PSOE sobre la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno antes del 5 de enero. Esto, si hay un "gesto" de la Abogacía del Estado sobre la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que reconoce que el presidente del partido, Oriol Junqueras, debería haber tenido inmunidad cuando fue electo como eurodiputado. Junqueras está en prisión. El 14 de octubre de 2019 fue condenado a 13 años de cárcel por el Tribunal Supremo de España bajo cargos de rebelión contra la Constitución.

Fuentes de ERC contemplan la retomar las conversaciones con el PSOE a partir del 27 de diciembre y, pese a que llegar a un acuerdo antes de fin de año es difícil, no descartan que pueda producirse antes del día de Reyes.

ERC ya advirtió al PSOE de que no volvería a sentarse con ellos hasta que la Abogacía del Estado se pronuncie sobre la situación de Junqueras. A la vez, para el socialismo tiene un alto costo político desautorizar una sentencia del Tribunal Supremo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario