El Mundo

Moreno entabla un diálogo con los movimientos indígenas de Ecuador

El presidente volvió a Quito, donde la jornada estuvo cargada de protestas violentas. Activa mediación de la ONU y la Iglesia católica.

Jueves 10 de Octubre de 2019

Luego de otra jornada de violentas protestas callejeras en Quito y otras ciudades de Ecuador, el presidente Lenín Moreno proclamó haber logrado "avances del diálogo" con los indígenas y ha asegurado que la situación "se va a solucionar muy pronto". La situación en las calles y en la actividad general de Ecuador parecía indicar lo contrario: huelgas, piquetes en las rutas, suspensión generalizada de la actividad en las escuelas, con las calles copadas por las organizaciones indígenas, estudiantes y grupos opositores. La protesta comenzó en reacción a un ajuste fiscal que implica la suba de los combustibles.

Las declaraciones de Moreno se producen después de que llegara a la capital, Quito, desde Guayaquil, a donde se trasladó el lunes junto a su Gobierno para seguir desde allí la huelga nacional que sindicatos e indígenas han convocado en el marco de las protestas contra el ajuste fiscal del Ejecutivo.

Exhortación

"He venido a la ciudad de Quito con el fin de extender mi mano y poderles manifestar que ya tenemos primeros buenos resultados con respecto al diálogo. Los ecuatorianos somos gente de paz", ha destacado el mandatario a través de un video publicado en su cuenta de Twitter. "Estamos obteniendo los mejores resultados del diálogo con los hermanos indígenas. Sin duda alguna eso se va a solucionar muy pronto", ha vaticinado. Moreno ha celebrado que tanto los indígenas como el resto de los manifestantes "estén pensando fundamentalmente en mantener la constitucionalidad, la democracia y la paz".

Pero a media tarde en las calles de Quito la situación no era nada pacífica. Se registraron fuertes choques entre jóvenes manifestantes, sindicalistas y de organizaciones de izquierda con las fuerzas de seguridad. Los principales disturbios se registraron en el parque El Arbolito, cuando después de una pausa a primera hora de la tarde, los manifestantes comenzaron a arrojar piedras, palos y cohetes contra cientos de efectivos de seguridad en la Avenida 6 de Diciembre. Sin embargo, las organizaciones indígenas parecían haber cumplido su promesa y manifestado en paz.

Tal vez por ello, el presidente Moreno ha agradecido a los indígenas por llevar a cabo una "marcha en paz" en Quito, y por "haberse librado de los elementos perniciosos. Esos nunca más volverán", ha manifestado. Fue una tácita referencia a los seguidores del ex presidente Rafael Correa, al que acusa de estar detrás de las protestas violentas. "Hermanos indígenas, jamás los he ofendido. Nunca los he ofendido, siempre los he tratado con respeto y cariño y ahora quiero hacerlo nuevamente", declamó Moreno en el video.

Plan de ayuda

Hacia la noche, varios ministros anunciaron un plan enfocado en el sector agrícola y reiteraron la decisión del Gobierno de ir a un diálogo, según reseñó el diario El Comercio. José Agusto Briones, secretario general de la Presidencia, señaló que el Gobierno está dispuesto a ampliar la discusión con los indígenas para alcanzar acuerdos. El alto funcionario dijo que se reunió con varios representantes de sectores sociales. Dijo que se trata de conversaciones iniciales para fomentar confianza entre las partes. El plan, de seis puntos, contiene algunos de los pedidos de estos sectores. En el marco del diálogo, señaló que el Ejecutivo propone un programa enfocado en el agro. Contempla trabajar en sistemas de riego de parcelas, reestructurar la deuda de asociaciones que no han podido pagar parcelas, un seguro agrícola, la condonación del 100 por ciento de deudas que se mantienen con el servicio de aguas, kits tecnológicos y centros de acopio de productos.

En materia de educación también se anunció la intención de reabrir escuelas multigrado y aumentar el número de docentes especializados en educación bilingüe. Briones detalló que el cumplimiento del plan será monitoreado por una comisión de seguimiento conformada por delegados de las comunidades indígenas, mediadores, la ONU, la Iglesia y del Gobierno. "Son insumos que vamos a proponer. De la reunión de ayer en la ONU hemos logrado resumir cuáles son los aspectos que más preocupan a las comunidades indígenas y con eso hicimos estas propuestas preliminares que son para discusión, análisis y toma de decisión", acotó. El funcionario añadió que en estas reuniones preliminares participaron delegados de la Conaie, Confeniae y Ecuarunari, así como delegados de los gremios de trabajadores.

Horas antes, el vicepresidente ecuatoriano, Otto Sonnenholzner, informó de que la mediación de Naciones Unidas y la Iglesia Católica ha dado sus primeros frutos y el Ejecutivo y las organizaciones indígenas llegaron al "compromiso" de pactar la ruta de la marcha capitalina y que sea "pacífica".

Correa en Twitter

Por su parte, Correa, a quien Moreno acusa de intentare derrocarlo junto al mandatario venezolano Nicolás Maduro, ha denunciado la represión de manifestantes en Guayaquil a través de un video en Twitter. Una de las paradojas de la actual crisis ecuatoriana es que Correa, en sus 10 años en el poder, se enfrentó duramente con las organizaciones indígenas que ahora son la punta de lanza de las manifestaciones contra su sucesor y antiguo vicepresidente, Lenín Moreno.

El origen de las protestas es la reforma económica anunciada por Moreno el pasado 1º de octubre. fruto del acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional.

Los disturbios estallaron dos días después de aquel acuerdo, con enfrentamientos y saqueos, lo que llevó a Moreno a declarar el estado de excepción, que en un principio debía estar vigente 60 días pero el Tribunal Constitucional lo redujo a 30. Desde entonces, dos personas han muerto —una arrollada por un coche y otra al caerse por un puente, ambos en el marco de las protestas—, decenas han resultado heridas, incluida una persona que perdió un ojo por un perdigón, y cerca de 700 han sido detenidas, de acuerdo con el último balance.

Moreno ha ofrecido diálogo pero aclarando que no repondrá el subsidio al combustible, la medida más polémica del llamado "paquetazo", aunque los manifestantes exigen como requisito para sentarse a la mesa de negociaciones que el Gobierno recupere las ayudas públicas a la gasolina y al diésel.

Déficit fiscal

Eliminar el déficit fiscal es uno de los objetivos del gobierno de Lenín Moreno. El déficit fiscal de 2018 llegó a 3.333 millones de dólares. Representa el 3% del PIB. El Gobierno destacó que el déficit de 2018 fue 42,9% menor al registrado en 2017 y el más bajo de los últimos seis años. Esa baja se alcanzó gracias al incremento de los ingresos, principalmente de la recaudación tributaria. El Gobierno también recortó con fuerza las inversiones durante 2018: la obra pública cayó 1.796 millones de dólares en 2018.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario