El Mundo

Nicaragua: Ortega ratifica la línea dura y culpa por la crisis a EEUU

Dio entrevistas para decir que las protestas masivas son obra de Washington. Negó la existencia de paramilitares pese a los miles de videos y fotos.

Martes 31 de Julio de 2018

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, culpó a Estados Unidos de la crisis política y de legitimidad que enfrenta y reiteró que no abandonará el poder ni celebrará elecciones anticipadas como piden la oposición y buena parte de la comunidad internacional. Ortega va por su cuarto período presidencial, el tercero consecutivo. Horas antes, la Casa Blanca había advertido que continuarán sus sanciones al gobierno sandinista de Ortega. La administración de Donald Trump denunció las violaciones de los derechos humanos cometidas por el gobierno nicaragüense desde abril pasado, cuando estallaron protestas masivas contra Ortega.

En una de varias entrevistas que dio ayer, Ortega aseguró que la cifra de más de 448 muertos en tres meses que reportan los organismos de derechos humanos locales y extranjeros es "falsa" y "manipulada", y que su régimen sólo registra 195 decesos. Al parecer, a Ortega esta cifra le resulta aceptable. "La verdad es que enfrentamos a un enemigo poderoso, que intervino militarmente en Nicaragua en diferentes ocasiones: Estados Unidos", dijo el gobernante de 72 años, que gobernó en la década de 1980 y volvió al poder en 2007. Como "prueba" de su afirmación dijo que Estados Unidos financia a ONGs con fondos "que luego se desvían para desestabilizar al país, provocar violencia y estimular a grupos armados, acciones terroristas".

Ortega aseguró que "no es todo el pueblo, (sino) una parte de la población" la que exige su renuncia y dijo "desconocer" una reciente encuesta que reveló que un 79 por ciento de los nicaragüenses lo quieren fuera del gobierno. "Hace poco tuvimos elecciones y lo que tuvimos ahora ha sido un intento de golpe de Estado", adujo el mandatario, que desde 2017 desarrolla su cuarto mandato presidencial, el tercero consecutivo.

Ortega rechazó denuncias de Amnistía Internacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIH) de que su gobierno maneja fuerzas paramilitares y aseguró que esos grupos fueron "organizados por los golpistas y por la derecha". Esta desmentida de Ortega es alevosa: hay abundante registro de videos de los grupos paramilitares del Frente Sandinista operando en coordinación con policías no identificados, encapuchados y con armas de guerra. Cuando se le planteó esto, Ortega respondió que pertenecen a "la policía voluntaria (que) en ocasiones especiales va enmascarada. Son policías voluntarios". De manera que reconoció que existen grupos armados estatales no identificados, como ordena la ley. Es común que policías encapuchados sin identificación operen a bordo de camionetas también sin identificación

También rechazó la demanda de la opositora Alianza Cívica de adelantar las elecciones. "Aquí tenemos normas constitucionales y nuestro período electoral culmina en noviembre de 2021", advirtió. "No me lo planteo. Me lo han planteado, me han dicho que tengo que irme ya, lo vienen gritando desde el 19 abril, (pero) sería un precedente gravísimo y peligroso para el país", señaló.Sobre las denuncias de nepotismo, Ortega dijo que su esposa Rosario Murillo asumió la vicepresidencia en 2017 "como militante sandinista" y que sus ocho hijos manejan empresas de comunicación "porque estudiaron periodismo y eso no es delito". Admitió que en 2011 se reeligió pese a una prohibición constitucional, pero dijo que lo hizo "con el mismo recurso" judicial que Oscar Arias en Costa Rica y Alvaro Uribe en Colombia. "Si es bueno para el ganso, también es bueno para la gansa", argumentó.

Estados Unidos responsabilizó ayer a Daniel Ortega y Rosario Murillo por la violencia. En una nota oficial, la Casa Blanca aseguró que Ortega y Murillo "son responsables en última instancia por los grupos parapoliciales favorables al gobierno que han brutalizado a su propio pueblo". Es la primera vez que Estados Unidos responsabiliza nominal y directamente al presidente y su esposa por la situación en Nicaragua. "Estados Unidos está del lado del pueblo de Nicaragua, incluyendo miembros del Frente Sandinista, que piden reformas democráticas y el fin de la violencia", afirmó la Casa Blanca. La celebración de "elecciones libres, justas y transparentes son la única avenida hacia el restablecimiento de la democracia en Nicaragua".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario