El Mundo

No ceden las marchas contraChina en Hong Kong

Los manifestantes en Hong Kong se mudaron en masa a un lujoso distrito comercial ayer por la noche, después de que la policía usara gases lacrimógenos para despejar un área que ocupaban anteriormente. El movimiento de protesta contra el poder de China en el gobierno local de la ciudad ya lleva dos meses y no muestra señales de calmarse.

Lunes 05 de Agosto de 2019

Los manifestantes en Hong Kong se mudaron en masa a un lujoso distrito comercial ayer por la noche, después de que la policía usara gases lacrimógenos para despejar un área que ocupaban anteriormente. El movimiento de protesta contra el poder de China en el gobierno local de la ciudad ya lleva dos meses y no muestra señales de calmarse.

Ataviados con cascos amarillos y máscaras negras, los manifestantes salieron de una estación de metro. Las cámaras de vigilancia en la estación fueron cubiertas con cinta negra y paraguas mientras los manifestantes se movían. También se levantaron barricadas improvisadas en el área, que alberga grandes almacenes de alta gama y restaurantes exclusivos.

Los manifestantes se movieron después de que la policía disparó gases lacrimógenos, algo habitual en las manifestaciones, en otro distrito de Hong Kong. Más temprano, una estación de policía se convirtió en blanco de la ira de los manifestantes, cuando las protestas en dos partes diferentes de la ciudad convergieron en una. Algunos manifestantes usaron un arma casera para arrojar rocas, ladrillos y otros objetos contra la estación de policía. Rompieron múltiples ventanas, dijeron las autoridades. En otros puntos de la ciudad, comenzaron a bloquear carreteras. Más de 20 personas fueron detenidas.

Hong Kong lleva dos meses de manifestaciones masivas. Comenzaron como protestas contra un proyecto de ley de extradición, luego suspendida por la masiva presión popular. Pero las manifestaciones han ido creciendo para evolucionar en peticiones de que se amplíen los derechos democráticos y los controles de los ciudadanos sobre el gobierno.

Hong Kong es una ex colonia británica que fue devuelta a China en 1997 bajo el acuerdo "un país, dos sistemas", que promete a la ciudad mantener sus libertades democráticas, de las que no disfruta el resto de China, sometida a una dictadura. Los hongkoneses acusan a Pekín de socavar cada vez más sus libertades. Las detenciones ilegales de editores y activistas en Hong Kong han avivado ese temor. De hecho, se trata de verdaderos secuestros. Los manifestantes temen que el proyecto de deportación de detenidos a China, impulsado por la gobernante local Carrie Lam, vuelva a plantearse. Lam no fue designada por el voto popular, sino por un organismo que controla China. Este es otro de los reclamos de los manifestantes: quieren elegir al jefe de su gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario