El Mundo

México llevará a Bolivia anteLa Haya por acosar su embajada

Allí hay varios refugiados, incluidos ex ministros de Evo Morales. El gobierno de Añez alega que fue la propia embajadora la que pidió reforzar la custodia.

Viernes 27 de Diciembre de 2019

México presentará una queja contra el gobierno interino de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, dijo que la acumulación de agentes bolivianos en torno a la residencia del embajador mexicano en La Paz viola los tratados internacionales sobre los derechos y protecciones del personal e instalaciones diplomáticas. El gobierno boliviano respondió que la seguridad excepcional se debe a que recibió información sobre un intento de toma y quema de la residencia por parte de organizaciones sociales. México y el gobierno interino boliviano están enfrentados desde la caída del presidente Evo Morales el pasado 10 de noviembre, quien dos días más tarde se refugió en México por decisión del presidente Manuel López Obrador, un defensor decidido de Evo Morales.

La canciller boliviana Karen Longaric respondió desde La Paz que la misma embajadora de México, María Teresa Mercado, fue quien solicitó en "notas escritas y verbales reforzar la sede diplomática ante el asedio'' de manifestantes. Desde el 15 de noviembre, México tiene refugiados en la residencia a nueve altos ex funcionarios del gobierno de Evo Morales, entre ellos Juan Ramón Quintana, ex ministro de la Presidencia, y otros cinco ex ministros. El gobierno mexicano ha dicho que está en su derecho de dar asilo a quienes considere perseguidos. Varios de ellos se encuentran acusados actualmente de "terrorismo, sedición'' y fraude electoral. Ebrard dijo que las autoridades bolivianas se han negado a permitir que alguno de los nueve refugiados abandone el país.

Las fuerzas de seguridad se congregaron en grandes cantidades alrededor de la residencia a partir del martes, dijo el canciller de México. Agregó que hay drones volando sobre la residencia de la embajadora y que convocó al máximo diplomático boliviano en México para que explique las acciones de su gobierno. Longaric añadió que no cree que México concrete su denuncia internacional "por simples presunciones''. "Se van a tener que retractar porque ninguna fuerza policial ingresó ni violó un reciento diplomático, ni lo hará. Entonces no se han violado normas'' internacionales sobre la inviolabilidad de sedes diplomáticas, sostuvo la ministra boliviana.

Más temprano, el ministro de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, declaró que si México cumple su amenaza, "veremos quién está violando tratados internacionales, si nosotros que estamos resguardando la embajada mexicana ante amenazas (de intervención) o México al permitir que (Evo) Morales viole normas declarando lo que le vino en gana'', durante su breve exilio mexicano. Murillo reveló que la seguridad en la residencia de México en La Paz responde a que se recibió información sobre un intento de toma y quema de ese lugar por parte de organizaciones sociales afines al MAS, el partido de Morales, que pretenderían sacar al ex ministro Juan Ramón Quintana, a quien responsabilizan por la caída de su partido y su salida del poder.

Morales renunció presionado por el ejército y la policía el pasado 10 de noviembre, tras semanas de protestas en su contra por un distorsionado escrutinio de las elecciones presidenciales del 20 de octubre.

Las relaciones entre ambos países se tensaron desde que México decidió dar asilo a Morales tras su dimisión el 10 de noviembre, cuando una treintena de personas llegaron a refugiarse en las sedes diplomáticas. Morales fue acogido en territorio mexicano antes de que se trasladara a Argentina el 12 de diciembre. Morales ha dicho que seguirá involucrado en la política de Bolivia y que desde Argentina dirigirá la campaña electoral del MAS durante las próximas elecciones. La tensión entre el nuevo gobierno argentino de Alberto Fernández y el gobierno interino de la presidenta Jeanine Añez también parece firmemente establecido. Ambos gobiernos están enfrentados tanto por Morales como por Venezuela. Argentina se mantiene en el Grupo de Lima, adversario declarado del régimen chavista. Fernández, en cambio, tiene una posición mucho más neutral y de hecho favorable al chavismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS