El Mundo

Ortega rechaza a la CIDH y la UE y bloquea el diálogo

La Iglesia y la oposición habían propuesto su presencia. El gobierno y sus paramilitares son responsables de 200 muertes muertes

Viernes 15 de Junio de 2018

El diálogo nacional entre el gobierno de Nicaragua y la opositora Alianza Cívica, mediado por la Iglesia Católica, arrancó ayer, pero quedó bloqueado por el rechazo gubernamental a aceptar la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y del organismo equivalente de la Unión Europea, propuestos por la Iglesia. Mientras, continuaban las protestas en reclamo de la renuncia del presidente Daniel Ortega y los muertos ya alcanzaron la fatídica cifra de 200. Las manifestaciones estallaron el 18 de abril pasado y fueron brutalmente reprimidas desde el inicio por el gobierno. Los grupos paramilitares del gobierno sandinista son responsables de una gran parte de esos asesinatos.

   La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) propuso a la mesa plenaria urgir la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) e invitar al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos e igualmente a la Unión Europea (UE), lo que fue rechazado por el gobierno sandinista de Ortega.

   El obispo de Matagalpa, Rolando lvarez, explicó que esa propuesta está basada en dos puntos de las recomendaciones hechas por la propia CIDH cuando estuvo en Nicaragua entre el 17 y el 21 de mayo, entre ellos uno que pide crear un grupo internacional para investigar los hechos de violencia y las responsabilidades del Estado nicaragüense.

   La propuesta contó con el respaldo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, representada por estudiantes, empresarios, miembros de la sociedad civil, campesinos y docentes universitarios, mientras que la delegación del gobierno, encabezada por el canciller Denis Moncada, se abstuvo. Una clave de la actual crisis es que Ortega tenía de su lado a los empresarios hasta el estallido de las protestas el 18 de abril pasado. "Lamentablemente no encontramos consenso", dijo el obispo lvarez, quien explicó que esa propuesta había sido consensuada y aceptada de antemano por las partes en la anterior visita de la CIDH.

   Previo a esa votación, también se presentó a la mesa plenaria una propuesta de la Alianza Cívica y otra del gobierno, y ninguna tuvo consenso. La propuesta de la Alianza Cívica coincidía con la de la Comisión Mediadora en cuanto a derechos humanos, mientras el gobierno propuso que se levantaran los "tranques" (cortes de rutas) y prometió hacer gestiones con la ONU, CIDH y la Unión Europea (UE).

   El canciller Moncada advirtió que Nicaragua vive "una ola de criminalidad nunca vista por sus niveles de salvajismo, de barbarie y de odio", que tildó como un "salvajismo inaudito sin precedentes" e hizo un llamado a "basta ya de violencia" y a no violar los derechos humanos fundamentales. Omitió decir que su gobierno es el autor de la casi totalidad de esas violaciones a los derechos humanos. El académico Carlos Tünnermann, de la Alianza Cívica, le contestó y acusó al gobierno, a la Policía Nacional y a las fuerzas paramilitares del oficialismo de causar esa ola de violencia. "En las manos del presidente Ortega está que cese (la violencia). En Nicaragua se han cometido crímenes de lesa humanidad. ¿Dónde ha quedado la Constitución? Manchada de sangre. Mientras hablamos aquí, están cayendo los muertos", lanzó, por su lado, el líder estudiantil Lésther Alemán. La Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos, una de las organizaciones más importantes del país, dijo que los ataques ocurridos durante la masiva huelga nacional del jueves elevaron la cifra de muertos a 200.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});