El Mundo

Nueva protesta en Hong Kong contra la ley de extradición a China

Es la mayor ola de protestas desde que el territorio fue devuelto por los británicos en 1997.

Sábado 15 de Junio de 2019

La Universidad China de Hong Kong y el Colegio de Abogados, entre otros grupos civiles, realizaron una sentada de protesta contra una impopular ley de extradición a China, mientras crece la presión en este territorio semiautónomo sacudido por la mayor ola de protestas contra el poder de Pekín desde que fue devuelto por los británicos en 1997.

   La protesta convocó a medio millar de personas, muchas de ellas madres de los manifestantes heridos en protestas realizadas esta semana, y los participantes portaron lazos y claveles blancos para pedir a la policía que “deje de disparar” a sus hijos y que “devuelvan Hong Kong a la gente”, informó la agencia de noticias EFE.

    El objetivo de la protesta fue transmitir a la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, un mensaje cuya potencia crece día a día: que dé marcha atrás con la propuesta de ley, que se topó con una oposición masiva en las calles durante la última semana.

    El rechazo al proyecto de ley provocó una inusual oposición transversal que abarca sectores ciudadanos, políticos y sociales y que se fortalece mientras pasan los días, mientras Lam se niega a cumplir con las exigencias de los manifestantes de retirar o desechar el proyecto, que es respaldado por China.

    Hoy, la jefa del Ejecutivo se encontró con llamados desde su propio entorno político que le sugerían detener la espiral, entre ellos el destacado legislador pro Pekín, Michael Tien, que le pidió abiertamente posponer el proyecto de ley.

    “Nunca es tarde. Las nuevas situaciones pueden ser la base para que cualquier líder cambie su posición. No hay nada de malo en eso”, dijo en conferencia de prensa.

    En la misma línea, Bernard Chan, asesor de Lam, dijo a la radio RTHK que seguir adelante con la aprobación del proyecto se volvió “imposible cuando hay tanto conflicto por todos lados”.

    Lam asegura que la ley busca cerrar un vacío legal que permite refugiarse en Hong Kong a fugitivos acusados de ciertos delitos en China, como homicidio o violación.

    Sus críticos temen que se use contra quienes promueven una mayor autonomía o una independencia de Beijing, y advierten del uso de la tortura, las detenciones arbitrarias y las confesiones forzadas en China.

    La crisis recuerda las protestas del movimiento de la “Revolución de los Paraguas” que protagonizaron decenas de miles de honkongeses a favor de la democracia en el año 2014, pero sin obtener concesiones de Pekín.

   Bajo el principio de “un país, dos sistemas”, Hong Kong tiene garantizado el derecho a retener su propia organización social, legal y política en los 50 años posteriores a su cesión a China por el Reino Unido, en 1997. Pero desde 2013 la ex colonia recibe crecientes presiones de Pekín para modificar ese status quo, al que ve como un peligroso “mal ejemplo” para el resto de China, donde la disciplina y la represión que impone el régimen comunista dominan sin obstáculo alguno. El contraste con las libertades de Hong Kong es llamativo y mal visto en Pekín.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario