El Mundo

Moscú prometió que hoy comenzará a retirar sus tropas de Georgia

El presidente ruso, Dimitry Medveved, aseguró a su par francés, Nicolas Sarkozy, que las tropas rusas comenzarán a retirarse hoy finalmente de la ocupada Georgia. Rusia firmó el sábado un acuerdo impulsado por Francia, por el cual debía retirarse de las áreas que ocupa su ejército en Georgia, pero hasta ayer no había dado cumplimiento a esa disposición...

Lunes 18 de Agosto de 2008

Tbilisi. — El presidente ruso, Dimitry Medveved, aseguró a su par francés, Nicolas Sarkozy, que las tropas rusas comenzarán a retirarse hoy finalmente de la ocupada Georgia. Rusia firmó el sábado un acuerdo impulsado por Francia, por el cual debía retirarse de las áreas que ocupa su ejército en Georgia, pero hasta ayer no había dado cumplimiento a esa disposición, y, al contrario, había hecho avanzar sus tanques hasta sólo 25 km de la capital georgiana, Tbilisi.

Medvedev insinuó, asimismo, que las fuerzas rusas permanecerán en la provincia georgiana separatista de Osetia del Sur, el foco del conflicto. Entretanto, el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, dijo que su país no cederá esa región, ni la otra provincia separatista, Abjazia, también ocupada por militares rusos, que desde ahí se adentraron en la zona central de Georgia.

Un lugar en la Otán. "Georgia nunca dejará un kilómetro cuadrado de su territorio", aseguró Saakashvili durante una conferencia de prensa junto con la canciller alemana, Angela Merkel. Esta, por su parte, advirtió que no hay que descartar el ingreso de Georgia en la Otán. "Georgia será, si quiere, miembro de la Otán", dijo Merkel. Una medida que, de haberse tomado antes, tal vez hubiera evitado la invasión rusa, según señalan analistas occidentales. Merkel sugirió que la Otán podría ayudar a reconstruir al débil ejército georgiano, arrasado por el ruso.

Desde París el presidente Sarkozy advirtió por teléfono a Medvedev que habrá "consecuencias graves" para las relaciones entre Moscú y la Unión Europea si Rusia no acata la totalidad de lo acordado en el cese del fuego con Georgia. Sarkozy exigió a Medvedev "una retirada sin demora de todas las fuerzas militares rusas que ingresaron a Georgia desde el 7 de agosto", día de inicio de las hostilidades. Medvedev respondió que las fuerzas rusas empezarían a retirarse hoy en dirección de Osetia del Sur y una "zona de seguridad" o zona tampón que coincide aproximadamente con sus fronteras. Pero el mandatario ruso se abstuvo de prometer que las tropas regresarán a Rusia, insinuando que el Kremlin mantendrá una fuerza regular en Osetia del Sur y que algo similar ocurrirá en la vecina Abjazia. Ambas rompieron en los años 90 con Tbilisi y reclamaron su independencia. Pero ninguna nación las reconoció y según el derecho internacional siguen siendo provincias georgianas.

En tanto, las tropas rusas continúan actuando como dueños de casa en el corazón de Georgia, mucho más allá de los límites de Osetia del Sur y Abjazia. Ayer los soldados rusos mantenían el control total de tres ciudades georgianas: Gori, Senaki y Zugdidi, tras abandonar el sábado el puerto de Poti, sobre el Mar Negro.

Los militares rusos establecen retenes y controlan documentos a los georgianos, realizando detenciones. Ambas medidas no tienen ninguna base legal. La presencia misma de las tropas rusas en un país vecino al que ingresaron por la fuerza es una violación del derecho internacional. Pero Moscú alega que el ataque inicial de Georgia a Osetia del Sur justifica la invasión.

Campos de concentración. Este fin de semana se conocieron testimonios de georgianos escapados de la zona dominada por los rusos, que hablan de la existencia de campos de concentración y de prisioneros obligados a realizar trabajos forzados. También se han documentado mediante las cámaras de teléfonos celulares actos de pillaje de casas georgianas por soldados rusos, así como el saqueo de un banco.

Armas atómicas. En tanto, según el diario The Times, Rusia armará con cabezas nucleares a su flota del Báltico, algo que no ocurría desde la Guerra Fría. Submarinos, cruceros y aviones con base en Kaliningrad, un enclave ruso entre Polonia y Lituania, países miembros de la Otán, recibirán armas atómicas al salir al mar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario