El Mundo

Obama busca frenar el despilfarro en el gobierno estadounidense

Washington. — El presidente Barack Obama anunció ayer una gran reforma en el otorgamiento de contratos federales al sector privado, señalando que ha habido derroche del dinero de los contribuyentes. Acompañado por el senador republicano John McCain, su rival en la campaña presidencial, y otros congresistas, Obama firmó un memorando que obliga...

Jueves 05 de Marzo de 2009

Washington. — El presidente Barack Obama anunció ayer una gran reforma en el otorgamiento de contratos federales al sector privado, señalando que ha habido derroche del dinero de los contribuyentes. Acompañado por el senador republicano John McCain, su rival en la campaña presidencial, y otros congresistas, Obama firmó un memorando que obliga al gobierno a adoptar nuevos reglamentos para otorgar contratos, con lo cual se ahorrarían entre 40.000 y 50.000 millones de dólares anuales. "Al tiempo que ponemos nuestra economía en movimiento también debemos cambiar la marea de una era de irresponsabilidad fiscal, de manera que podamos sostener nuestra recuperación, mejorar la rendición de cuentas y evitar dejar a nuestros niños una montaña de deuda", dijo Obama.

El mandatario es criticado por las cifras del gasto gubernamental previstas en el presupuesto y en el paquete de estímulo económico, de 787.000 millones de dólares. Los gastos crean incomodidad incluso entre senadores demócratas. Un rubro que el gobierno espera modificar es el de los contratos sin licitación para fomentar la competencia por las obras pagadas por el gobierno. "Aunque viviéramos la mejor de las épocas, la reforma presupuestaria está muy atrasada en Washington", dijo Obama. El memorando presidencial ordena al director del presupuesto de la Casa Blanca, Peter Orszag, que trabaje con los miembros del gabinete y la burocracia federal para redactar nueva normas de contratación antes de que concluya septiembre. "Se acabaron los días de dar a los contratistas del gobierno un cheque en blanco", afirmó Obama, que agregó que "aunque nos encontráramos en tiempos de vacas gordas, esta reforma es algo que hacía falta acometer desde hace mucho tiempo". Buena parte de la reforma estará encaminada a los contratos adjudicados sin licitación pública, donde es común que el gasto final supere el presupuestado.

Menos abuso. Esas normas, dijeron los funcionarios, harán más difícil que las empresas que reciban contratos oficiales abusen del erario. Además, el plan destinará una parte de los contratos a las firmas independientes, principalmente propiedad de minorías raciales y mujeres, por valor de unos 500.000 millones de dólares anuales. "Pondremos fin a los contratos innecesarios y otorgados sin licitación de costo más comisión que acaban engordando una cuenta que es pagada por el pueblo estadounidense", prometió.

Obama se interesa por la economía pero sin desviar la atención de la aprobación legislativa de su presupuesto de 3,5 billones de dólares para el año fiscal que comienza el 1º de octubre. El presidente y su equipo económico intentan contener al mismo tiempo la peor recesión que sufre el país en décadas, al igual que una contracción casi sin precedentes del sector financiero y bancario.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario