El Mundo

Masacres del Estado Islámico en Irak contra tribus que lo enfrentan

Hallaron una fosa con unos 200 cuerpos de hombres de un clan sunita en una zanja al noroeste de la ciudad de Ramadi. Hubo testimonios de la ejecución de 600 shiítas.

Viernes 31 de Octubre de 2014

Las continuas atrocidades del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Irak y Siria no cesan. En estos dos países árabes controla gran parte del territorio. Ayer se supo que el EI mató a más de 200 miembros de un clan sunita iraquí. El jefe del clan informó de una fosa común con más de 150 cadáveres. El miércoles, el EI había asesinado a unos 40 sunitas en la ciudad iraquí de Hit. El EI controla las regiones sunitas del centro de Irak desde mediados de año.

La fosa ha sido descubierta en una zanja al noroeste de la ciudad de Ramadi, en la provincia iraquí sunita de Al Anbar. Por su parte, sobre la matanza de Hit, el portal Al Mada informó que los extremistas reunieron a las víctimas antes de asesinarlas en una calle de la ciudad. Residentes y familiares fueron obligados a ver cómo se les disparaba. La matanza de Hit alcanzó a unos 40 miembros del clan local Bu Nimr.

Por otro lado, un informe del grupo de derechos humanos Human Rights Watch relató una masacre de 600 shiítas en Irak perpetrada por EI, en la prisión de Badush. Esta matanza ocurrió en junio, pero ahora Humans Rights Watch publicó un informe detallado con el testimonio de sobrevivientes, que se salvaron al ocultarse bajo la montaña de cuerpos o simulando estar muertos. Los terroristas separaron a los prisioneros según su pertenencia al islam sunita o shiíta, al que consideran una blasfemia. Los prisioneros fueron obligados a alinearse sobre una zanja. Luego fueron acribillados.

En Siria. Combatientes kurdos iraquíes llegaron ayer a la frontera turco-siria y esperaban cruzar a la ciudad de Kobane para apoyar a sus compañeros de armas en su lucha contra los yihadistas del EI. Este ataca la ciudad kurda siria desde hace seis semanas. Una delegación de 10 peshmergas iraquíes entró por primera vez en Kobane, que se ha convertido en el símbolo de la resistencia al grupo yihadista. El paso de estos peshmergas fue autorizado por Turquía debido a la presión de Estados Unidos. Unos 40 vehículos que transportan a los refuerzos peshmergas fuertemente armados llegaron antes de la madrugada a la ciudad turca de Suruç, ubicada del otro lado de la frontera y frente a Kobane. Allí se unieron a otro contingente que llegó en avión desde el Kurdistán iraquí. El convoy terrestre iba cargado de armas pesadas. La delegación peshmerga discutirá "el paso de las armas" con los jefes de la milicia kurda siria, Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG). La llegada de los peshmergas a Kobane fue retrasada por los intensos ataques del EI contra el frente norte de Kobane, defendida desde el 16 de septiembre por las YPG con el apoyo aéreo de la coalición internacional. Pero además de los peshmergas kurdos iraquíes, llegaron a la zona de Kobane combatientes del Ejército Sirio Libre (ESL), la rama moderada y más laica de la oposición al régimen sirio de Bashar Assad. En Siria, los milicianos del ESL combaten tanto a los terroristas islámicos del EI como al ejército de Assad. Han perdido terreno en forma sistemática en el último año.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario