El Mundo

Nuevos audios ponen en duda la imparcialidad del ex juez Moro

Ahora las publicó la revista Veja y se relacionan con presuntas interferencias del magistrado para no ceder un caso al Tribunal Supremo.

Domingo 07 de Julio de 2019

Nuevas revelaciones del sitio The Intercept contra el ex juez del Lava Jato y actual ministro de Justicia Sergio Moro cuestionan su imparcialidad como magistrado. Moro recibió un primer golpe el 9 de junio, cuando el periódico digital The Intercept empezó a filtrar mensajes de Telegram. Esas conversaciones se obtuvieron de forma ilegal, pero revelarían que Moro, en su calidad de juez habría influido e incluso dirigido a los fiscales del Lava Jato. Ahora, la revista Veja publica más informaciones que probarían que Moro actuó de manera premeditada y habría maniobrado para mantenerse al frente de las causas del Lava Jato cuando en algunos casos hubiera correspondido enviarlas al Tribunal Supremo. Tanto el ex juez como sus defensores sostienen que las publicaciones de The Intercept son parte de una campaña de desprestigio contra el Lava Jato y en especial centrada en lograr la excarcelación de Lula da Silva, condenado por Moro por actos de corrupción y lavado.

Según los diálogos publicados por The Intercept y Veja, habría "pruebas" de las "interferencias del juez", que habría llegado a ocultar información a un juez del Supremo, Teori Zavascki, entonces magistrado ponente del Lava Jato. Zavascki murió en 2017, víctima de un accidente de avión. El episodio mencionado por la revista está relacionado con la prisión del empresario Flavio David Barra, acusado de pagar sobornos mientras presidía la empresa AG Energía, del grupo Andrade Gutierrez. En agosto de 2015, la defensa de Barra pidió al Supremo la suspensión de la causa que llevaba el 13º Juzgado de Curitiba, de Moro. El recurso integraba una "hoja de cálculo" donde constaban los nombres de los políticos que recibían sobornos de la empresa. Por haber políticos implicados, que gozan de fueros, la causa, alegaron, debería llevarla el Supremo.

En octubre, Zavascki le pidió explicaciones a Moro, que afirmó que no sabía que hubiera diputados implicados en el caso de Barra. Sin embargo, un diálogo posterior, entre el fiscal Athayde Ribeiro Costa y la comisaria Erika Marena, de la Policía Federal, sugiere que el juez probablemente sabía que sí había políticos implicados en el caso. Costa dice en una conversación que necesita con urgencia una "hoja de cálculo/agenda" con los pagos a los políticos que había sido incautada con Barra. Marena responde que, por sugerencia de Moro, no se había dado prisa en registrar el documento en el sistema electrónico de la Justicia.

Los mensajes señalan que Moro puede haber mentido u omitido a Zavascki la información, pues ya sabía que existía la hoja de cálculo y, consecuentemente, de la posible implicación de políticos con fueros en el caso, y le pidió a la comisaria que "no tuviera prisa" en registrarla. Así la causa se mantendría en Curitiba. Además Veja cita al ex diputado Eduardo Cunha, responsable de someter a votación en el Congreso el impeachment de la entonces presidenta Dilma Rousseff en 2015. Cunha, acusado de varios cargos de corrupción, fue detenido en 2016. "Estoy en contra", dijo Moro en un mensaje al coordinador de Lava Jato, fiscal Deltan Dallagnol, en julio de 2017, al cuestionar "rumores" de que Cunha hablaría con la Justicia. Pero el fiscal tranquilizó al juez: "Solo son rumores. No son procedentes. Si quiere, le mantengo informado".

Los mensajes también incluyen un detalle jocoso, pero que fortalece la veracidad de los diálogos y debilita el argumento del ministro de que los mensajes pueden haber sido alterados. El día 7 de mayo de 2016, el juez le cuenta a Dallagnol a través de Telegram que el famoso presentador de televisión Fausto Silva lo felicitó por la operación y le repite al fiscal el consejo que le dio. "Me dijo que ustedes, en las entrevistas y en las ruedas de prensa, deben utilizar un lenguaje más sencillo. Para que todo el mundo entienda. Para el pueblo. Le dije que se los diría. Es un consejo de quien hace 28 años que está en la televisión". El presentador confirmó a la revista Veja el encuentro y la conversación con Moro. Sin embargo, no se observa cuál podría ser el delito de Moro en esta conversación. Moro ha dicho repetidamente que las revelaciones de los diálogos de Telegram entre él y los equipos de investigación del Lava Jato solo muestran lo que ocurre todos los días en los tribunales de todo el país: el intercambio de opiniones e informaciones entre un magistrado, los fiscales y abogados.

Moro ha enfrentado dos audiencias en el Congreso, una en el Senado el pasado día 19 de junio y la última el pasado martes en la Cámara de Diputados. El ministro cuenta con sus seguidores, que se manifestaron el pasado domingo en varias ciudades, para contraatacar las acusaciones. El equipo de investigación de Lava Jato sigue con sus pesquisas.

Para desmentir a la revista Veja, Moro ha divulgado un largo comunicado de prensa, donde rebate punto por punto el reportaje. Sobre el hecho de ocultar pruebas al magistrado Zavascki en del caso de David Barra, dice que informó al Supremo del diálogo sobre el fiscal Ribeiro Costa y la comisaria Erika Marena el día 17 de septiembre de 2015, mucho antes de la fecha citada en el reportaje (23 de octubre de 2015). "No hay ni un elemento que atestigüe la autenticidad de los supuestos mensajes o que el entonces juez supiera de la existencia de la referida hoja de cálculo más 30 días antes", dice.

En una carta al lector, la revista Veja, una de las mayores defensoras de Lava Jato en el pasado, dice que sigue apoyando la operación en el presente. Sin embargo, "nunca seremos condescendientes cuando se crucen las fronteras legales (incluso combatiendo el crimen). Si no, también estaríamos a favor de los escuadrones de la muerte y los justicieros".

Más allá de la campaña de filtraciones de The Intercept, que ha obtenido las conversaciones en modo ilícito, Moro sigue gozando de enorme popularidad en Brasil. Muchos brasileños ven con desconfianza al portal del periodista Glenn Greenwald y lo consideran un operador de Lula da Silva y de su partido, el PT.

Moro rebatió en un largo comunicado punto por punto las afirmaciones de la revista, incluso las fechas que menciona

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario