El Mundo

Obligada a repetir las elecciones, España busca una campaña mucho más austera

Se trata de abaratar los millonarios costos del segundo llamado a las urnas en seis meses. El propio rey Felipe hizo el pedido a los políticos.

Viernes 29 de Abril de 2016

Certificado el fracaso político que conducirá a España a una repetición de elecciones sin precedentes, los mismos partidos que no han sido capaces en cuatro meses de llegar a un acuerdo para evitarla coinciden ahora en que hay que abaratar los costos de la segunda campaña electoral en seis meses. Se trata de acordar una reducción máxima de los gastos antes de que en la medianoche del 10 junio arranquen oficialmente las dos semanas de batalla en busca del voto de los españoles. El Estado gastó 130 millones de euros en la campaña electoral de diciembre, cifra que no incluye la campaña de cada partido ni los 25 millones que recibieron las formaciones por sus resultados. "Todos tenemos la obligación de ahorrar", manifestó ayer el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, responsable de los recortes que el gobierno de Mariano Rajoy hizo durante su mandato.

Menos buzoneo electoral o mercadotecnia, menos mítines —y más pequeños—, menos carteles, reducir el límite del gasto electoral de cada partido... Opciones para recortar el gasto hay. Lo menos factible parece la reducción de dos a una semana de la campaña porque implicaría una modificación legal que ahora mismo no se puede hacer.

Aumento de la abstención. Pocas cosas cambiarán en la nueva campaña electoral en la que se va a adentrar España confiando en un "desempate" en la cita con las urnas, el 26 de junio, que permita negociar rápidamente la investidura de un jefe del Ejecutivo que forme gobierno, por fin, en un país que para entonces llevará sin él al menos unos ocho meses. Los candidatos son los mismos; los programas de los partidos, también. Y la sociedad española muestra signos de hartazgo tras haber sido testigo durante cuatro meses de la incapacidad de sus líderes políticos para evitar unos comicios que hacen que el voto ciudadano de diciembre no haya servido para nada. Los expertos demoscópicos vaticinan un aumento de la abstención.

Hasta el rey Felipe VI trasladó a los líderes de las formaciones esta semana la necesidad de ser austeros en la nueva campaña. Todos los partidos están de acuerdo en reducir el gasto. Cómo hacerlo es la cuestión y ya genera controversia. El Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez, segundo más votado en las elecciones de diciembre, y el liberal Ciudadanos, cuarto, han puesto sendas propuestas sobre la mesa.

Planteo de los socialistas. Los socialistas, de entrada, plantean que cada partido reduzca su presupuesto en un 30 por ciento respecto al de la campaña de diciembre último y proponen medidas como el compromiso de no utilizar ningún elemento de publicidad exterior más allá de los carteles que se fijen en los espacios habilitados por los ayuntamientos españoles. Es decir, ni vallas ni banderolas, que cuestan dinero.

Ciudadanos pretende reducir en un 50 por ciento el límite de gasto electoral que la ley permite a los partidos y que es ahora de unos 12,7 millones de euros. La medida afectaría principalmente al Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, que con 12 millones fue el que más se acercó en la campaña de diciembre a la cota máxima. El límite quedaría reducido a unos siete millones de euros, lo que también afectaría al PSOE, que en diciembre gastó nueve millones. En Ciudadanos —que pagó cuatro millones— y Podemos —2,2— no habría impacto. "Los españoles se merecen ese ahorro", dijo el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. "La campaña electoral tiene que ser austera. Hay que potenciar el debate, dar la cara y dar explicaciones". La formación liberal quiere también ahorrar hasta 20 millones de euros uniendo el buzoneo electoral: propone que en lugar de que cada partido envíe a los hogares españoles sus papeletas, sea el Estado español el que lo haga mandando todas las papeletas en un solo envío.

"Ya nos conocen". El Partido Popular de Rajoy apuesta por recortar sobre todo en los grandes actos y en cartelería. "Los españoles ya nos conocen a todos y conocen las caras de todos", dijo ayer la "número dos" de la formación conservadora, María Dolores de Cospedal-. Podemos, por su parte, pide a los demás que tomen ejemplo de su campaña austera del pasado mes de diciembre.

El PSOE pierde a su mejor candidata en Cataluña

El socialista Pedro Sánchez perdió ayer a la ex ministra de Defensa Carme Chacón para la repetición de elecciones que España. Chacón, cuyo nombre llegó a barajarse en su día como sucesora de José Luis Rodríguez Zapatero, que fue quien la convirtió en la primera mujer al frente del ministerio de Defensa, anunció su renuncia a volver a encabezar la lista electoral del Partido Socialista (PSOE) por Barcelona en los nuevos comicios programados para el próximo 26 de junio. "Los motivos son políticos pero no relevantes", dijo Chacón, de 45 años. La política socialista no quiso explicar las razones de su renuncia, pero se da por sentado que detrás está su desacuerdo con Pedro Sánchez y también con el liderazgo del socialismo en Cataluña, en manos de Miquel Iceta. "Me habría encantado que hubiera ido de número uno por Barcelona, pero, desgraciadamente, decidió dar un paso atrás", dijo al respecto Sánchez, que ahora tiene que encontrar a quien encabece la lista electoral más importante en Cataluña.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario