El Mundo

Negocian la formación de un nuevo gobierno en Italia

El primer ministro de Italia, Enrico Letta, renunció ayer a su cargo y ahora Italia se dirige a la formación de un nuevo gobierno, posiblemente con el primer ministro más joven de su historia, Matteo Renzi

Sábado 15 de Febrero de 2014

El primer ministro de Italia, Enrico Letta, renunció ayer a su cargo y ahora Italia se dirige a la formación de un nuevo gobierno, posiblemente con el primer ministro más joven de su historia, Matteo Renzi. Este, nuevo líder del partido de gobierno, forzó el jueves la retirada de Letta. Las consultas con el presidente Giorgio Napolitano comenzaron ayer mismo y continuarán hoy. Se supone que no debería haber ningún problema en lograr el apoyo de suficentes partidos en el Parlamento a un Ejecutivo de Renzi. Por ahora, tanto el premier como Napolitano descartan ir a elecciones anticipadas.

   Letta presentó ayer oficialmente su dimisión, anunciada el jueves, al presidente Napolitano. Este aseguró en un comunicado que trabajará “lo más rápido posible” para encontrar un reemplazante. “Es necesario más que nunca que haya una solución efectiva de la crisis”, afirmó. Napolitano se enfrascó de inmediato en una ronda de consultas con los partidos y los bloques parlamentarios que deberían encargar a Renzi la formación de un nuevo gobierno. Tras diez meses difíciles al frente del gobierno, Letta renunció después de una lucha interna con Renzi, joven presidente del Partido Demócrata (PD) y partidario de una agenda de reformas que guíen el nuevo gobierno. Cuenta para ello con un aliado clave: Silvio Berlusconi, líder del centroderecha pese a su expulsión del Senado por causas penales.

   Hoy deberían concluir las consultas de Napolitano. La urgencia tiene su explicación en la precariedad de la economía de Italia y la necesidad de cambiar la ley electoral y avanzar en reformas políticas clave. Algunas de estas reformas, acordadas entre Renzi y Berlusconi durante una cumbre en enero, son de rango constitucional, lo que implica mayorías calificadas en ambas cámaras y doble votación.

   Desde la oposición, el radical Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la Liga Norte anunciaron que boicotearán las consultas y exigirán que Letta comparezca ante el Parlamento, algo que para Napolitano no es necesario.

   Renzi pretende sacar a Italia de la crisis con reformas profundas y a la vez lograr que la Unión Europea rebaje sus estrictos objetivos de austeridad. Hay muchas esperanzas puestas en el ambicioso y carismático alcalde de Florencia, de 39 años, quien desde diciembre preside el PD luego de arrasar en elecciones primarias. De llegar al poder, Renzi heredará una Italia con muy débil crecimiento, alto desempleo y un elevado endeudamiento, de más del doble de lo permitido por Bruselas.

   Italia se ha vuelto a ver sumida en una crisis política cuando ni siquiera pasó un año desde la difícil formación del gobierno tras unas elecciones generales que no dieron un neto ganador. En febrero de 2012 las urnas dieron nacimiento a un potente bloque del M5S y dejaron al PD, entonces en manos de Pier Luigi Bersani, con una mayoría exigua y una imagen de debilidad. El partido de Berlusconi, considerado por muchos en decadencia, hizo asimismo una excelente elección. Este cuadro fragmentado derivó en la necesidad de tejer alianzas en el Parlamento, las que terminaron en la designación de Letta al frente de una amplia mayoría. Si asume, Renzi será el tercer primer ministro de Italia desde la dimisión de Silvio Berlusconi a fines de 2011. Se espera ahora que Renzi pueda gobernar con la misma coalición que sostenía a Letta, formada por el PD, los pequeños partidos de centro, y el partido Nuovo Centrodestra (Ncd), una escisión del de Berlusconi, Forza Italia. El nuevo gabinete podría presentarse la próxima semana, tras lo cual Renzi debería someterse al voto de confianza de las dos cámaras del Parlamento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS