El Mundo

Masiva marcha en La Paz termina con corridas y gases

Indígenas y campesinos bajaron desde El Alto hasta el centro de La Paz y fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

Viernes 22 de Noviembre de 2019

Mientras en la Asamblea Legislativa negociaban cómo conciliar un proyecto de ley para convocar a elecciones, en las calles decenas de miles de indígenas y campesinos bajaron desde El Alto hasta el centro de La Paz y fueron reprimidos con gases lacrimógenos, pese a que llevaban consigo los féretros de los ocho muertos por la represión del martes.

La Defensoría de Pueblo informó que los ocho manifestantes que murieron esta semana tratando de mantener el bloqueo alrededor de la planta de hidrocarburos de Senkata, en El Alto, recibieron disparos de armas de fuego.

En el velorio de los ocho hombres de entre 23 y 38 años en la iglesia de San Francisco de Asís, en El Alto, los mensajes estuvieron dominados por las condenas y denuncias contra el gobierno de la presidenta interina Jeanine Añez. Familiares y manifestantes decidieron entonces marchar hacia el centro de La Paz y llevar consigo los ataúdes de las ocho víctimas. Una gran cantidad de gente bajó por las calles zigzagueantes que comunican El Alto con la capital boliviana. El viceministro de Seguridad, Wilson Santamaría, había prometido que garantizarían el avance de la marcha. "Confiamos en que no se genere vandalismo, entendemos la dura situación que se vive", explicó. Sin embargo, poco después la marcha fue atacada con gases y cargas por militares y policías.

Los incidentes comenzaron cuando los manifestantes colocaron uno de los féretros sobre una tanqueta, una persona se subió y ondeó una "wiphala,"la bandera multicolor que identifica a los indígenas. La masiva movilización debía llegar hasta la plaza Mayor de San Francisco, pero intentó acercarse a uno de los accesos a la central Plaza Murillo. La movilización llegó pasadas al centro de la ciudad, Sin embargo, un grupo se separó de la columna y avanzó hacia la Plaza Murillo, corazón del poder politico de Bolivia y donde existía fuerte resguardo militar y policial. Una enorme ola de gas lacrimógeno se apoderó de inmediato de las principales vías en torno a la sede de gobierno, ocasionando desmayors y heridos por caídas en medio del tumulto.

Los ocho civiles muertos el pasado martes durante una operación de militares y policías contra un bloqueo a una planta de hidrocarburos en El Alto, fueron alcanzados por disparos de armas de fuego, informó la Defensoría del Pueblo y señaló que un joven manifestante sigue desaparecido. "Todos, sin excepción, presentaban lesiones y traumas provocados por proyectil de arma de fuego", dijo un informe del Instituto de Investigaciones Forenses tras la intervención de médicos, un radiólogo y un perito en criminalística, destacó en un comunicado la Defensoría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario