El Mundo

Marina Silva da su pleno apoyo a Aécio Neves, que afirma sus chances ante Dilma

Puso una serie de condiciones pragmáticas. La ex candidata ecologista logró 22 millones de votos. Se cree que casi 70 por ciento irán en la segunda vuelta para el opositor.

Lunes 13 de Octubre de 2014

La ambientalista Marina Silva anunció finalmente su apoyo a Aécio Neves, el candidato centrista a la presidencia de Brasil. Marina Silva puso una serie de condiciones programáticas, muchas ligadas al medio ambiente, que Neves y su partido aceptaron. El apoyo explícito de Silva tiene un valor decisivo: la militante ecologista logró en la primera vuelta del pasado 5 de octubre algo más de 21 por ciento de votos, unos 22 millones de sufragios. Se estima que al menos dos tercios de esos votantes optará ahora por Neves, en lugar de hacerlo por la presidente Dilma Rousseff, quien en el primer turno salió primera con 41 por ciento de los votos y es la candidata del Partido de los Trabajadores (PT). La segunda vuelta electoral se hará el próximo 26 de octubre.

El apoyo y "voto de confianza" de Marina Silva se concreta después de que Aécio Neves, candidato por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), aceptara públicamente algunas de sus exigencias, vinculadas al desarrollo sostenible, el mantenimiento de los avances sociales y el compromiso de impulsar el fin de la reelección de todos los cargos ejecutivos. "Votaré por Aécio y lo apoyaré votando en estos compromisos y, principalmente, entregando a la sociedad brasileña la tarea de exigir que sean cumplidos", expresó Silva.

"Se trata de un apoyo político muy importante. Puede no ser muy decisivo electoralmente, pero sin duda es un apoyo político muy importante, es una ganancia para Aécio Neves", evaluó la renombrada analista política Cristiana Lobo, del portal Globo News. Las encuestas señalan que entre 60 por cientoy 70 por ciento de los seguidores de Silva apoyarían a Neves en segunda vuelta, y que menos del 20 por ciento votaría a Rousseff. Por esto, el apoyo de Silva es vital: acerca a Neves millones de votantes de sectores ubicados a su izquierda y de ecologistas, que de otra forma difícilmente lo votarían. Silva remarcó con énfasis que su apoyo no implica ningún plan de gobierno conjunto. Previamente, el candidato centrista recibió el respaldo oficial del Partido Socialista Brasileño (PSB) —por el cual Silva fue postulada a la presidencia— y de la propia fuerza política de Silva, Red Sostenibilidad ("Rede"), la cual no pudo inscribirse a tiempo para disputar los comicios. Esto llevó a Silva, quien aún sin partido en competencia aparecía en todas las encuestas, a llegar a un acuerdo con el PSB, quien llevaba como candidato a su líder, Eduardo Campos. Pero Campos murió en plena campaña, en un accidente aéreo, y Marina quedó al frente de la candidatura.

Según Lobo, los apoyos de sectores de izquierda, sumados a los de sectores más conservadores propios del PSDB, le dan "cintura nueva" a Neves para ampliar su abanico de aliados y obliga a Rousseff a buscar asimismo nuevas alianzas, algo que no ha conseguido. También fue muy importante la comparación que Silva hizo entre Neves y el ex presidente Lula da Silva (2003-2010), de la que fue ministra de Medio Ambiente.

Según Silva, la "carta de compromiso" publicada por Neves se asemeja a la de Lula en 2002, poco antes de que concluyera el mandato de su antecesor, el socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso (1995-2002). En su misiva, Lula se comprometió a mantener los fundamentos económicos que habían llevado estabilidad al país: superávit fiscal, baja inflación y tipo de cambio competitivo. En esta ocasión, según Marina Silva, Neves está teniendo un gesto parecido al de Lula en aquél año, al comprometerse a mantener y reafirmar "el camino de los avances sociales", alcanzados bajo las presidencias de Lula y Dilma. "Doce años después tenemos un paso adelante, una segunda carta a los brasileños", elogió.Entre los compromisos asumidos por Neves están "la ampliación de los espacios de ejercicio de la democracia y el rescate de las instituciones del Estado. La valorización de la diversidad sociocultural brasileña y el combate a toda discriminación". Silva aclaró que otorga su apoyo a Neves como ciudadana y que no presupone una alianza para gobernar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario