El Mundo

Numerosos países condenan la redada israelí contra una flotilla humanitaria

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan describió este martes el abordaje israelí a un barco turco como una “masacre sangrienta”, en tanto China se declaró “conmocionada” por el ataque israelí y Francia exigió tener acceso a los activistas detenidos.

Martes 01 de Junio de 2010

El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan describió este martes el abordaje israelí a un barco turco como una “masacre sangrienta”, en tanto China se declaró “conmocionada” por el ataque israelí y Francia exigió tener acceso a los activistas detenidos.

Erdogan dijo a los legisladores en el Parlamento que “esta sangrienta masacre por parte de Israel a barcos que transportaban ayuda humanitaria a Gaza merece todo tipo de maldiciones”. Las acciones israelíes fueron un ataque “al derecho internacional, la conciencia de la humanidad y la paz mundial”, agregó.

“Esta masacre sangrienta de Israel a buques que llevaban ayuda humanitaria a Gaza merece toda clase de maldiciones”, dijo el primer ministro turco y exigió que el estado judío cese inmediatamente el bloqueo “inhumano” de la Franja de Gaza.

El Consejo de Seguridad de la ONU, tras una reunión de emergencia, aprobó una resolución en la que pidió “una investigación rápida, imparcial, creíble y transparente según estándares internacionales”.

La condena del ataque en la declaración criticaba “aquellos actos” que resultaron en las muertes, sin nombrar a Israel.

En Beijing, el vocero del ministro de Exteriores, Ma Zhaoxu, dijo en rueda de prensa que “China está conmocionada por el ataque de Israel. Condenamos ese acto”.

“China insta a Israel a acatar cada detalle de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que sean relevantes y a mejorar la situación humanitaria en la Franja de Gaza”, dijo Ma.

 "Creemos que la situación en el Medio Oriente se encuentra en un momento crítico”.

Francia exigió que Israel permita la visita de un funcionario consular a los detenidos franceses de la flota de ayuda.

El vocero de la cancillería, Bernard Valero, dijo que un funcionario del consulado intentaba ingresar al centro de detención en Beersheva, en el sur de Israel.

Valero dijo que había una decena de ciudadanos franceses en los botes. Uno de ellos pudo regresar a Francia el martes después de firmar una carta en la que prometía no regresar a Israel.

El incidente, en el que murieron al menos nueve activistas, destaca la necesidad de que Israel ponga fin al bloque de Gaza, dijo el portavoz.. (AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS