El Mundo

Ola de saqueos en Venezuela evidencia la crisis alimentaria

El gobierno debió enviar a los militares a custodiar supermercados y otros comercios. La gente roba alimentos básicos, como harina, polenta y azúcar.

Domingo 07 de Enero de 2018

Una ola de saqueos sacudió a buena parte del interior de Venezuela. El fenómeno se conoció pese al bloqueo informativo que imponen los medios del gobierno. La fuerza pública controlaba ayer el acceso a las cadenas de supermercados venezolanos, oficialmente para "supervisar una reducción de precios" ordenada por el gobierno. Esta medida se tomó en respuesta precisamente a la ola de saqueos.

Los saqueos fueron in crescendo desde los primeros días del año y el viernes se registraron en varias ciudades, con los peores incidentes en la localidad de Caicara del Orinoco, en el estado sureño de Bolívar, donde fueron saqueados unos 20 comercios y según medios de prensa no oficialistas hubo dos muertos y varios detenidos. Desesperados por la falta de alimentos y la inflación, miles de venezolanos salieron el viernes a saquear comercios.

El diario de Maracaibo La Verdad informó que se registraron violentos incidentes en las instalaciones de la Corporación PDVAL, una empresa estatal creada por el gobierno para la distribución de alimentos a precios subsidiados. Los hechos ocurrieron en Los Puertos de Altagracia, en el municipio Miranda del estado Zulia, donde había lotes de comida y juguetes que no fueron distribuidos en diciembre. La mayoría se concentró a las afueras del establecimiento PDVAL mientras policías y militares lanzaban bombas lacrimógenas para dispersarlos. Algunos pudieron ingresar al local, que servía de centro de acopio, y hacerse de los productos que encontraron. En otras regiones del país, como Guárico, Monagas, Caracas y Bolívar, se han registrado situaciones similares de saqueo. El gobierno no proveyó de información detallada sobre la ola de saqueos, mas bien hizo lo contrario. La información que se obtiene es por tanto fragmentada y parcial, pero resulta evidente que el viernes hubo una ola de saqueos en varios puntos del país. En Caicara del Orinoco, estado de Bolívar, fueron saqueados más de 20 comercios, informó el diario El Nacional. Agentes militares detuvieron a 48 personas.

Puertas forzadas y vitrinas destruidas forman parte del escenario que dejó la jornada de disturbios, que se originó por protestas debido al alto precio de los alimentos y a que comerciantes se negaban a recibir billetes de 50 y 100 bolívares. El diario Panorama detalló que los alimentos robados fueron: harina, azúcar, aceite, pasta, arroz, pañales, enlatados y bolsas con pernil (jamón). En Terrazas del Avila, Caracas, fueron cerradas las puertas del supermercado en un centro comercial luego de que un grupo de personas intentara entrar de forma violenta. Testigos indican que fue un intento de saqueo que se presentó en una cola para comprar harina de maíz y azúcar.

Una de las cadenas, Gama, comenzó a limitar el ingreso de compradores a sus instalaciones de Caracas, bajo supervisión de los militares, para evitar las peligrosas aglomeraciones que se vivieron el viernes. Los soldados y policías permitían el paso por turnos, mientras que a las puertas de las tiendas se formaron largas filas de compradores.

El gobierno informó que desplegó inspectores en todo el país para fiscalizar los precio de los productos de consumo masivo. Ordenó a las cadenas vender los productos a los precios que tenían el 15 de diciembre. Un total de 214 establecimientos serán objeto de supervisión. El presidente de la patronal Fedecámaras, Carlos Larrazábal, alertó que la medida de bajar los precios sin respetar la estructura de costos provocará "más desabastecimiento, desempleo y quiebre de empresas". La inflación alcanzó en 2017 un nivel estimado en 2.000 por ciento, sin dudas récord mundial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario