El Mundo

Nicolas Sarkozy confirma que buscará la presidencia

El ex presidente de Francia se retractó de su promesa de dejar la política. Dijo en una entrevista de 45 minutos que quiere bloquear el avance de la ultraderecha.

Lunes 22 de Septiembre de 2014

Nicolas Sarkozy, ex presidente de Francia, está de vuelta en campaña para recuperar el cargo en 2017. Ayer aprovechó una entrevista de 45 minutos en el horario estelar del domingo por la noche para explicar por qué ha decidido dar marcha atrás a su promesa de abandonar la política definitivamente. Sarkozy dijo que como presidente entre 2007 y 2012 “a veces pensé que podía salir adelante solo’’ y que con su discurso polarizante hizo que la gente se pusiera en su contra.
  Sarkozy agregó que ha decidido postularse al liderazgo de su partido UMP en las elecciones del próximo mes “porque no quiero que mi país quede condenado a la perspectiva de un aislamiento total’’, que pronostica ocurrirá si el ultraderechista Frente Nacional sigue su ascenso, mientras el socialismo del presidente François Hollande no para de caer en todos los sondeos.
  Quien fue presidente conservador se presenta como el líder capaz de “unir a los franceses” para superar la profunda crisis económica y política que sufre el país. Pero también como la única figura capaz no solo de vencer a los socialistas hoy en el poder, sino también al Frente Nacional. Que según los sondeos sería el más votado si esas elecciones se celebraran ahora. En la entrevsita con la cadena France 2, argumentó que “la desesperanza, la cólera y la ausencia de perspectivas” lleva a muchos franceses a pensar que soluciones del FN, como las que propone contra los inmigrantes, pueden ser válidas. “La señora Marine Le Pen (líder del FN) se equivoca alegrándose de mi regreso”, había declarado horas antes Sarkozy al dominical Le Journal du Dimanche. El viernes, poco antes de que el ex presidente oficializara su anunciado regreso, Le Pen aseguró que esperaba la noticia “con impaciencia. Es un buen candidato para el FN”, aseguró. Sarkozy, en todo caso, piensa que la división clásica izquierda-derecha está superada, y que él se propone crear una alternativa. Pero esta vez como figura de unión de los franceses, en lugar de división.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario