El Mundo

Maduro dijo que ganó con 68 por ciento de los votos pese a las denuncias opositoras

Luego de una jornada electoral marcada por la baja concurrencia a las urnas, el presidente chavista se proclamó amplio vencedor.

Lunes 21 de Mayo de 2018

El presidente de Venezuela , Nicolás Maduro, fue consagrado ganador de las elecciones con un altísimo 68 por ciento de los votos. Pese a esta proclamación oficial, el clima de sospecha no pudo disiparse, por el inocultable ausentismo electoral durante la jornada y las denuncias de manipulación de votantes mediante beneficios. De acuerdo con los resultados dados anoche por la presidenta de la autoridad electoral, Tibisay Lucena, Maduro obtuvo 5.823.728 millones de votos "el 68 por ciento de la votación popular", según afirmó luego el propio Maduro en un discurso de la victoria en el que aseguró que había logrado la mayor victoria electoral de la historia de Venezuela. Mucho más atrás quedó el opositor Henri Falcón, con apenas 1.820.552 votos, y luego Javier Bertucci, con 925.042, y Reinaldo Quijada, con 34.614.

El anuncio oficial se hizo con un 92,6 por ciento de voto escrutado. Lucena aseguró que la participación electoral llegó a un 46,01 por ciento y se proyectaba a 48 por ciento. Afirmó que participaron 8.606.936 millones de votantes, número que en su discurso posterior Maduro subió a "más de 9 millones de votos". El padrón electoral es de 20,5 millones.

Anoche, el único candidato opositor de cierta relevancia —la principal coalición opositora se negó a participar— Henri Falcón denunció fraude y reclamó la anulación de las votaciones. La comunidad internacional desconoce desde mucho antes del voto de ayer estas elecciones venezolanas. En un signo de la falta de concurrencia electoral, el régimen ordenó postergar el cierre de las mesas, inicialmente planeado para las 18. Fue común el escenario de mesas de votación vacías, en las que las autoridades de mesa miraban a una urna sin votantes. En las inmediaciones, los uniformados de la Milicia Bolivariana daban custodia a estos locales semidesiertos.

Sin los principales candidatos de la oposición, todos ellos inhabilitados, presos o forzados al exilio (ver aparte) y con un tribunal electoral adicto al gobierno, Maduro, el heredero del fallecido Hugo Chávez, se enfrentó a tres rivales muy débiles. La votación, para la que fueron llamados 20,5 millones de electores, debía terminar a las 18, pero los centros electorales permanecieron abiertos por varias horas más, pese a estar en muchos casos semivacíos. Los llamados a concurrir a votar de parte del poderoso aparato de propaganda del chavismo fueron constantes. Camiones recorrieron los "cerros", como se conoce a las villas miseria, para subir a los eventuales voluntarios, pero en muchos casos retornaban casi vacíos.

La jornada transcurrió en absoluta tranquilidad y con una baja afluencia de votantes, algo mayor en los barrios populares donde el chavismo ejerce fuerte influencia, también de manera ilícita. Ya es un clásico en Venezuela la actividad de los llamados "puntos rojos" del chavismo, sitios en los que se chequea el "Carnet de la Patria" que permite recibir asistencia alimentaria. Los analistas estimaron que una alta abstención favoreció a Maduro por resaltar el voto duro chavista, estimado en torno a 25 por ciento. El Grupo de Lima, que nuclea a países de la región críticos con Maduro (entre ellos la Argentina, ver página 27) informó que la abstención superaba el 80 por ciento. Este guarismo debería empero ser menor, del orden del 70 por ciento, igualmente catastrófico.

Mientras se esperaba el informe oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE), el candidato opositor Henri Falcón desconoció los resultados electorales que presentaría poco después el CNE e hizo un llamado a que se repitan las elecciones el próximo octubre. A la vez, Falcón criticó los altos índices de abstención observados en el proceso electoral e indicó que se "ha dejado atrás una oportunidad extraordinaria para darle cause cierto a la tragedia que vive Venezuela", lamentó este ex chavista que es considerado el único candidato realmente opositor en liza en las elecciones de ayer.

A su vez, el opositor Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) aseguró que la participación en las elecciones fue inferior al 30 por ciento, pero que el CNE iba a dar "cifras infladas". "Nosotros le podemos decir con toda responsabilidad a Venezuela que la participación en esa farsa electoral no llegó al 30 por ciento", aseguró el dirigente Juan Pablo Guanipa. "Por eso decimos, las cifras que vaya a dar la señora (presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay) Lucena son cifras totalmente infladas y tergiversadas que no reflejan la realidad del pueblo de Venezuela", recalcó.

Poco después, con solemnidad, Lucena anunciaba cifras abrumadoras en favor de Nicolás Maduro.

solo y aburrido. Un miembro de la Milicia Bolivariana toca una flauta en una desierta mesa de Caracas.

Sobre un padrón de 20,5 millones, el régimen dijo que votaron casi 9 millones, de los que 5,8 millones votaron a Maduro

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario