El Mundo

Mubarak se niega a abandonar el poder hasta que haya elecciones

El Cairo. — El presidente egipcio Hosni Mubarak descartó ayer postularse para un nuevo mandato en septiembre, pero también se negó a renunciar de inmediato al cargo...

Miércoles 02 de Febrero de 2011

El Cairo. — El presidente egipcio Hosni Mubarak descartó ayer postularse para un nuevo mandato en septiembre, pero también se negó a renunciar de inmediato al cargo, en un discurso pronunciado mientras miles de opositores realizaban la mayor protesta contra su gobierno en una semana. En el mensaje transmitido por la televisión estatal, Mubarak dijo anoche que terminará los últimos meses de su mandato para que haya una “transferencia pacífica del poder” y una reforma en las reglas para las elecciones presidenciales. Mubarak tuvo en el discurso de 10 minutos el semblante sombrío pero habló con voz firme. Insistió en que su decisión de no contender en los comicios de septiembre por un nuevo período de seis años no tenía nada que ver con las protestas, que comenzaron el martes 25 de enero. “Con toda sinceridad, sin importar las circunstancias actuales, nunca pretendí ser candidato para otro período”, afirmó Mubarak y, en tono dramático, prometió que morirá en suelo egipcio, en alusión a que los opositores piden también su salida del país. “Esta es mi querida patria en la que he vivido, he luchado por ella y defendido su territorio, soberanía e intereses. En su suelo moriré. La historia me juzgará a mí y a todos nosotros”, dijo Mubarak.

Transición. En las palabras dirigidas a los manifestantes que desde hace ocho días reclaman su renuncia, Mubarak dijo que garantizará un traspaso pacífico del poder y que hasta el fin de su período allanará el camino para unas elecciones libres con modificaciones en la Constitución. El jaqueado mandatario egipcio añadió en su mensaje que pidió a su vicepresidente, Omar Suleiman, que inicie el diálogo con todas las fuerzas políticas de la oposición.
  Ayer dos millones de personas manifestaron en la capital egipcia contra Mubarak, que lleva 30 años en el poder. También en otras ciudades del país decenas de miles de manifestantes reclamaron un cambio. El premio Nobel de la paz egipcio Mohamed El Baradei, uno de los líderes de la oposición, dijo tras escuchar a Mubarak que el pueblo quiere que renuncie. “Pero, como siempre, no escucha a su pueblo”, señaló.
  El jefe de la Liga Arabe, el egipcio Amre Mussa, dijo, por su parte, que no descarta postularse para la presidencia de Egipto. El movimiento juvenil egipcio 6 de Abril, convocante de la manifestación de ayer, rechazó un compromiso político con el presidente, según dio a conocer un portavoz.

Disturbios. En tanto, se registraron anoche violentos enfrentamientos en el centro de Alejandría, la segunda ciudad más grande de Egipto, poco después de que Mubarak hablara al país. Canales satelitales árabes transmitieron en directo los choques entre partidarios y detractores del jefe de Estado. Hubo disparos al aire y se vieron tanques circulando por las calles. Los manifestantes, a su vez, parecían estar lanzando piedras.
  Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que la “transición ordenada” en Egipto debe comenzar ahora. “Una transición ordenada debe ser significativa, debe ser pacífica y debe empezar ahora”, dijo Obama, quien reveló que así se lo hizo saber a Mubarak en una conversación que mantuvieron ambos tras el discurso del mandatario egipcio en El Cairo.
  Esto supone de facto la “retirada del apoyo estadounidense a su aliado árabe más estrecho”, señaló el Times, que cita fuentes diplomáticas en El Cairo y Washington. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario