El Mundo

Palestinos atacaron la tumba del profeta judío José

El grave episodio agudiza el conflicto y fue condenado por el presidente Abbas. Ayer continuaron los ataques con cuchillos

Sábado 17 de Octubre de 2015

Manifestantes palestinos incendiaron la tumba de José, un lugar sagrado para los judíos en Nablus, en el norte de Cisjordania, en otra tensa jornada de violencia en la que murieron abatidos cuatro palestinos. En un caso que causó conmoción, un palestino se hizo pasar por periodista para acercarse a un soldado y acuchillarlo. Fue abatido de inmediato por los colegas del militar herido. La Autoridad Palestina condenó el ataque incenciario a la tumba de José, hecho que generó una enorme indignación por el carácter sagrado del lugar. El grave episodio no fue condenado por Hamas, grupo extremista islámico que gobierna en la Franja de Gaza, y que al contrario, llamó a incrementar la ola de ataques.

   El incendio de la tumba de José puede sinduas avivar aún más el ya enorme antagonismo entre ambos pueblos y darle a los enfrentamientos una peligrosa dimensión confesional. Este objetivo no sería ajeno a los deseos de Hamas, que ve en todo el conflicto una matriz religiosa. En la jornada de ayer mueriron otros cuatro palestinos, entre ellos uno que intentó apuñalar a dos soldados israelíes en Hebrón, Cisjordania. Otro fue abatido en las afueras de Nablus, y otros dos cayeron por disparos del ejército en la frontera con Gaza, donde Hamas insistió con sus llamados a una “tercera Intifada”. En esta jornada de protesta, o “viernes de la ira”, convocada en Cisjordania y Gaza en coincidencia con las oraciones colectivas de los musulmanes, 98 palestinos resultaron heridos.

   Al iniciarse la jornada, decenas de palestinos lanzaron bombas Molotov contra la tumba de José, lugar de peregrinación para los judíos. Allí reposa José, uno de los doce hijos de Jacob, vendido por sus hermanos y llevado a Egipto, desde donde su cuerpo fue traído de regreso, según la tradición bíblica. La agresión es una blasfemia incalificable para el pueblo judío. Equivale, para tomar dimensión de la gravedad, a un ataque a la tumba de un santo de los orígenes del cristianismo. El lugar, donde los palestinos afirman que se encuentra la tumba de un jeque local, ha sido ya escenario de agresiones en el pasado, sobre todo durante la segunda Intifada (2000-2005). Ante la previsible ola de repudio, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, intentó rebajar tensiones y calificó de “acto irresponsable” y “gesto deplorable” el ataque a la tumba. El ataque “ofende nuestra cultura y nuestra religión”, dijo Abbas, quien prometió que los daños serán reparados. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó “firmemente” el ataque contra la tumba de José.

   La policía prohibió ayer a los hombres de menos de 40 años el acceso a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén. Es precisamente este lugar el origen de la actual ola de violencia. Israel declaró en el Consejo de Seguridad de la ONU que no permitirá una fuerza internacional en Jerusalén. “Permítanme ser muy claro: Israel no aceptará ninguna presencia internacional en el Monte del Templo. Una presencia de ese tipo sería un cambio en el statu quo”, puntualizó el embajador David Roet. Monte del Templo es el nombre judío del lugar, llamado Explanada de las Mezquitas por los árabes. Según el embajador palestino Riyad Mansur, hace falta que la ONU dé “protección” a los palestinos en Jerusalén mediante una fuerza internacional, “empezando por la ciudad vieja de Jerusalén y la mezquita al Aqsa”, en la Explanada. Desde el asesinato el 1º de octubre de un matrimonio de israelíes en Cisjordania, este territorio y Jerusalén son escenario de continuos ataques palestinos, en especial de ataques contra peatones con cuchillos. Esta campaña ha dejado hasta ahora 37 palestinos muertos, muchos de ellos autores de ataques con arma blanca, y centenares de heridos, y siete muertos y decenas de heridos del lado israelí.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS