El Mundo

Merkel defenderá las inversiones alemanas en Brasil

Crisis política en Brasil. La presidenta Dilma Rousseff buscará convencer a la canciller germana de ampliar la participación en infraestructura y energía.

Jueves 20 de Agosto de 2015

En medio de las convulsiones políticas que sacuden Brasil, con las recientes manifestaciones contra Dilma Rousseff, el escándalo de corrupción en Petrobras y el pedido de juicio político contra la mandataria, la canciller alemana, Angela Merkel, viajó ayer a Brasilia junto a una delegación que incluye 10 ministros y grandes compañías alemanas para emprender una visita oficial de dos días. Según confiaron funcionarios alemanes, Merkel presionará a Brasil para conseguir mejores términos de inversión para las empresas alemanas, que han inyectado más de 21.000 millones de dólares a la economía brasileña pero enfrentan costos energéticos cada vez más elevados.

Si bien no se prevén anuncios de grandes acuerdos corporativos tras la visita, los planes de inversión son una parte importante de la agenda de los alemanes, que tienen 1.300 compañías activas en Brasil, una economía que sufre su mayor desaceleración de las últimas tres décadas. "Creo que en general el clima de inversión podría ser mejorado para hacer más atractivas las inversiones de Alemania allá (en Brasil)", dijo un alto funcionario alemán involucrado en los preparativos de la visita, la cuarta que realiza Merkel a Brasil.

En plena recesión —que se extenderá incluso en 2016, según se proyectó el lunes— también ese es el máximo interés de Dilma. De acuerdo a fuentes de la Cancillería brasileña, está previsto que en el encuentro privado que tendrán ambas mandatarias hoy en el Palacio del Planalto, Dilma le presente a Merkel el plan de concesiones en área de infraestructura con el que su gobierno pretende revivir la economía. El objetivo es tentar a que las empresas alemanas participen de las obras.

Lo abultado de la delegación alemana refleja el grado de importancia que da Merkel a Brasil, su primer socio político y económico de la región y el único al que se reconoce con el rango de socio preferente. Alemania es actualmente el cuarto socio comercial de Brasil, atrás de China, Estados Unidos y Argentina. En 2014 el flujo de intercambio superó los 20.000 millones de dólares.

El encuentro entre Rousseff y Merkel ocurre en medio de un hostil clima político y económico. Brasil está sumido en obstáculos legislativos, carece de alternativas viables a los partidos políticos tradicionales y sufre un revés económico que ha empujado al real a su menor nivel en 12 años. El funcionario alemán describió las dificultades económicas de Brasil como una "causa de preocupación", aunque añadió que se trata de un "importante socio donde existe potencial". Además de las inversiones, Dilma y Merkel abordarán temas vinculados al cambio climático y la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU.

Acuerdos bilaterales. Las mandatarias tendrán hoy una reunión en el Palacio presidencial de Planalto, asistirán a la firma de documentos bilaterales y compartirán un almuerzo, tras el cual Merkel regresará a Alemania. Según trascendió, uno de los intereses de la mandataria brasileña es presentar a Merkel una serie de planes de inversiones que el gobierno brasileño ha desarrollado en los últimos meses en su afán de capear la difícil situación.

El propio gobierno de Brasil reconoció que la economía se contraerá este año en torno al 1,5 por ciento, en un escenario de alta inflación y alza del desempleo. La crisis económica y los escándalos de corrupción en Petrobras han herido la imagen de Rousseff y han espoleado protestas, como las que el domingo llevaron a las calles miles de personas que exigieron la destitución de la mandataria. Una de las apuestas de Rousseff para superar esa situación pasa por una rápida recuperación de la economía, para lo cual el país precisa atraer capitales extranjeros que reanimen la actividad, en momentos en que la inversión estatal cayó a mínimos. En ese marco, Dilma presentará a Merkel planes de inversión que promueve en infraestructura y en el área de energía, con énfasis en las fuentes renovables, en la que Alemania tiene una reconocida experiencia.

Denuncian al presidente de la Cámara baja por corrupción

La Fiscalía de Brasil presentará hoy una denuncia ante la Corte de Justicia contra el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, por sospechas de que se benefició con los desvíos de fondos en Petrobras, informaron ayer medios locales, mientras que la constructora Camargo Correa, una de las comprometidas en el caso, admitió su culpa y aceptó colaborar con las investigaciones. Según el portal del diario O Globo, Cunha será denunciado por el Ministerio Público por los delitos de corrupción y lavado de dinero. La Fiscalía basa su denuncia en una acusación realizada por el empresario Júlio Camargo, uno de los arrestados por sus nexos con los fraudes en la estatal que aceptó la figura de delación premiada, recurso que reduce la pena a cambio de información.

El empresario sostiene que Cunha le exigió cinco millones de dólares en sobornos para facilitarle un negocio con la petrolera. Cunha integra el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal aliado de la coalición del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff. No obstante, pese a integrar la fuerza política a la que pertenece además el vicepresidente, Michel Temer, Cunha ha sido hostil con el gobierno desde que asumió la presidencia de Diputados, en febrero, y rompió relaciones con el Ejecutivo en julio, después de que salió a la luz la acusación en su contra.

Según Camargo se pagó los sobornos pedidos por Cunha para que la empresa Samsung firmara con Petrobras, un contrato de arrendamiento de buques de perforación. Por el arrendamiento de los buques Sonda Petrobras 100000 y Vitoria 10000, la petrolera estatal, según O Globo, habría gastado 1.200 millones de dólares. El pago de sobornos a Cunha y otros implicados superaría los 40 millones de dólares.

Mientras, la constructora Camargo Correa, firmó un acuerdo con las autoridades por el que admitió su culpa en los desvíos de Petrobras, aceptó colaborar con las investigaciones y pagar una millonaria multa. La homologación del acuerdo de confesión fue anunciada ayer por el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade), el organismo del Ministerio de Hacienda responsable por el combate a los monopolios y que investigaba a Camargo Correa por las irregularidades en el escándalo de corrupción de Petrobras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario