El Mundo

Muere un segundo niño inmigrante guatemalteco bajo custodia de EEUU

El menor, de 8 años, presentaba un cuadro febril y resfriado. A principios de mes una niña falleció por una posible deshidratación.

Miércoles 26 de Diciembre de 2018

Un niño guatemalteco de 8 años de edad falleció estando detenido por las autoridades de inmigración estadounidenses, siendo el segundo caso de un niño migrante que muere este mes bajo custodia estadounidense. El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza dijo que el menor falleció después de la medianoche de ayer. El niño "mostraba síntomas de una potencial enfermedad" el lunes y fue llevado junto con su padre a un hospital en Alamogordo, Nuevo México, dijo el servicio. Allí, agregó la agencia, se diagnosticó que el niño estaba resfriado y tenía fiebre. Se le dieron las medicinas, amoxicilina e Ibuprofeno, y fue dado de alta el lunes. La agencia dijo que esa misma noche el chico fue llevado de vuelta al hospital con náuseas y vómitos y que falleció poco después. Añadió que no se determinó la causa de fallecimiento, y que avisó tanto al Departamento de Seguridad Nacional como al gobierno de Guatemala. Prometió "una investigación exhaustiva e independiente de las circunstancias".

Las autoridades no revelaron cuándo padre e hijo ingresaron a suelo estadounidense ni por cuánto tiempo estuvieron detenidos. En el comunicado, la agencia fronteriza solo afirmó que el chico fue "previamente detenido". Alamogordo está a 145 kilómetros de la frontera entre México y Estados Unidos en El Paso, Texas. Rubén García, director de un albergue para inmigrantes en El Paso llamado Annunciation House, dijo ayer que no tenía razón para creer que padre e hijo habían estado allí, pero que necesitaba más información sobre lo sucedido.

A principios de mes, Jakelin Rosmery Caal Maquin, una niña de siete años, también de Guatemala, falleció bajo la tutela de las autoridades migratorias norteamericanas, supuestamente por deshidratación y tras haber cruzado ilegalmente la frontera a través de una zona desértica del estado de Nuevo México.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump insistió ayer en que continuará el cierre parcial del gobierno hasta que los demócratas acepten financiar el muro en la frontera con México que prometió durante su campaña. Cuando se le preguntó cuándo el gobierno reanudaría sus funciones, el presidente respondió: "No sé cuándo el gobierno reanudará funciones. Lo que le puedo decir es que no reabrirá hasta que tengamos un muro o una cerca, como quieran llamarlo". "Yo le pondré el nombre que ellos quieran pero al final es lo mismo", dijo el mandatario en la Casa Blanca tras ofrecer un saludo navideño a los soldados estadounidenses estacionados en distintas partes del mundo.

El cierre parcial del gobierno de Estados Unidos alcanzó ayer su cuarto día consecutivo, después de haber provocado fuertes caídas en los mercados y sin un acuerdo a la vista sobre los fondos que Trump reclama para su muro con México. El Senado, que en este caso lleva el liderazgo para el presupuesto, se reunirá mañana para tratar de reabrir la administración, pero ni la Casa Blanca ni la oposición demócrata están dispuestos a ceder, por lo que el bloqueo podría prolongarse hasta enero de 2019.

Trump alega que el comercio de drogas y el tráfico humano solo pueden ser combatidos con un muro. "No podemos hacerlo sin una barrera, no podemos hacerlo sin un muro", dijo. Los demócratas se oponen a la construcción de una muralla, considerando que no es un método moderno ni eficaz para enfrentar el complejo problema de la frontera. En lugar de ello sugirieron medidas de tecnología avanzada.

Los dirigentes demócratas Chuck Schumer y Nancy Pelosi han recordado que el cierre del gobierno es obra del mismo Trump, quien hace unos días dijo que estaría "orgulloso" de forzar un cierre del gobierno por el tema del muro. Trump "ha llevado al país al caos", dijeron los demócratas, mencionando no solo el tema del cierre del gobierno sino también la fuerte caída de los mercados financieros y la repentina salida del secretario de Defensa James Mattis. "El presidente quería un cierre del gobierno y ahora no sabe cómo resolverlo", dijeron los demócratas en un comunicado.

Trump ha dicho que estaría "orgulloso" de cerrar el gobierno en la pelea para conseguir los recursos para el muro, pero ahora culpa a los demócratas por negarse a votar por un proyecto de ley aprobado por la Cámara de Representantes que incluye los 5.700 millones de dólares que necesita.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});