El Mundo

Merkel recordó las culpas de Alemania bajo el nazismo

Ese centro de exterminio y trabajos forzados fue el primero que se abrió en 1933 y se tomó de "modelo" para los demás

Lunes 04 de Mayo de 2015

La canciller alemana, Angela Merkel, agradeció a los sobrevivientes del campo de concentración de Dachau su compromiso como testigos del horror al cumplirse el 70 aniversario de su liberación.En pocos días, el 8 de mayo, se cumplirán los 70 años del final de la Segunda Guerra Mundial (1939-45) en suelo europeo. El país busca en este aniversario reafirmar sus valores democráticos, en tiempos en que en Europa han renacido el antisemitismo y el racismo.

"Es una gran suerte que haya personas que estén dispuestas a contarnos su historia, el infinito sufrimiento que les hizo padecer Alemania en épocas del nacionalsocialismo", celebró Merkel en Dachau, bajo una lluvia persistente.Merkel, prometió mantener vivo el recuerdo de las atrocidades nazis y no dar tregua a ninguna discriminación o acto de antisemitismo.

La canciller democristiana honró especialmente a los longevos sobrevivientes que relataron su calvario en discursos muy emotivos. "Lo ocurrido es tan difícil de concebir que por eso cobran aún más importancia los testimonios", resaltó la mandataria.

Durante el acto en el antiguo crematorio de Dachau, Merkel tomó asiento junto al presidente de la Comunidad del Campo de Dachau, Max Mannheimer. El anciano de 95 años se mostró preocupado por los renovados brotes de racismo y antisemitismo en el mundo. "Del acto de recordar debe emanar la conciencia de la responsabilidad", advirtió.

También representantes de la comunidad judía advirtieron del del actual rebrote del racismo y el antisemitismo en Alemania. "Cuando observo cómo algunos ciudadanos instigan contra los refugiados o se expresan de forma despectiva sobre los judíos me pregunto: ¿Cuán firme es nuestra convicción de que la dignidad humana es un bien supremo?", preguntó el presidente del Consejo Central de los Judíos de Alemania, Josef Schuster. Schuster demandó que sea obligatorio para todos los colegios la visita a un antiguo campo de concentración. "Los jóvenes tienen que entender el mensaje: ustedes no son culpables, pero llevan la responsabilidad", le dijo a los estudiantes presentes.

La presidenta de la Comunidad Israelita de Munich, Charlotte Knobloch, previno también de querer poner "punto final" y olvidar el pasado. Al acto asistieron cerca de 130 sobrevivientes y familiares además de veteranos del ejército de Estados Unidos y numerosos invitados de dentro y fuera de Alemania.

El primero.PUNCTUATION_SPACEEl campo de concentración de Dachau fue el primer gran campo creado por los nazis y sirvió de "modelo" para otros, como el campo de exterminio de Auschwitz. Fue abierto el 22 de marzo de 1933, a pocas semanas de de la asunción de Adolf Hitler al poder. Se usó para encerrar a adversarios políticos del régimen nacionalsocialista. Luego, fueron internados criminales comunes, gitanos, homosexuales y, sobre todo, judíos. Fue una especie de "escuela de asesinos" para los esbirros de las SS, la tropa de élite del régimen nazi.

Más de 200.000 personas de toda Europa estuvieron cautivas en el campo de Dachau, muy cercano a la ciudad de Munich, y en las 140 dependencias externas instaladas a su alrededor entre 1933 y 1945. Los prisioneros en condiciones de trabajar fueron empleados como esclavos en la construcción de carreteras, en canteras o en la industria armamentista. Para ir al trabajo pasaban por el portón con la cínica inscripción "Arbeit macht frei" ("El trabajo libera"). Esta inscripción en hierro forjado fue robada en noviembre pasado. Una copia se instaló el 29 de abril, justo a tiempo para la ceremonia de ayer.

El campo fue liberado el 29 de abril de 1945 por soldados estadounidenses, que encontraron hacinados en barracas a más de 30.000 prisioneros de 31 países. Se cree que el número de asesinados en Dachau asciende a 41.500.

El sábado, Merkel ya había insistido en la "responsabilidad particular" de Alemania, 70 años después del fin del Holocausto, en el que seis millones de judíos fueron exterminados en el peor intento de eliminación de un pueblo. "Nosotros, los alemanes, tenemos la responsabilidad particular, la de estar atentos, ser sensibles y bien informados sobre esto y sobre lo que hicimos bajo el nazismo", dijo en su mensaje de video semanal Merkel, nacida en 1954, nueve años después del final de la Segunda Guerra Mundial. Pero el "¡Nunca más!" que preconiza Alemania desde 1945 hoy significa "velar por que nuestros ideales y nuestros valores sean realmente respetados". Merkel fue la primera jefe de un gobierno alemán en visitar Dachau en agosto de 2013.

El presidente estadounidense, Barak Obama, recordó el miércoles la memoria de las personas asesinadas en esta fábrica de la muerte, citando a uno de los soldados estadounidenses liberadores que escribió entonces: "Es imposible imaginar que este tipo de cosas existan en un mundo civilizado".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS