El Mundo

Nueva oferta de Grecia horas antes de una cumbre europea decisiva

La crisis griega. El premier griego Alexis Tsipras se comunicó con sus pares de Francia, Alemania y la Comisión Europea. Hoy se definiría el futuro del país.

Lunes 22 de Junio de 2015

En vísperas de la decisiva cumbre europea de hoy sobre Grecia, el primer ministro griego Alexis Tsipras hizo una nueva oferta de reformas a los acreedores internacionales. Son concesiones de última hora con las que buscará superar el estancamiento en las negociaciones que ha dejado al país al borde del default y la salida del euro. A la vez, el partido del gobierno griego organizó importantes manifestaciones en repudio de las medidas de ajuste que imponen a Grecia los acreedores de la "troika", formada por la Unión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI. Hoy se hará una cumbre de emergencia europea convocada ante el fracaso de la última ronda de negociaciones la semana pasada. El clima es cada vez más pesimista, con el fantasma del default griego oscureciendo el horizonte.

Después de meses de discusiones infructuosas, y con los ahorristas griegos retirando miles de millones de euros de los bancos, el gobierno de Tsipras, de la coalición de izquierda radical Syriza, mostró este fin de semana su voluntad de hacer más concesiones que permitan liberar nueva ayuda financiera, que necesita para evitar caer en cesación de pagos o default.

El presidente de Francia, François Hollande, confirmó que Grecia hizo nuevas propuestas, aunque diplomáticos europeos dijeron que no habían recibido todavía una presentación escrita formal.Tsipras anunció públicamente que había presentado "una nueva propuesta" telefónicamente a Hollande y a la canciller alemana, Angela Merkel. No estaba inmediatamente claro anoche cuánto cedían las nuevas propuestas griegas a los pedidos de la "troika" de más recortes del gasto y aumentos de impuestos, pero la oferta generó esperanzas de que se pueda lograr un acuerdo de último minuto.

La cumbre de emergencia de hoy incluye a todos los jefes de gobierno de la zona euro de 19 naciones en Bruselas. Ayer, Tsipras participó de una maratónica reunión de gabinete y discutió por teléfono su nueva oferta con los gobernantes de Alemania, Francia y también con la Comisión Europea, brazo ejecutivo de la UE. "El primer ministro presentó a los tres líderes la propuesta de Grecia para un acuerdo mutuamente beneficioso que brinde una solución definitiva y no posponga abordar el problema", dijo el despacho de Tsipras en un comunicado.

Hoy, el primer ministro griego se reunirá por la mañana con los presidentes de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo, Jean-Claude Juncker y Mario Draghi, y con la jefa del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, antes del encuentro de los líderes de la zona euro por la tarde. De esta doble ronda debería salir un acuerdo salvador que evite la debacle de Grecia y un daño de imagen irreparable para la moneda común europea.

Tsipras, electo el 27 de enero con la promesa de que pondría fin a las medidas de austeridad de la "troika", se ha resistido a las demandas de recortar el gasto en jubilaciones y aumentar el IVA, entre otros puntos críticos. Funcionarios griegos han sugerido que el gobierno podría estar dispuesto a considerar una suba del IVA (impuesto al valor agregado) o de otros tributos para calmar a los acredores. Estos quieren garantías concretas de que las metas presupuestarias que exigen se cumplirán.

Hollande.PUNCTUATION_SPACE"No hay tiempo que perder. Cada día cuenta. Las negociaciones y el diálogo deben continuar para que se logre un acuerdo", urgió ayer Hollande en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi. Hollande parece partidario de lanzar un salvavidas a Grecia, más allá de los errores y excesos del gobierno inexperto de Tsipras, que en apenas cuatro meses ha logrado encallar las negociaciones. Excluida de los mercados de deuda y con la ayuda de la "troika" congelada desde el verano boreal pasado (mediados de 2014), Atenas se está quedando rápidamente sin dinero. El viceministro de Finanzas confirmó ayer que Grecia tenía suficiente dinero para pagar los sueldos del sector público y las pensiones este mes. Pero Atenas necesita además acceso urgente a fondos para no incumplir el pago de 1.600 millones de euros del FMI, que vence a fin de mes.

El dinero se está esfumando de los bancos griegos después del colapso de las negociaciones la semana pasada y Grecia podría verse obligada a imponer controles de capitales en pocos días si no hay un avance en las negociaciones hoy en Bruselas. Los simpatizantes de Syriza manifestaron ayer en Atenas para enviar "un fuerte mensaje de resistencia" contra las exigencias de más recortes y alzas de impuestos.

Las opciones: del "mal acuerdo" al "Grexit"

Mientras corre el tiempo, se van perfilando los escenarios posibles para la crisis de Grecia. Aquí se describen los más factibles:

—Acuerdo en junio. El diálogo entre el gobierno griego y la troika aún no está roto. Sin embargo, lo que trasciende es cada vez menos motivo. El 14 de junio, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya abandonó su intento de mediación: las ideas entre ambas partes sobre las reformas que debe aplicar Grecia eran demasiado divergentes. Los economistas estiman que la posibilidad de que se halle una solución antes de expirar el actual programa de rescate, ya prorrogado, es de apenas 35 por ciento.

—Un "mal acuerdo". El primer ministro Alexis Tsipras y su ministro de Finanzas Yanis Varoufakis, ¿solo están apostando muy alto porque están seguros de que al final ningún acreedor va a cerrar la canilla y mandar a Grecia a la quiebra? "Un mal acuerdo con Grecia es más probable que un Grexit", opinó el economista jefe del banco alemán Commerzbank, Jörg Krämer. Y es que en caso de fracasar las negociaciones, la canciller alemana Angela Merkel se vería obligada a admitir "que los créditos concedidos a Grecia están perdidos y que la política de rescate ha fracasado", explica Krämer.

—Un nuevo gobierno en Atenas. Para muchos griegos, la postura inflexible del gobierno, que asumió hace cuatro meses y medio, está llevando a un punto muerto. En una encuesta publicada hace pocos días, el 70 por ciento de los griegos se pronunció a favor de la permanencia de su país en la eurozona, aun cuando esto signifique la aplicación de duras medidas de ajuste. No hay que descartar nuevas elecciones. Sin embargo, esta posibilidad es hoy baja, de un 25 por ciento según expertos. Aun así, la coalición Syriza de Tsipras sigue siendo la primera fuerza política en Grecia, de acuerdo con el sondeo: hoy conseguiría la victoria con 35 por ciento de votos. En las elecciones del pasado 25 de enero, había logrado el 36,3 por ciento de sufragios.

—Quiebra o default de Grecia. Las arcas estatales de Grecia están vacías. Los bancos griegos solo pueden sobrevivir gracias a los créditos de emergencia que les concede el BCE. Atenas debe reembolsar al FMI a más tardar el 30 de junio 1.600 millones de euros. Y apenas días después, el 20 de julio debe pagar al BCE 3.500 millones de euros. Si para esta fecha no ha logrado un acuerdo, el default es prácticamente inevitable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS