El Mundo

Médicos forenses rusos descartaron que Hitler sobreviviera a la guerra

Según una versión, el dictador alemán se refugió en una base secreta en la Antártida Pero un examen de restos de un cráneo hallados en Berlín en 1945 confirmaron la identidad del líder nazi

Domingo 29 de Junio de 2008

Moscú. — El centro de medicina forense de Rusia se vio forzado, ante especulaciones, a negar que el dictador nazi Adolf Hitler huyera en 1945 de Alemania y se refugiara en una base secreta en el Polo Sur. "Para los especialistas en Rusia y en el extranjero no cabe ninguna duda de que Adolf Hitler murió el 30 de abril de 1945 y que no huyó de la ocupación de Berlín", dijo el jefe forense, Victor Zviaguin.

El experto refutó también la noticia de que Hitler siguió viviendo en la Antártida tras la guerra. En Rusia siempre surgen teorías conspirativas que afirman que Hitler (1889-1945) pudo escapar. "¿Por qué circulan rumores de que Hitler está con vida? Parece que alguien está interesado en eso", dijo.

Los cuerpos carbonizados de Hitler y su mujer, Eva Braun, fueron hallados por soldados soviéticos detrás de la Cancillería de Berlín. Una investigación realizada en base a los restos de cráneo del difunto dictador permitieron identificar claramente al líder del nazismo, dijo el forense. Según éste, los restos mortales incinerados de Hitler fueron encontrados en un cráter causado por un proyectil en 1945. Allí mismo se hallaron restos de una mujer (Eva Braun) y de un perro.

El jefe forense ruso explicó que el respectivo documento sobre el hallazgo del cadáver de Hitler y su mujer fue redactado incorrectamente, lo que dio motivo a algunos historiadores a presentar dudas sobre la muerte del dictador alemán al finalizar la Segunda Guerra Mundial. "Un médico bielorruso, al investigar los restos mortales en 1945, cometió varios errores en la descripción que dejó. Por ejemplo, escribió «cadáver humano, sin cabeza, estatura de 160 centímetros». Pero los historiadores sabían muy bien qué estatura tenía Hitler. Eso dio motivo para las dudas", dijo Zviaguin. En el lugar donde se encontraron los cuerpos de Hitler y Eva Braun más tarde se descubrió un fragmento de cráneo con rastros de un balazo, el cual hasta 1991 se guardó en el Archivo Central de Rusia. El propio Zviaguin hizo la respectiva investigación, luego de lo cual no le quedaron ningunas dudas de que se trataba del fragmento del cráneo de Hitler. Además, un dentista que había puesto prótesis a esa pareja pudo identificarlos. "No tiene ningún sentido un nuevo examen pericial, porque hay absoluta certeza de que los restos eran de Hitler", sentenció.

A mediados de abril de 1945, el Tercer Reich, que debía durar 1.000 años estaba reducido a escombros. La mañana del 30 de abril, cuando los rusos estaban a las puertas de Berlín, Hitler llamó a sus asesores y les dijo que Eva y él se envenenarían esa tarde. Les ordenó la ingrata tarea de rematarlos en caso de que sobrevivieran a la dosis de veneno y pidió expresamente que los cuerpos fueran quemados para evitar que su cadáver fuera sometido al escarnio público. Poco después del mediodía, ambos se suicidaron con una cápsula de cianuro. Al parecer, el dictador tuvo tiempo suficiente para pegarse un tiro en la sien con su pesada pistola Walther.

Teorías. Luego su ayudante, llevó los cuerpos hasta el jardín de la Cancillería, los roció con combustible y les prendió fuego. No fueron pocos, sin embargo, los que manejaron la hipótesis de una supuesta fuga de Hitler hacia Sudamérica y , entre ellos, estaba Josef Stalin. El dictador soviético murió convencido de que Hitler se había escapado a Sudamérica. Lo que no tuvieron en cuenta ni Stalin ni los partidarios de una supuesta fuga es el pésimo estado de salud del dictador. A sus 56 años, Hitler aparentaba un hombre de 70, arrastraba los pies y tenía Parkinson en ambas manos. De todas formas, si Hitler hubiera querido escapar podría haberlo hecho sin mayores dificultades. Oficiales y jerarcas lograron escapar, incluso después de la rendición de Alemania.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario