El Mundo

Obama baraja ataques aéreos sobre Irak para contener a los islamistas

Viernes 08 de Agosto de 2014

Estados Unidos contempla lanzar ataques aéreos y enviar ayuda humanitaria a Irak para frenar los avances de un grupo islámico fundamentalista, dijeron fuentes militares y funcionarios allegados a la toma de decisiones de la Casa Blanca. El presidente Barack Obama se reunió ayer con sus asesores de seguridad nacional para analizar la crisis, en momentos en que el grupo Estado Islámico avanzaba a paso incontenible en el país árabe. Los bombardeos serían un notable cambio de estrategia para Estados Unidos en Irak, después de que Washington retiró todas sus tropas de ahí a fines de 2011.

Cientos de miles de personas han emprendido la huida en Irak ante el avance del grupo radical Estado Islámico (EI). En días recientes, los guerrilleros del Grupo Islámico han conquistado aldeas en el norte de Irak donde viven minorías religiosas como cristianos y yazidis, cuya religión se remonta al antiguo zoroastrismo. Además, conquistaron ayer la represa más grande del país, con lo que ostentan una enorme fuente de electricidad y recursos hídricos, y acceso al río que atraviesa Bagdad.

Catástrofe humanitaria. Aunque la Casa Blanca no confirmó en público las medidas bajo consideración, los voceros del gobierno condenaron enfáticamente las agresiones a las minorías religiosas. "La situación se acerca a una catástrofe humanitaria", dijo el portavoz presidencial Josh Earnest.

Earnest enfatizó los sufrimientos de los yazidis, a quienes el grupo islámico amenazó con matar a menos que se conviertan al islam, se vayan del país o paguen una multa. Miles de ellos han huido y se hallan atrapados en la ladera de una montaña sin agua ni sustento. Si Obama llega a aprobar la asistencia humanitaria, sería arrojada desde el aire. Los ataques aéreos servirían para proteger a los aviones que arrojen los paquetes de asistencia.

Los militares estadounidenses podrían además entrenar a la fuerza aérea iraquí sobre cómo y dónde arrojar los suministros. Se calcula que unos 200.000 civiles se encuentran desplazados, la mayoría de ellos kurdos pertenecientes a la comunidad religiosa yazidí, que se han refugiado en las montañas cercanas. Ayer, el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, David Swanson, dijo que las 200.000 personas que se dirigen al Kurdistán se sumarán a los más de 300.000 desplazados y 230.000 refugiados sirios que ya se encuentran allí, lo que hace de esta situación un "desastre humnitario de proporciones inmensas".

Desde el Vaticano, el Papa Francisco urgió ayer a la comunidad internacional a ayudar a los cristianos de Irak, que han emigrado en masa en la última década debido a sucesivos espasmos de violencia en el país árabe.

El gobierno de Francia, a través de una nota de su canciller Laurent Fabius, pidió en tanto una reunión urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas "para que la comunidad internacional se movilice para oponerse a la amenaza terrorista ismista en Irak y para aportar ayuda y protección a las poblaciones amenazadas" por el conflicto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS