El Mundo

Maduro hará poner "capta huellas" en los supermercados

La polémica decisión del presidente de Venezuela de instalar máquinas lectoras de huellas dactilares en los comercios de alimentos recibió críticas de los consumidores y comerciantes.

Viernes 22 de Agosto de 2014

La polémica decisión del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de instalar máquinas lectoras de huellas dactilares en los comercios de alimentos recibió críticas de los consumidores y comerciantes. La iniciativa busca racionar las compras para enfrentar una creciente escasez.

El gobierno alega que la falta de productos se debe al contrabando, especialmente con Colombia, que se llevaría un 40 por ciento de los alimentos y medicinas. La oposición y los economistas independientes creen sin embargo que es el propio modelo económico socialista creado por el fallecido Hugo Chávez el que causa la escasez, en un país que debería nadar en la abundancia por sus enormes riquezas de petróleo.

Maduro había dicho este año que presentaría su polémica "Tarjeta de Abastecimiento Seguro" para contabilizar los comestibles que se compran en la red estatal. Este miércoles anunció el establecimiento del "sistema biométrico", con máquinas que registrarán las huellas de los clientes. Pero además de los mercados estatales el sistema se aplicará en los distribuidores privados, como supermercados. Es una drástica extensión del plan original. Maduro dijo que el sistema sería similar al capta huellas del registro electoral que los venezolanos usan para votar. El objetivo es evitar que una misma persona compre grandes cantidades de alimentos para revenderlos en el mercado negro o contrabandearlos a Colombia, donde un kilo de harina vale hasta seis veces más. Maduro también advirtió que se procederá a la confiscación "inmediata" de los bienes e inmuebles involucrados en el contrabando de alimentos y medicinas.

El escepticismo de los venezolanos con el anuncio fue notorio. "Esto ya es una venta controlada. No vas a poder comprar lo que necesitas, sino lo que ellos te vayan a vender", comentó molesto Néstor Toro, un vendedor de 36 años al asegurar que el sistema biométrico "no va dar resultado". Toro indicó, en una concurrida calle del centro de Caracas, que en vez de imponer más controles el gobierno debería revisar el circuito comercial para "mejorar el margen de costos que le dejan a los empresarios para que no haya sobreprecio ni escasez". "¿Cómo van controlar? Si en mi casa somos 20 y vamos los 20 a comprar", comentó por su lado Rafael Pacheco, un mecánico de ascensores de 50 años, quien aseguró que el problema de desabastecimiento es generado por la baja producción. "Si ellos no han acabado nunca (con la escasez) no creo que lo vayan hacer ahora", agregó. Cruz María Soto, una repostera de 52 años, se mostró optimista con la medida y dijo que "ayudaría a que la gente no saque toda la mercancía. Una misma persona compra cinco, seis veces". Pero muchos señalan que esto pasa porque cuando llega algún bien esencial la gente compra para abastecerse ante la certeza de que pasará mucho tiempo antes de que ese bien esté disponible de nuevo.

El líder opositor Henrique Capriles sostuvo que el mecanismo traerá más corrupción. Los miembros del gobierno "no tienen autoridad moral para criticar nada, ni para pedirle al pueblo algo, son los únicos responsables del caos" económico que vive Venezuela.

Desde 2006 los venezolanos enfrentan dificultades de abastecimiento, pero desde el año pasado la escasez recrudeció. Los empresarios dicen que la restricción extrema en la venta de divisas impide a las industrias comprar en el exterior materias primas, repuestos y equipos, lo que hace caer la producción.La combinación de una economía muy intervenida por el Estado, incluidas miles de estatizaciones de empresas, la caída de la producción de alimentos y la escasez de divisas en un país que importa casi todos sus bienes de consumo causa escasez de los productos más básicos, como azúcar, harina y porotos. Además, la inflación en Venezuela es la mayor del continente, con un aumento anual del 60,9 por ciento desde mayo 2013 hasta mayo 2014, según cifras oficiales. Muchos venezolanos creen que la inflación real es aún mayor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS