El Mundo

Manifestación en EEUU contra el control de las armas

Ocurrió en Richmond, Virginia, donde el gobierno local plantea algunas restricciones. Trump mandó su respaldo a los manifestantes armados.

Martes 21 de Enero de 2020

El FBI y la policía de Virginia vigilaron ayer de muy cerca las "amenazas de violencia" que planteó un enorme mitin a favor de la libre portación de armas que se celebró en Richmond, la capital del Estado. Los partidarios de las armas rechazan una ley local que impulsa el gobernador y que en algún grado limitaría sus derechos. Fue el mayor desafío de los partidarios de las armas y de la derecha nacionalista en años. Casi todos los presentes se declararon votantes de Donald Trump y enemigos jurados de los demócratas. Muchos de los militantes que se vieron en Richmond parecían soldados salidos de Afganistán. El gobernador debió declarar el "estado de emergencia" y ordenar que nadie armado pueda acercarse al Capitolio de Richmond, donde se discute la normativa.

Ayer la ciudad de Virginia estaba irreconocible por los miles de partidarios de las armas llegados de todo el país. En Estados Unidos la Segunda Enmienda de la Constitución, de fines del siglo XVIII, garantiza el derecho a tener y portar armas, aún las más peligrosas y letales. Estados Unidos cerró el año 2019 con más de 38 mil muertos por armas de fuego. Ningún otro país desarrollado se acerca a ese nivel de violencia armada. El lema del día era: "Las armas salvan vidas". Muchos marcharon con sus rifles de asalto, vestidos con ropa de camuflaje, casco de kevlar. Parecían soldados salidos en una zona de guerra.

Además de miles de activistas por los derechos de las armas, había ayer miembros de milicias y supremacistas blancos. La conmemoración se llama el "Lobby Day Rally", el día del lobby, que coincide con una fecha que celebra el legado del defensor de los derechos civiles Martin Luther King, Jr.

El gobernador de Virginia, Ralph Northam, anunció el estado de emergencia, citando "amenazas creíbles de violencia". Se teme la repetición de un violento mitín en Charlottesville, Virginia, en 2017. En esa oportunidad hubo al menos 30 heridos cuando estallaron choques con opositores a los derechistas. La oficina del FBI en Richmond dijo en una declaración que "proporcionaría la asistencia que se considere apropiada para garantizar la seguridad pública". "En respuesta a una solicitud de asistencia de la División de Policía del Capitolio de Virginia, el FBI de Richmond ha estado trabajando con nuestros socios locales y estatales de aplicación de la ley en relación con las amenazas de violencia en el mitin del 20 de enero de 2020", dijo el portavoz del FBI Dee Rybiski a la CNN.

La Policía Estatal de Virginia, la Policía del Capitolio de Virginia y la Policía de Richmond se organizaron para tener una enorme presencia policial en el mitin, con una sola entrada a la Plaza del Capitolio, y líneas para el control de seguridad. Las autoridades federales ya han arrestado a varios neonazis. La Liga de Defensa de los Ciudadanos de Virginia, que organiza el evento, dijo que la concentración anual tenía la intención de enviar un mensaje de apoyo a la Segunda Enmienda. "Estamos en contra de cualquier otro control de armas que afecte a los ciudadanos respetuosos de la ley. No necesitamos más control de armas, no somos el problema," dijo Philip Van Cleave, presidente de la organización, a CBS News.

Virginia se ha convertido en el epicentro del debate sobre las armas, una discusión que reaparece en cada campaña. En 2019, los demócratas ganaron el control de la Legislatura y lanzaron una ofensiva para ampliar los controles. Una organización local convocó a la marcha, que rápidamente se nacionalizó. El presidente, Donald Trump, no tardó en respaldarla. "El Partido Demócrata en el Gran Estado de Virginia está trabajando arduamente para quitarle sus derechos de la 2ª Enmienda. Este es solo el comienzo. ¡No dejen que suceda, VOTEN REPUBLICANOS en 2020!", tuiteó Trump, ayer, durante la manifestación. Está claro que el tema de las armas y la Segunda Enmienda serán, como siempre, un asunto candente en la campaña. Si en noviembre gana Trump su reelección los manifestantes de Virginia seguramente dormirán más tranquilos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario