El Mundo

Otra histórica reunión en Cuba, esta vez con los líderes de la disidencia

La reunión fue considerada como muy cálida y ambas partes coincidieron en varios puntos clave, como reinvidicar el derecho de reunión y expresión y el respeto de los derechos.

Sábado 24 de Enero de 2015

La jefa de la diplomacia estadounidense para América latina, Roberta Jacobson, se reunió con prominentes disidentes cubanos en La Habana, un día después de participar en las primeras conversaciones de alto nivel entre ambos países en 35 años. La reunión fue considerada como muy cálida y ambas partes coincidieron en varios puntos clave, como reinvidicar el derecho de reunión y expresión y el respeto de los derechos humanos e individuales de los opositores. Muchos de los que se reunieron con Jacobson han pasado por las cárceles del régimen cubano, que ayer hizo saber de su malestar por el encuentro.

   Jacobson, quien también visitó al cardenal Jaime Ortega, fue anfitriona de un “desayuno de trabajo” al que asistieron siete prominentes disidentes, entre ellos Martha Beatriz Roque, Miriam Leiva, José Daniel Ferrer, Guillermo Fariñas y Elizardo Sánchez. El objetivo principal era escuchar la opinión de disidentes y opositores sobre las negociaciones por el restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y Cuba. El encuentro se desarrolló en la residencia de la Sección de Intereses estadounidense. Del lado cubano, asistieron miembros de varios grupos de la sociedad civil, como la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional y el grupo opositor Estado de Sats. No asistieron en cambio las Damas de Blanco, activo grupo de esposas de presos o ex presos políticos, que no coinciden con la apertura de Washington a La Habana.

   Según la crónica del portal opositor 14ymedio.com —el único de la isla— José Daniel Ferrer, líder de Unpacu, dijo que “el encuentro fue muy fraterno, franco y positivo”. La parte norteamericana se mostró muy receptiva y “reafirmó su interés de mantener un compromiso con la exigencia de que se respeten los derechos humanos, el punto que más preocupa actualmente a la sociedad civil cubana”. La mayoría de los presentes, según Ferrer, “se concentró en exponer las preocupaciones sobre el futuro de Cuba” y también en “que la decisión del futuro de Cuba debe recaer en el pueblo cubano”. Algunos presentes manifestaron a Jacobson y su comitiva su preocupación por las “concesiones” que Estados Unidos ha hecho ya en el proceso de negociación, mientras el gobierno cubano se ha limitado a excarcelar a 53 presos políticos.

   El histórico disidente Elizardo Sánchez, presidente de la Comisión Cuba de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), aseguró que “la reunión estuvo marcada por la cordialidad y cercanía humana. Con esta invitación y con la recepción que se realizará esta noche, la delegación estadounidense ha querido dar un claro mensaje de reconocimiento a los pacíficos esfuerzos de la sociedad civil”. Pero una de las ausentes fue la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, quien explicó que decidió no participar por considerar que la lista de invitados no era equilibrada. Soler, que ha manifestado su rechazo al viraje reciente de EEUU y las medidas de flexibilización del embargo anunciadas la semana pasada por Washington, expresó su descontento y dijo que “la selección” no tuvo en cuenta la “diversidad” de posturas y opiniones que existe en la disidencia sobre el asunto.

   En una rueda de prensa luego del encuentro, Jacobson afirmó que el propósito del cambio de política de Washington hacia La Habana es promover una “mayor apertura” en Cuba, con más derechos y libertades, y “empoderar al pueblo cubano”. Según la diplomática estadounidense, el tema de los derechos humanos y la democracia es “crucial” para EEUU, aunque reconoció que mantienen “profundas diferencias” sobre esta cuestión con el gobierno cubano. De hecho son estas diferencias las que han impedido anunciar el jueves algún acuerdo luego del encuentro entre Jacobson y su contraparte cubana, Josefina Vidal. Ambas delegaciones quedaron en volverse a reunir en una fecha aún por fijar. El objetivo es anunciar la reapertura de embajadas.

Reacción oficial cubana. La directora para Estados Unidos de la cancillería cubana y contraparte de Jacobson en las conversaciones, Josefina Vidal, criticó que Roberta Jacobson, secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental (América latina), se haya reunido con los disidentes. “Este pequeño grupo de personas no representa a la sociedad cubana. Ellos no representan los intereses del pueblo cubano, esa es una gran diferencia con el Gobierno de Estados Unidos”, dijo Vidal en una entrevista con el canal estadounidense de noticias MSNBC. “La sociedad civil cubana son más de 5.000 organizaciones, asociaciones de mujeres, de jóvenes, estudiantes, campesinos, profesionales”, añadió. No aclaró que esas organizaciones responden al régimen del Partido Comunista que rige en la isla desde el lejano 1959.

   En otro orden, Cuba hizo saber que ofreció a EEUU aumentar el número de sus diplomáticos en la isla, pero siempre que no “alienten” a los disidentes. Una condición que da una idea clara del temor que despiertan los opositores en el régimen cubano.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS