El Mundo

Más de 45.000 muertos en Siria en los 21 meses que lleva la guerra civil

El emisario internacional Lakhdar Brahimi fue una vez más incapaz de unir al régimen sirio y a la oposición en torno a su plan de salida de un conflicto que ha dejado más de 45.000 muertos en...

Jueves 27 de Diciembre de 2012

El emisario internacional Lakhdar Brahimi fue una vez más incapaz de unir al régimen sirio y a la oposición en torno a su plan de salida de un conflicto que ha dejado más de 45.000 muertos en 21 meses de guerra civil.

Ayer 20 personas murieron, entre ellas ocho niños, en un bombardeo en la localidad de Qahtaniyé (norte), informó el Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH). Los opositores difundieron en Youtube un video de 38 segundos de duración, donde aparecen imágenes de los supuestos cadáveres de varios niños fallecidos en el ataque, tendidos en el suelo de una habitación.

Desde el inicio de la rebelión contra el régimen de Bashar Al Asad en marzo de 2011, los enfrentamientos han dejado 45.048 muertos, entre ellos mas de 31.544 civiles, según afirmo esta ONG.

El número de soldados muertos asciende a 11.217 y el de desertores a 1.511, precisó esta ONG, radicada en el Reino Unido y que se basa en una amplia red de activistas y de fuentes médicas en los hospitales civiles y militares del país

Pero estos balances no incluyen a los miles de desaparecidos en detención ni a la mayoría de los "shabihas" (milicianos prorrégimen) muertos,

"Además, ni los rebeldes ni el ejército revelan el número exacto de muertos en sus filas para no desmoralizar a las tropas", explica el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

El OSDH tampoco incluye a los combatientes extranjeros cuando su muerte es anunciada por sus países. "Si sumamos todas estas categorías, el número podría superar los 100.000 muertos", dijo Abdel Rahman.

Los esfuerzos en favor de la paz han naufragado, y las potencias internacionales están divididas sobre lo que en buena parte se ha convertido en una lucha religiosa entre rebeldes de mayoría musulmana suní y las fuerzas de seguridad de Asad, reclutadas principalmente de entre su minoría alauí, rama del islam chií.

El emisario internacional Lakhdar Brahimi prevé quedarse hasta pasado mañana en Damasco para intentar aplicar un plan internacional para salir de la crisis, y luego viajará a Rusia, el más cercano aliado del régimen de Asad.

Hasta ahora, Brahimi no ha logrado de momento el acuerdo de Asad ni el de los principales grupos de oposición, que siguen rechazando cualquier solución que no pase por la salida del presidente.

El diplomático argelino se había entrevistado el 6 de diciembre con los jefes de las diplomacias estadounidense y rusa, Hillary Clinton y Serguei Lavrov, sobre un posible plan de salida de crisis en Siria.

Según informaciones publicadas el lunes por el diario francés Le Figaro, existiría un acuerdo entre rusos y estadounidenses para constituir un gobierno de transición manteniendo a Bashar al Asad hasta el fin de su mandato en 2014, pero con la imposibilidad de que se vuelva a presentar al cargo.

Pero, según diplomáticos en la ONU, no habría ninguna voluntad negociadora por parte del presidente sirio, con el que Brahimi se entrevistó el lunes.

El jefe de Estado se apoya en una "joven guardia" partidaria de una guerra sin concesiones, según los expertos.

Por su lado los rebeldes también rechazaron las "soluciones propuestas por Brahimi" e insistieron en que "Asad y todos los responsables políticos, militares y de seguridad deben dejar el poder", indicaron los comités locales de coordinación (LCC),

Además, intensos combates opusieron anteanoche a rebeldes y combatientes de los "comités populares" prorrégimen en el campo palestino de refugiados de Yarmuk, en Damasco, afirmó la misma fuente.

El martes, según esta ONG, los enfrentamientos en todo el país habían dejado 149 muertos, entre ellos 65 civiles.

En el ámbito internacional, Emiratos Arabes Unidos, país petrolero del Golfo, expresó ayer su apoyo a una transición en Siria que no esté basada en criterios confesionales.

Por otra parte, Turquía, se declaró dispuesta a reanudar sus exportaciones de electricidad hacia Siria, pese a las divergencias que oponen a ambos países, según anunció el ministro turco de Energía, Taner Yildiz.

Volvió el ministro del Interior

El ministro sirio del interior, Mohamed Ibrahim al Shaar, herido durante un ataque con explosivos en Damasco, volvió ayer a su nación en un jet privado luego de recibir atención en Beirut, pese a que algunos grupos en Líbano exigían que se le juzgara por actos cometidos por Siria en el país. Al-Shaar resultó lesionado el 12 de diciembre cuando fue detonado un auto frente al Ministerio del Interior. Murieron cinco personas en el atentado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS