El Mundo

Obama avanzó para ser candidato demócrata y McCain cantó victoria

El senador Barack Obama amplió anoche su ventaja para convertirse en el candidato presidencial demócrata, al vencer a la senadora Hillary Clinton por 61 a 38% en Wisconsin, donde además el favorito republicano John McCain derrotó a Mike Huckabee.

Miércoles 20 de Febrero de 2008

Washington.- El senador Barack Obama amplió anoche su ventaja para convertirse en el candidato presidencial demócrata, al vencer a la senadora Hillary Clinton por 61 a 38% en Wisconsin, donde además el favorito republicano John McCain derrotó a Mike Huckabee.

Según una proyección de la CNN, Obama logró una ventaja de 56 a 43% y según el diario The New York Times, fue de 54 a 45%.

McCain ganó los 40 delegados que otorga Wisconsin al triunfar por 56 contra 36% sobre su único y distante rival, Mike Huckabee, a lo que sumó otro triunfo en los delegados que quedaban por repartir en el estado de Washington.

Aunque las matemáticas aún no lo confirman, el senador por Arizona incluso se autoproclamó como el candidato de su partido para las elecciones de noviembre, según reportó la agencia alemana de noticias DPA.

Entre los demócratas, los medios coinciden en que Obama puso a Hillary Clinton contra las cuerdas con éste, su noveno triunfo consecutivo.

“Estoy muy agradecido. En Wisconsin, cuando uno va a votar, hay quince grados bajo cero. Pero eso no impidió a la gente de Milwaukee a Green Bay hasta Eau Claire, en todo el estado, depositar su voto y ejercer su deber cívico”, afirmó Obama.

Estaba previsto también que Obama sumase el décimo triunfo seguido más tarde en Hawai. Las encuestas le daban una consistente ventaja.

De confirmarse los resultados, Clinton llegará a la decisiva jornada del 4 de marzo, en Texas, Ohio, Rhode Island y Vermont, sin haber conquistado un triunfo en casi un mes.

Sus últimas victorias datan del Supermartes 5 de febrero. La cita se plantea como un cara o ceca para la ex primera dama: Sólo Texas y Ohio repartirán 334 delegados.
Wisconsin repartió 74 delegados entre los demócratas, y en Hawai se pusieron en juego otros 20 para la convención que se celebrará en Denver a finales de agosto y de donde saldrá oficialmente el candidato del partido.

Según las últimas cuentas de la web especializada RealClearPolitics.com, Obama acumuló ya 1.337 delegados contra 1.261 para Clinton. Se necesitan 2.025 para asegurarse matemáticamente la nominación.

La derrota en Wisconsin, pese a previsible según las últimas encuestas, fue dolorosa para Clinton porque confirmó el vuelco en las tendencias de los votantes.

Hasta ahora, las clases más humildes y menos educadas apoyaron a la senadora por Nueva York, que hasta hace apenas unas semanas consideraba el estado del Medio Oeste su territorio. Los resultados pusieron su campaña ante la nueva realidad.

Todas las grandes cadenas de televisión dieron el triunfo también a Obama en esta batalla: cortaron la transmisión de Clinton y conectaron con el senador por Illinois.
Con ambos de campaña en los estados clave del 4 de marzo, Obama tuvo tiempo de festejar su triunfo en Wisconsin.

Clinton, sin embargo, se olvidó de nuevo de felicitar en una noche electoral a su rival, como ya es costumbre desde el Supermartes. En la tribuna se limitó a criticar a su rival.
“Necesitamos un presidente que dependa no sólo de las palabras, sino también del trabajo. No podemos tener sólo discursos, necesitamos soluciones. Las mejores palabras del mundo no son suficientes a menos que se sostengan con acciones”, afirmó Clinton en referencia a las conocidas habilidades oratorias de Obama.

Toda la emoción de la carrera demócrata empieza sin embargo a escasear entre los republicanos.

Abandonando la cautela que marcó hasta ahora sus discursos, el senador por Arizona John McCain dio por zanjada la carrera de inmediato.

“Muchas gracias, Wisconsin, por llevarnos al punto en el que incluso un aviador naval supersticioso puede reclamar con confianza que yo seré el nominado de nuestro partido para presidente de Estados Unidos”, afirmó McCain en referencia a su pasado como piloto de la marina.

El senador de 71 años dispone de una muy amplia ventaja sobre Huckabee en el recuento de delegados. Sin embargo, matemáticamente aún no consiguió, de acuerdo a ninguna de las cuentas de los medios, los 1.191 delegados necesarios para asegurarse el triunfo.

Huckabee, además, insistió en que seguirá en carrera mientras matemáticamente sea posible. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario