El Mundo

Obama pide a la ciudadanía que "presionen" a los legisladores para evitar el default

El presidente estadounidense, Barack Obama, volvió a pedir hoy a las dos cámaras del Congreso que lleguen un acuerdo “bipartidario para evitar el default” el próximo martes. “Hay varias maneras de salir, pero nos estamos quedando sin tiempo”, subrayó el mandatario.

Viernes 29 de Julio de 2011

Obama sostuvo que el proyecto de ley de la cámara baja,  presentado por los republicanos, “no resuelve los problemas y no  tiene oportunidad de convertirse en ley”. En contraposición, el presidente destacó propuestas con apoyo  bipartidario, como la presentada por el senador demócrata Harry  Reid, y otra introducida por su par republicano, Mitch McConnell. “Hay muchas modificaciones que podemos hacer a cualquiera de  estos planes con el fin de lograr su aprobación por la cámara baja  y el Senado, y que me permitiría convertirlas en ley”, dijo para  luego instar a los legisladores “a encontrar un lugar común en un  plan que pueda tener apoyo de ambos partidos en diputados”.

Después de que ayer los republicanos que controlan la cámara baja postergaron la votación de su proyecto de ley por no lograr  los votos necesarios, el líder de la Casa Blanca señaló que los dos  partidos tienen “un acuerdo básico” sobre cuánto recortar el gasto. Obama reiteró la necesidad de llegar a un “compromiso para el  martes” -fecha en que se vence el plazo para elevar el techo de la  deuda, actualmente en 14,3 billones de dólares- para que Estados  Unidos no caiga en una cesación de pagos.

“Así nuestro país tendrá  la capacidad de pagar sus cuentas a tiempo”, subrayó. El presidente recordó que entre las consecuencias de que  Washington no llegue a negociar a tiempo está la posibilidad de  perder la calificación crediticia AAA. Una calificación menor  “podría resultar potencialmente en un aumento de impuesto para  todos” y eso, destacó, “es inexcusable”. Por último, en poco más de 5 minutos de intervención, el  mandatario llamó a la ciudadanía a comunicarse con sus legisladores para mantener “la presión en Washington” en demanda de una solución  balanceada.

“El tiempo para poner al partido primero se acabó.  El tiempo  para comprometerse a favor de los estadounidenses es ahora”,  aseguró, tras mostrarse “confiado” en que el martes convertirá en  ley un proyecto aprobado por los ambos partidos. (Télam) 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario