El Mundo

Ortega Díaz no se presentó ante un Supremo "ilegítimo"

La fiscal general de Venezuela comenzó a ser juzgada por el máximo tribunal, que se dio cinco días para dar un dictamen que todos descuentan

Miércoles 05 de Julio de 2017

El avance del gobierno chavista contra la fiscal general Luisa Ortega Díaz tuvo ayer dos nuevos desarrollos. La fiscal debía presentarse ayer ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para que este iniciara un juicio que con seguridad iba a terminar en la destitución de la alta funcionaria. Ortega Díaz decidió no acudir y calificó al TSJ "inconstitucional e ilegítimo". El cuestionado máximo tribunal, totalmente alineado con el chavismo desde que este recompuso por completo su composición en diciembre de 2015 en un irregular procedimiento, se apresta ahora a la destitución de la fiscal general, para lo que, anunció ayer, se tomará cinco días. En el marco de la creciente represión de las protestas, Ortega Díaz, hasta marzo pasado una fiel seguidora del régimen, se comenzó a alejar del gobierno, a la par que este se hunde en el descrédito internacional y doméstico.

Ortega rechazó acudir a la audiencia que ayer debía dar inicio al proceso, y que según anticipos iba incluir someterla al polígrafo, la "máquina de la verdad". El lunes, la fiscal general visitó a la Asamblea Nacional (Congreso unicameral), en manos opositoras, y ratificó su posición independiente y crítica del gobierno de Nicolás Maduro. Ayer, en conferencia de prensa, la fiscal general dijo que desconocía la legitimidad del TSJ para impulsar un proceso cuya decisión está "cantada" y que calificó como un golpe de Estado "más grotesco que el de Pedro Carmona", el líder del intento golpista que sacó del poder por 48 horas en 2002 a Hugo Chávez. "Yo no he cometido delitos ni faltas, y no me someteré a este tribunal inconstitucional e ilegítimo. Si el Tribunal Supremo de Justicia decide removerme de mi cargo, no me quedará otra que colaborar en restablecer la democracia", señaló. "No acudí al TSJ porque no voy a convalidar un circo que teñirá nuestra historia con vergüenza y dolor". Por lo demás, "ya sabemos que el día de hoy va a operar mi remoción y la del vicefiscal", nombrado por ella. Sobre la muy cuestionada asamblea constituyente convocada por el gobierno, "viola la Constitución y yo estoy obligada a protegerla".

El presidente del TSJ, Maikel Moreno, señaló al iniciar la audiencia que las responsabilidades de Ortega serían de orden "ético y moral" y dio paso a los argumentos de los acusadores. Después de las intervenciones del diputado chavista Pedro Carreño; el defensor del pueblo, Tarek William Saab; el contralor general, Manuel Galindo y el defensor público Javier Hernández —en representación de Ortega—, Moreno finalizó la audiencia y fijó cinco días para tomar la decisión.

Carreño, un referente del chavismo, afirma que la fiscal mintió al negar que firmó un acta que avaló la designación en diciembre de 2015 por la Asamblea Nacional, entonces de mayoría oficialista, de nuevos magistrados del TSJ. Son precisamente esos magistrados, nombrados en un procedimiento "exprés" que para juristas independientes violó normas de procedimiento, los que han dado la hegemonía absoluta al chavismo en el Supremo, y le permitieron desde entonces una serie de más de 50 sentencias que anularon sistemáticamente las leyes de la nueva Asamblea Nacional dominada por la oposición. El punto más extremo de la radicalización del nuevo TSJ llegó en marzo pasado,cuando emitió dos sentencias que quitaban el poder de legislación al Congreso y los fueros a los diputados. Estas dos sentencias desataron la ola de protestas callejeras que aún continúa y ha costado la vida de 90 jóvenes. El repudio internacional a la anulación del Poder Legislativo fue tan fuerte que el propio Maduro obligó al TSJ a dar marcha atrás con las dos sentencias, pero el desprestigio y el rechazo ya estaban encendidos. En este marco de caída de la ya deteriorada imagen del chavismo, Ortega Díaz criticó las sentencias del TSJ y como jefa de los fiscales comenzó a hacer un seguimiento profesional del rol de las fuerzas policiales en la represión. Ahora Ortega cuestiona a los magistrados que al parecer avaló en diciembre de 2015. Su disidencia es todo un signo del deterioro del chavismo.

Ortega advirtió que con su destitución quedará abierto el camino para "aniquilar por la vía violenta no solo el descontento popular, sino la acción de las instituciones". Lamentó que tres meses de protestas hayan dejado hasta ahora 90 víctimas fatales, y denunció los obstáculos que han tenido la Fiscalía General para investigar los hechos.

Por otro lado, el TSJ declaró "nula" la designación del vicefiscal Rafael González hecha el lunes por Ortega y designó a Katerine Nayarith Harrington. Fue fiscal en casos como el del opositor Leopoldo López, condenado a 14 años de cárcel. El proceso fue muy cuestionado. Un fiscal del caso se exilió y denunció presiones del régimen. Harrington además fue viceministra del Interior hasta septiembre pasado.

énfasis. La jefa del Ministerio Público descalificó al Tribunal Supremo, que con seguridad la destituirá.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS