El Mundo

Niños migrantes denuncian golpizas y otros abusos en albergues de EEUU

Menores que estuvieron recluidos en Virginia por meses o años relatan que eran esposados, torturados y encerrados desnudos en aislamiento.

Viernes 22 de Junio de 2018

Niños inmigrantes de hasta 14 años alojados en un centro de detención de menores en Virginia dijeron que fueron golpeados mientras llevaban grilletes y estuvieron encerrados en aislamiento durante largos períodos, abandonados desnudos y tiritando de frío en celdas de concreto. Las denuncias de los presuntos abusos en el Centro Juvenil Shenandoah Valley, cerca de Staunton, Virginia, aparecen detalladas en documentos judiciales federales que incluyen media docena de declaraciones juradas de adolescentes latinos que estuvieron recluidos allí durante meses o años. Varios detenidos dijeron que los guardas les quitaron la ropa y los amarraron a sillas con bolsas tapándoles la cabeza. "Cuando me ponían en la silla, me esposaban las muñecas", dijo un inmigrante hondureño que fue encerrado en el lugar cuando tenía 15 años. "Me ataban todo, de los pies hasta el pecho, uno no podía moverse... Te controlan totalmente. Te ponen una bolsa sobre la cabeza. Tiene agujeritos, uno puede ver a través de ella. Pero te sientes ahogado con esa bolsa".

Además de los relatos traducidos de los niños en las actas judiciales, una antigua especialista en desarrollo infantil que trabajó en el centro contó que vio a menores con magullones y huesos rotos que atribuyeron a los guardias. Habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizada a discutir el asunto en público. Muchos de los niños fueron enviados allí cuando las autoridades de inmigración los acusaron de ser miembros de MS-13 y otras pandillas violentas. El presidente Donald Trump ha dicho reiteradamente que la actividad de las pandillas justifica la represión.

Trump afirmó el miércoles que "nuestros agentes de la Patrulla Fronteriza y nuestros agentes de (la policía de inmigración y aduanas) ICE han realizado una gran tarea" al reprimir a los pandilleros de MS-13. Pero un directivo de Shenandoah dijo en una audiencia reciente en el Congreso que los niños no parecían ser pandilleros y en cambio padecían trastornos mentales productos de traumas sufridos en sus países de origen, y que el centro de detención no estaba bien equipado para tratarlos . "Se procesaba a los jóvenes como individuos implicados con las pandillas. Y cuando los entregaban a nuestros cuidados y los evaluaban nuestros empleados clínicos... no los identificaban necesariamente como individuos implicados con las pandillas", dijo Kelsey Wong, una directora del centro que declaró el 26 de abril ante una subcomisión del Senado que estudiaba el trato de los niños inmigrantes aprehendidos por el Departamento de Seguridad Nacional.

Más de una docena de albergues donde el gobierno de Estados Unidos envió a niños migrantes fueron acusados de violar estándares de atención, indicó un informe independiente, en medio de la polémica sobre la política migratoria de Trump. La investigación revelada el miércoles, justo cuando Trump ordenó el fin de su cuestionada política de separar a los padres e hijos menores que crucen ilegalmente la frontera, fue realizada por el sitio web informativo Texas Tribune y el Center for Investigative Reporting (CIR), conocido por revelar injusticias y abusos. El informe reporta acusaciones de abuso físico y sexual, así como violaciones de normas de seguridad y cuidado de los niños ocurridos en albergues privados.

Mientras en Washington el Congreso buscaba ayer responder al escándalo por la separación de niños inmigrantes, la esposa del presidente, Melania Trump, visitó un albergue de niños administrado por la Iglesia luterana y un centro de procesamiento de inmigrantes de la guardia fronteriza en la localidad de McAllen, en el Estado de Texas. "Quiero saber cómo podemos ayudar a estos niños a reunirse con sus familias lo antes posible", les dijo la primera dama a los auxiliares del albergue. El albergue reúne actualmente a 60 niños con edades que van de los 5 a los 17 años, provenientes de Honduras y El Salvador. La primera dama volvió a causar revuelo después de que se difundieran imágenes de ella abordando el avión que la llevó a Texas, vistiendo una chaqueta en la que se lee: "I really don't care, do u?". La frase, cuya traducción sería "Realmente no me importa, ¿a vos?", está impresa en la espalda de la chaqueta verde militar que usó la "first lady".

Presión en el Congreso

En Washington, la controversia por las informaciones sobre más de 2.300 niños y menores de edad separados de sus familias multiplicó la presión sobre los legisladores para definir una salida legal a la situación. Sin embargo, una ley migratoria de línea dura no fue aprobada ayer por la Cámara de Representantes (baja) del Congreso estadounidense, donde 41 republicanos votaron en contra de la propuesta del ala más a la derecha del partido gobernante. La votación finalizó con 231 miembros de la Cámara de Representantes en contra y 193 a favor. Todos los miembros del Partido Demócrata que participaron en la votación estuvieron en contra de la medida, que hubiera restringido la migración ilegal además de volver extremadamente difícil para las personas que ingresan a Estados Unidos ilegalmente como niños ser naturalizadas alguna vez. Una votación sobre una ley más moderada, propuesta también por los republicanos, será tratada hoy.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario