El Mundo

Marchas a un año del encarcelamiento de Lula por actos de corrupción

a caravana formó parte de las actividades programadas por el PT en varias ciudades de Brasil.

Domingo 07 de Abril de 2019

Una multitud se movilizó ayer en Florianápolis, al sur de Brasil, durante la caravana organizada por el Partido de los Trabajadores (PT) para pedir por la libertad del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien hoy un año tras las rejas por una condena judicial por actos de corrupción.

   La caravana formó parte de las actividades programadas por el PT en varias ciudades de Brasil en apoyo al ex mandatario, quien desde el 7 de abril de 2018 está preso en la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba. Lula, de 73 años, ex presidente entre 2003 y 2010, asegura ser víctima de una "persecución judicial y política". El hecho es que suma 25 años de condenas por corrupción y lavado de dinero, y está vinculado con seis procesos más. La primera condena fue ratificada y aumentada por una cámara de apelaciones, mientras que la Corte Suprema definió en voto dividido que una sentencia de segundo grado era suficiente para que el reo deba iniciar el cumplimiento de la pena de prisión.

    En una nueva jornada para pedir por la libertad de Lula, el ex candidato a la presidencia de Brasil por el PT, Fernando Haddad, llegó a Florianápolis, la capital del estado de Santa Catarina, donde fue recibido por miles de personas. Río de Janeiro también se unió a las actividades impulsadas por el PT.

    La programación incluyo un tempranero "saludo a Lula", liderado por un colectivo de mujeres, y terminó con un partido de fútbol entre artistas, políticos y líderes de movimientos sociales, en el que participó el cantante Chico Buarque.

    En tanto, el 57% de los brasileños se manifiesta en contra de la conmemoración del golpe de Estado 1964 defendida por el presidente Jair Bolsonaro, según una encuesta de la agencia Datafolha. El sondeo reveló que el 36% respaldó los actos que recordaron la destitución del presidente constitucional Joao Goulart y la instauración del gobierno de facto que se prolongó hasta 1985. En tanto,7% dijo no tener posición o evitó responder la encuesta realizada entre el 2 y el 4 de abril, publicada por el diario Folha de San Pablo y recogida por Ansa. El gobierno anunció el 25 de marzo la determinación de que el Ministerio de Defensa realice las "conmemoraciones debidas" sobre los hechos de marzo de 1964. Posteriormente, el presidente y ex capitán del Ejército Jair Bolsonaro aseguró que en Brasil nunca hubo una "dictadura", y aclaró que los actos no tenían como propósito "conmemorar" sino "rememorar" el golpe. La encuesta indicó que los jóvenes rechazan más que los adultos la decisión del Bolsonaro. Durante sus 28 años como diputado federal, Bolsonaro siempre revindicó la asonada de marzo de 1964 y al cumplirse 50 años del golpe, en 2014, desplegó un cartel en Brasilia donde agradeció a los militares.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});