El Mundo

Maduro y el chavismo celebraron su "victoria más grande"

Así calificaron a las elecciones municipales, pese al gran ausentismo y a la abstención opositora. El régimen se quedó con casi todas las ciudades

Martes 12 de Diciembre de 2017

El chavismo celebró haber alcanzado la victoria "más grande" en la historia de Venezuela en los comicios municipales del domingo, marcados por la polémica tras la amenaza del presidente Nicolás Maduro de vetar a los partidos de oposición que se negaron a participar en esos comicios. El domingo electoral estuvo marcado por la gran abstención y las mesas electorales desiertas.

"(Fue) la más grande victoria en la historia política de Venezuela. Obtuvimos el 71 por ciento de los votos electorales, obtuvimos 308 alcaldías, 92 por ciento del total de las alcaldías", reseñó el dirigente oficialista Jorge Rodríguez. "La oposición, sumándolas todas, siete, y otros, que no se pueden identificar si son de las fuerzas de la revolución o de la oposición, dos", aseguró.

El oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) se alzó con más de 300 municipios sobre un total de 335. Maduro advirtió que los partidos opositores, que en su mayoría boicotearon los comicios tras denunciar falta de garantías, "desaparecerán" y no podrán participar en las presidenciales de 2018.

"Partido que no haya participado hoy y haya llamado al boicot de las elecciones no puede participar más. Ese es el criterio que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) ha esgrimido constitucional y legalmente y yo, como jefe de Estado de un poder constituido los apoyo. No podrán participar, desaparecerán del mapa político", amenazó el domingo. Se cree que esa represalia, que no parece tener fundamento constitucional alguno, se debe más que nada a que el abstencionismo opositor acentuó la bajísima concurrencia, más allá de los números oficiales, que no tienen ninguna credibilidad.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no respondió a las amenazas de Maduro, pero posteriormente emitió un comunicado denunciando que las elecciones se caracterizaron por un clima "fraudulento", de "escasa participación" y marcado "ventajismo" oficialista. "Quien se vale del hambre del pueblo mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria. Las irregularidades y la escasa participación han marcado la jornada electoral del 10 de diciembre", señaló la declaración de la MUD. La oposición ya había señalado el mismo fraude en las elecciones de constituyentes, formateadas de modo que era imposible que alguien que no fuese oficialista pudiese triunfar.

María Corina Machado, líder del partido Vente Venezuela y muy alejada de la MUD, aseguró que la abstención de este domingo fue un acto de rebeldía por parte de los venezolanos. Consideró que a los comicios "no se les puede llamar elección", por haber sido convocados por una constituyente "írrita" y un Consejo Nacional Electoral (CNE) "fraudulento". "Lo que pasó ayer no significa que los venezolanos somos indiferentes, todo lo contrario, fue un acto muy consciente de cada ciudadano", dijo Machado en rueda de prensa. "No es verdad que (Venezuela) está resignada, es que no va seguir creyendo en engaños. Para votar y elegir no podemos seguirle el juego a la narcodictadura. Tenemos que salir a luchar, como se enfrentan las narcodictaduras, con posiciones de firmeza partiendo de la base y confianza de la fuerza que sí tenemos. Tenemos más de 90 por ciento de los venezolanos que repudia este sistema", señaló.

En relación a las reuniones de diálogo, en las que participan dirigentes de la oposición y el oficialismo en República Dominicana, Machado advirtió que "todos lo que pretenden ir allá supuestamente representando a esta enorme Venezuela, que les quede claro que no nos vamos a callar y no vamos a tolerar bajo ningún concepto que pretendan crear una ilusión de acuerdo satisfactorio que deje viva una constituyente fraudulenta. Mientras siga viva la constituyente, sigue viva la dictadura", concluyó.

Los opositores destacaron el domingo que el nivel de abstención, que según datos oficiales se situó en 52,68 por ciento, es en realidad mucho mayor y resulta ser una muestra de cómo "una inmensa mayoría de la población electoral venezolana expresó su repudio a este régimen".

"Restaurar la democracia"

La amenaza de Maduro a la oposición no pasó inadvertida, y Estados Unidos. "La intención de Maduro de vetar a partidos de la oposición de las elecciones presidenciales es una nueva medida extrema para cerrar el espacio democrático en Venezuela y consolidar el poder en su dictadura autoritaria", manifestó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert."Estamos junto al pueblo venezolano en su búsqueda por restaurar su democracia", añadió.

Sin dar fundamentos, Maduro aseguró que la oposición no podrá participar de las presidenciales de 2018

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario