El Mundo

Michelle Bachelet llegó a Venezuela y unos 700 presos políticos piden verla

La Alta Comisionada de la ONU hará una visita hasta mañana para observar la crisis. Se entrevistará con Maduro y quizá con el opositor Guaidó.

Jueves 20 de Junio de 2019

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, emprendió ayer una visita a Venezuela para palpar la grave crisis. La comitiva de la ONU llegó por la tarde al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, donde fue recibida por el canciller Jorge Arreaza.

La visita, precedida de una invitación formal que le extendió Maduro, fue objeto de largas negociaciones para la configuración de la agenda de Bachelet, en momentos en que el país atraviesa una crisis institucional, social, económica y humanitaria. Aunque la agenda es privada, en Venezuela trascendió que habrá una reunión de Bachelet con Maduro, mientras Juan Guaidó, proclamado presidente interino del país por encargo de la Asamblea Nacional, dijo que espera reunirse con Bachelet el próximo el viernes, día en que ésta finalizará la misión.

Unos 700 presos políticos también esperan verla durante su visita, mientras que ayer unas 18 personas detenidas desde mayo durante protestas contra el gobierno de Maduro fueron liberadas.

El grupo de manifestantes que se encontraba en instalaciones de la Guardia Nacional y la policía del estado occidental de Yaracuy fue excarcelado el martes, informó ayer a The Associated Press el diputado opositor Luis Parra. Al celebrar la medida Parra afirmó que los manifestantes "nunca debieron estar en un calabozo, no son delincuentes".

Con estas liberaciones se elevaron a 21 los llamados "presos políticos" excarcelados en las últimas 48 horas. Entre ellos está el diputado opositor Gilber Caro, quien había sido apresado hace casi dos meses por miembros de la policía política que lo mantuvo incomunicado, denunciaron el congresista y sus abogados.

El activista Alfredo Romero, director la organización humanitaria Foro Penal, informó que a pesar de las últimas liberaciones todavía hay 693 "presos políticos".

La situación de estos prisioneros, que según el gobierno no están detenidos por razones políticas sino por delitos comunes, será uno de los puntos que abordarán los miembros de los grupos de derechos humanos en el encuentro que sostendrán hoy con Bachelet, indicó el activista Carlos Nieto, coordinador general de Una Ventana a la Libertad.En la reunión con Bachelet también se abordarán la crisis social y del sistema de salud y la situación de las cárceles y los calabozos policiales, donde han fallecido más de 90 reclusos en los últimos dos años durante motines, y los casos de 134 presos que murieron en 2018 a consecuencia de tuberculosis y desnutrición, precisó Nieto.

Al celebrar la visita, el líder opositor Guaidó anunció que la oposición se sumará a las protestas que realizarán el viernes en todo el país las organizaciones humanitarias y movimientos estudiantiles para exigir acciones para enfrentar la crisis y presionar la salida del gobierno de Maduro.

Durante un discurso que ofreció en una universidad capitalina Guaidó agregó que la visita de Bachelet será "muy positiva" para el país pese a que el "régimen siempre va a querer manipular... Esperemos que esta visita logre, ayude, colabore a aproximar soluciones".

El dirigente, que ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países, confirmó que el viernes tendrá una reunión privada con la funcionaria.

El viaje de la alta comisionada generó gran expectativa debido a que desde hace varios años no visitaba Venezuela un funcionario internacional de alto nivel en materia de derechos humanos. El antecesor de Bachelet, Zeid Ra'ad al Hussein, había solicitado venir a Caracas pero las autoridades le negaron el pedido.

El director de la división de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, afirmó que la visita de Bachelet será una decepción si sólo se reúne con funcionarios, líderes de la oposición y representantes de la sociedad civil. "Ella puede hacer eso a través de Skype desde Ginebra", indicó Vivanco. "La prueba de fuego es si ella puede obtener acceso a una prisión de su elección, inspeccionar las condiciones y reunirse en privado con los presos políticos. Eso es lo único que dará sentido a este viaje", agregó.

En las redes sociales se difundieron diferentes denuncias de violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

En uno de esos mensajes la diputada opositora Delsa Solórzano invitó a la alta comisionada a que recorra el país y vea lo que sufren los venezolanos. "Hay civiles y militares encarcelados sólo por levantar su voz contra la satrapía", dijo Solórzano en su cuenta de Twitter al dirigir un mensaje a Bachelet.

La visita de la comisionada se da a pocas semanas de la presentación de un informe sobre Venezuela.

"La prueba de fuego es si ella puede obtener acceso a una prisión de su elección y ver las condiciones"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario