El Mundo

Obama condenó en Kenia las tradiciones que van contra los derechos de la mujer

En el país de sus ancestros, el presidente de EEUU reclamó contra los matrimonios de niñas, la mutilación genital y las violaciones toleradas.

Lunes 27 de Julio de 2015

El presidente Barack Obama se despidió de su visita a Kenia, tierra de su familia, con un abierto desafío a las costumbres ancestrales del país africano que degradan a la mujer, y también a una corrupción muy extendida. Obama ve un gran futuro a los kenianos, pero en su discurso de despedida les dijo, con todas las letras, que la tradición machista del país va en contra de su propio desarrollo, al igual que la corrupción.
  “Tratar a las mujeres como ciudadanos de segunda clase es una mala tradición que tiene que cambiar. Los hace quedarse atrás”, señaló Obama ante unas 5.000 personas en el estadio Safaricom de Nairobi, la capital de Kenia. No hay disculpa para la violencia de género, la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados de las menores y las violaciones. Son antiguas prácticas que tienen siglos y que Kenia comparte con gran parte de Africa. Si Kenia quiere hacer avances como país, las mujeres tienen que tener los mismos derechos que los hombres, subrayó Obama ante un estadio que lo escuchaba con respeto. Obama tiene familiares en Kenia y vino a visitarlos, dentro de un programa de visita de Estado.
  Obama también atacó la corrupción, ampliamente extendida en la sociedad keniana. “Cuesta a los kenianos 250.000 empleos al año, pues cada centavo que se paga como soborno podía estar destinado a un trabajo”, dijo en medio de fuertes aplausos del público. Si no se toman medidas la corrupción frenará el desarrollo de Kenia, añadió. Según la organización Transparencia Internacional, Kenia se sitúa en el puesto 145 de los 175 países con mayor corrupción.
  No obstante, el mandatario hizo hincapié en los avances que está logrando Kenia. Se espera un crecimiento económico del 6,5 por ciento anual, aunque, según puntualizó Obama, éste no se reparte lo suficiente. Más del 40 por ciento de kenianos vive bajo el umbral de pobreza, sobreviviendo con menos de 1,25 dólares al día, según datos de la ONU. Y uno de cada cuatro no tiene trabajo.”Kenia se encuentra en la encrucijada, un momento lleno de riesgos pero también de promesas”, subrayó el presidente. “El futuro de Africa depende de los africanos”, dijo. “Durante demasiado tiempo, muchos han buscado ayuda fuera, concentrándose en que sea otro quien cargue con las culpas de los problemas de este país”, puntualizó, en una crítica tácita a quienes ven en el pasado colonial, ya muy lejano las responsabilidades del atraso. Kenia, empero, es de los países más desarrollados de Africa.
  Miles de personas peregrinaron hasta el estadio ubicado en el noreste de Nairobi. “El presidente Barack tiene una visión para frica”, comentó entusiasmado Moses Mungai, de 17 años.”Como alumno me sentí animado de que el futuro de frica esté en nosotros mismos y no tengamos que esperar a los países occidentales para transformarnos”, añadió. En su opinión, la impresión que dejó Obama durará años.
  Por su parte, Rhoda Naserian, perteneciente al pueblo masai y de 21 años, se mostró feliz de que Obama hablara de los derechos de las mujeres. “Provengo de una comunidad minoritaria que practica la mutilación genital femenina y los matrimonios de menores. Hay que hacer frente y tomar en serio estos problemas”, reflexionó la joven. Los masai, una histórica tribu de la sabana, son muy orgullosos de sus costumbres seculares, pero estas incluyen las prácticas contra la mujer que citó la joven y que Obama condenó en su discurso.
  Otro de los desafíos que mencionó Obama fue la lucha contra la milicia islamista Al Shabaab, que ha matado a más de 500 personas en los últimos dos años. Los extremistas islámicos violentos instigan a los kenianos unos contra otros, en su visión de “guerra santa” contra todos los que no son islámicos. “Hay que enfrentar con la fuerza a los terroristas que quieren sembrar el caos”, afirmó Obama, y prometió que Estados Unidos estará al lado de Kenia para confrontar este peligro. “El progreso exige hacer frente con honestidad a las manchas más oscuras de nuestro pasado”, dijo el presidente estadounidense en el último día de su visita al país de su padre, antes de continuar su viaje a la capital etíope, Adis Abbeba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario