El Mundo

Maduro decretó la emergencia económica y habló ante el Congreso venezolano

Fue la primera vez en 17 años que un mandatario chavista debió informar a un Legislativo dominado por la oposición. Evitó dar cuenta de su gestión y prefirió proponer una comisión.

Sábado 16 de Enero de 2016

El presidente Nicolás Maduro presentó ayer su informe anual de gestión ante un Congreso que, por primera vez en 17 años, es de amplia mayoría opositora. Sin embargo, en su mensaje el presidente casi no informó de su gestión y se dedicó a proponer una comisión investigadora en lugar de la amnistía a presos políticos que estudia el Legislativo. Y horas antes aprobó el "estado de emergencia económica'' por 60 días, que le otorga poderes extraordinarios para hacer frente a la galopante crisis que padece Venezuela. A la vez, y luego de casi dos años de bloqueo informativo, las autoridades dieron cifras oficiales de inflación (ver aparte).

Ante la Asamblea, Maduro propuso una "comisión de la verdad, justicia y paz", como alternativa al proyecto de ley de amnistía para los presos políticos que impulsa la Asamblea, para la liberación de los políticos opositores detenidos. En su informe de gestión de 2015, Maduro dijo que su propuesta busca que no se imponga la "injusticia del perdón a los victimarios", en referencia a los opositores acusados por los tribunales de las muertes durante la ola de protestas de 2014. El gobierno chavista acusa de los 43 fallecidos exclusivamente a estudiantes y dirigentes opositores detenidos, pero está en gran medida documentado que muchas de esas víctimas cayeron bajo las balas de las bandas paralimitares chavistas, o bien de la Guardia Nacional.

Propuesta. "Yo estoy de acuerdo y propongo aquí que establezcamos una comisión nacional de justicia, verdad y paz paritaria que sea presidida por un venezolano o una venezolana de confianza pública, que establezca las bases legales y jurídicas para ir a un proceso de paz y que no se imponga la visión del perdón de los victimarios a ellos mismos", señaló ante la Cámara. Maduro expuso su propuesta a un Legilastivo con amplia mayoría opositora, que tiene pendiente discutir un proyecto de ley de amnistía para liberar a los opositores presos, entre ellos el dirigente Leopoldo López, condenado a casi 14 años de prisión por instigar las protestas de 2014. También está preso el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, a quien por motivos médicos se le concedió la prisión domiciliaria. Pero además están presos y procesados decenas de estudiantes y jóvenes opositores. La acusación del régimen es siempre la misma: fuertes cargos penales por las 43 muertes. Pero los opositores y abogados defensores recuerdan que muchas de esas muertes son de opositores y que los jóvenes están detenidos por razones puramente políticas. La Justicia venezolana es considerada como totalmente funcional al régimen.

Para Maduro, de liberar a los presos, "estaríamos clavándole un puñal a la paz del país y no estaríamos restañando ninguna herida creada por el error político. Frente a la injusticia del perdón de los victimarios a los victimarios, yo propongo justicia, verdad, perdón, paz y protección de las víctimas, reivindicación de las víctimas, estén donde estén", aseveró. Maduro pareció admitir con esta frase que muchas de las 43 víctimas son opositoras. Agregó que si la Asamblea quiere paz, "debe promover la justicia". "Si se quiere la paz, busquemos la verdad, protejamos a las víctimas, todas, que se sepa toda la verdad y protejamos todas las víctimas de los sucesos de febrero (de 2014). Que se investigue hasta el último, no importa el cargo que tenga", aseveró.

El gobernante admitió por otra parte que no será fácil manejar el conflicto de poderes que hay el país, "con banderas que no vamos a arriar". Recientemente, el Tribunal Supremo invalidó a tres de los nuevos diputados opositores, recortando así la mayoría de dos tercios que logró la oposición. Luego de desacatar ese fallo, finalmente el Congreso decidió aceptarlo, luego de que el Supremo, a pedido del chavismo, declarara "nulas" a todas las decisiones que tomase el Legislativo mientras mantuviera a los tres en sus bancas. En congreto, Maduro eludió en gran medida su deber de informar al Legislativo sobre su gestión en el año 2015, tal como manda la Constitución, y se dedicó a defender su propuesto de comisión de la verdad.

Emergencia. Horas antes del discurso ante la Asamblea, el gobierno ha decretado el "estado de emergencia económica" durante 60 días. La medida pretende "proteger los derechos sociales de la educación, salud, vivienda y deporte de todos los venezolanos". Detrás de esta fraseología está una dramática realidad: Venezuela padece una crisis económica sin parangón en todo el continente. A la inflación se suma el desplome de la actividad y un déficit fiscal que no tiene freno. Fue este cuadro el que provocó la derrota del chavismo en las elecciones del 6 de diciembre pasado.

El estado de emergencia es una de las formas de los estados de excepción, que "solamente pueden declararse ante situaciones objetivas de suma gravedad que hagan insuficientes los medios ordinarios que dispone el Estado para afrontarlos". A tal insuficiencia se respondería "ampliando las facultades del Ejecutivo Nacional, con la restricción temporal de las garantías constitucionales permitidas y la ejecución, seguimiento, supervisión e inspección de las medidas que se adopten conforme a derecho".

El Ejecutivo bolivariano ha informado que el nuevo ministro de Economía, el sociólogo Luis Salas, informará de las medidas que se pretenden adoptar durante estos dos meses de emergencia económica. Ayer, Salas, un joven sociólogo, ofreció detalles sobre el estado de emergencia económica.

En su intervención, el ministro y vicepresidente aseguró que con estas acciones tomadas por el Ejecutivo Nacional, se está dando "un paso histórico para mejorar la situación actual de la economía y de esta forma se está protegiendo al pueblo de las amenazas existentes, producto de la desestabilización que sectores nacionales e internacionales han ocasionado". Más allá de esta retórica, queda por ver cuál será la postura de la oposición que domina el Legislativo. En caso de no apoyarla, al gobierno le quedaría la posibilidad de recurrir al Tribunal Supremo de Justicia, un fiel aliado del régimen chavista.

Publican otra vez cifras de inflación:141 por ciento anual

Horas antes de que el presidente Nicolás Maduro hablara ante el Congreso y de que decretara la emergencia económica, el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó —por primera vez en 22 meses— datos oficiales sobre la inflación en 2015, y admitió que la "variación interanual del Indice de Precios al Consumidor (INPC) fue del 141,5 por ciento al cierre del tercer trimestre" de ese año. Las cifras y estimaciones privadas dan entre 200 y 300 por ciento por ciento de inflación para todo el año 2015.

Para el BCV, que había silenciado sus estadísticas durante casi dos años, la inflación acumulada en los nueve primeros meses de 2015 fue del 108,7 por ciento, mientras que el PBI vio una caída del 7,1 por ciento hasta septiembre. El rubro de alimentos y bebidas no alcohólicas fue el que presentó mayor aumento durante este período, con un 55,7 por ciento, seguido de restaurantes y hoteles (52,0 por ciento), bebidas alcohólicas y tabacos (50,9 por ciento) y servicios de educación (43,3 por ciento). El índice de desabastecimiento de algunos productos de la cesta básica fue del 87 por ciento, según el informe. El Banco Central de Venezuela denominó, por primera vez, este factor como "acaparamiento de productos".

Pero la semana pasada la prensa independiente informó que el Banco Central de Venezuela se guardó las cifras durante todo el año pasado. Por fuentes extraoficiales se conoció que el índice nacional de precios al consumidor (INPC) cerró 2015 en 270,1 por ciento, según lo informó el pasado 5 de enero el diario El Nacional, citando fuentes del BCV. Añadió, bajo las mismas fuentes, que solo en diciembre la inflación fue de 16,1 por ciento. "La fuente agregó que por órdenes del presidente Maduro el instituto tiene prohibido publicar el informe anual con las estadísticas sobre el comportamiento de la economía que, por tradición, aparecía en la página web y se enviaba a los medios de comunicación los últimos días de diciembre", indica la nota. Ayer cambió bruscamente esa política de silencio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario