El Mundo

Obama alabó a Merkel por su generosa política inmigratoria

Aprovechó su quinto y último viaje a Alemania como presidente de Estados Unidos para impulsar el acuerdo de libre comercio entre su país y la Unión Europea (UE).

Lunes 25 de Abril de 2016

Barack Obama aprovechó su quinto y último viaje a Alemania como presidente de Estados Unidos para impulsar el acuerdo de libre comercio entre su país y la Unión Europea (UE) y defender la posición de la canciller germana Angela Merkel sobre la acogida de los refugiados que llegan huyendo de las guerras en Medio Oriente.
  El drama de los refugiados en Europa centró buena parte de las conversaciones entre ambos. Obama volvió a felicitar a Merkel por su “valiente postura” en la crisis debido a la política liberal de asilo en Alemania y consideró que su actitud se debió “tal vez a que ella misma creció detrás de un muro”. Merkel vivió su juventud en la Alemania Oriental comunista.  Obama fue muy claro en este asunto: “Estoy orgulloso de la población alemana”, dijo sobre el país que acogió 1,1 millones de refugiados sólo en 2015, para luego apoyar la política de Merkel: “Está del lado correcto de la historia”, aseguró. Fue uno de los muchos elogios que el presidente demócrata dedicó a su anfitriona, a la que calificó de “amiga y socia fiable. Durante todo mi mandato fuiste una persona de confianza”, le dijo a la canciller.  
  Sobre la agenda comercial, “coincidimos en que debemos seguir avanzando con el TTIP (siglas en inglés de Tratado Transatlántico de Asociación e Inversión)”, sostuvo en una rueda de prensa conjunta con Merkel tras una reunión de 90 minutos en Hannover.
  También la canciller alemana señaló que el acuerdo “es absolutamente favorable desde una perspectiva europea para el crecimiento económico. Celebro que el presidente de Estados Unidos apoye este proceso en los próximos meses”, añadió. “Deberíamos darnos prisa”.
   Las negociaciones sobre el acuerdo, que crearía la zona de libre comercio más grande del mundo, vienen acompañadas por críticas de ecologistas en Alemania, la mayor economía europea. Obama pidió “ver los hechos y no las posibilidades hipotéticas” e insistió en las bondades del acuerdo: “Nuestras empresas deben seguir siendo competitivas en comparación con China o Africa”, les recordó a los europeos, que sufren de una persistente pérdida de competitividad en la escena global.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario