El Mundo

Nuevo giro de Trump: vuelve a agitar el fantasma del cierre de gobierno

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo ayer que no promulgará ninguna ley que no incluya su promesa de campaña de construir un muro en la frontera con México.

Viernes 21 de Diciembre de 2018

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo ayer que no promulgará ninguna ley que no incluya su promesa de campaña de construir un muro en la frontera con México, con lo que pareció dar a entender que podría vetar una ley que el Congreso se apresta a sancionar para evitar un cierre del gobierno hoy. La ley temporal de gastos obtuvo ayer media sanción luego de que Trump cediera en su exigencia de que incluyera 5.000 millones de dólares para el muro, pero el mandatario pareció volver a cambiar de parecer, enfrentado a acusaciones de legisladores y comentaristas republicanos de haber capitulado ante los demócratas. "Los demócratas, que saben que los Bloques de Acero (Muro) son necesarios para la Seguridad Fronteriza, están poniendo la política por encima del País", dijo Trump en Twitter. "Lo que están empezando a darse cuenta es que no firmaré ninguna legislación, incluyendo sobre infraestructura, a menos que tenga perfecta Seguridad Fronteriza. Estados Unidos GANA!", agregó.
   El Senado aprobó por la madrugada un proyecto de presupuestos a corto plazo con el que se evitaría un cierre parcial administrativo durante las fiestas pero que no incluye los fondos que pedía Trump para la construcción del polémico muro fronterizo con México. Se espera que la Cámara de Representantes apruebe el proyecto en las próximas horas para que Trump pueda así rubricarlo antes de hoy a la medianoche, cuando vence el actual presupuesto.
   Hasta la semana pasada, Trump se había declarado "orgulloso" de forzar un cierre del gobierno si el Congreso le negaba los fondos para el muro, pero esta semana la Casa Blanca dijo que el mandatario no quería eso, lo que dio nuevo impulso a las negociaciones sobre la ley de presupuesto.
   Pero ahora que el Senado aprobó la ley que mantiene al gobierno financiado hasta el 8 de febrero y que la Cámara de Representantes se encamina a sancionarla, el objetivo de Trump pasará de difícil a casi imposible cuando asuma el nuevo Congreso, con la Cámara baja controlada por los demócratas, el 3 de enero.
   Legisladores republicanos y comentaristas conservadores deploraron la marcha atrás de Trump y le pidieron que vete la ley por considerar que renegar de una de sus promesas centrales de campaña le alienará el apoyo de las bases en su campaña a la reelección. "Si vas a dar una pelea, este es el momento de darla", subrayó el senador Lindsey Graham, un aliado del mandatario, que destacó que será más difícil obtener el dinero cuando los demócratas controlen la Cámara baja. Por su parte, el representante republicano Mark Meadows directamente le pidió a Trump que vete el proyecto de ley de financiamiento temporal para evitar un "daño importante" a su esfuerzo de reelección en 2020.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});