El Mundo

Maduro anunció un racionamiento de luz ante el quinto día de apagón

El presidente venezolano dijo que el corte se debe a un ataque "con fusil" contra una central eléctrica perpetrado por la "derecha diabólica".

Viernes 29 de Marzo de 2019

El presidente venezolano Nicolás Maduro extendió ayer por 24 horas más la suspensión de la jornada laboral y estudiantil en Venezuela por el apagón masivo que entra hoy en su quinto día, y anunció días de racionamiento para estabilizar el sistema eléctrico.

El mandatario volvió a responsabilizar a la oposición y a Estados Unidos por el incendio en la central eléctrica que el lunes pasado tumbó toda la red de energía del país, al afirmar que fue resultado de un ataque con fusil.

Se trata del segundo gran apagón en menos de un mes, que dejó a oscuras a un 70 por ciento de los venezolanos, que se vieron obligados a retomar prácticas medievales para iluminarse y conservar sus alimentos.

"Vamos a pasar días donde vamos a tener que ir a administración de carga consciente, organizada, para estabilizar el sistema hasta que reconstruyamos todo lo que quemaron", indicó Maduro en sus primeras declaraciones sobre el tema desde que el lunes comenzaron los problemas de suministro en todo el país.

El mandatario reiteró que esperan restituir el suministro de energía en las próximas horas y estabilizar por completo el servicio a la brevedad.

Maduro aseguró que el incendio que se generó en el patio de transformadores de la principal central del país, la hidroeléctrica del Guri, "se hizo con fusil desde un área escarpada". "El lugar atacado, que fue incendiado, es un lugar vital para la transmisión de la electricidad en el país", añadió.

Sostuvo que el hecho de que Venezuela lleve tres días prácticamente paralizada por la falta de energía, "beneficia al imperialismo norteamericano y a la derecha diabólica", ambos "detrás de este ataque", que buscaba "provocar un superincendio que nos dejara varias semanas sin luz".

"Detrás de esto está la mano del presidente de Estados Unidos, Donald Trump", acusó.

Maduro señaló que existen pruebas que respaldan su versión como las balas usadas en la central hidroeléctrica de Guri y que se ha determinado el tipo de fusil de larga distancia empleado "seguramente por un francotirador", citaron medios locales y las agencias de noticias EFE y Europa Press.

Guaidó

Mientras tanto, Guaidó, el presidente encargado de Venezuela designado por el Parlamento, llamó a organizar nuevas protestas por los apagones y a preparar un plan definitivo para sacar a Maduro del poder.

"Convocamos este sábado en todo el territorio nacional a rechazar que se fue la electricidad", indicó el nuevo líder antichavista.

En una rueda de prensa que ofreció en el oeste de Caracas, Guaidó pidió a los venezolanos incluir en sus demandas del sábado el "cese de la usurpación", una de las promesas con que en enero pasado juró como presidente encargado ante la "ilegitimidad" en la que, considera, incurre Maduro.

Guaidó pidió a los miembros de la Fuerzas Armadas, los cuerpos policiales e instituciones públicas, todas dirigidas por chavistas, organizarse también en pequeños grupos, pues, sentenció, "llegó el momento de agitar en todos los estados, en todas las comunidades".

Por último, reiteró que "todas las opciones están sobre la mesa" en su afán de poner fin a 20 años de chavismo y que cuenta con el apoyo mayoritario de la comunidad internacional para el logro de ese objetivo.

Caos

El caos, en tanto, deja sin agua a vastas zonas por la suspensión del bombeo. También está paralizado el transporte —incluido el metro de Caracas— y afectadas parcialmente las comunicaciones y la banca electrónica, vital por la escasez de efectivo que genera la hiperinflación.

Muchos venezolanos sobreviven al apagón con prácticas de otra época: caminan kilómetros durante horas, fabrican lámparas con aceite, salan la carne o recogen agua de manantiales, ante la falta de suministro.

Algunos comerciantes aumentaron los precios de las botellas de agua o las bolsas de hielo, que llegan a costar entre 3 y 5 dólares, poco menos del salario mínimo en Venezuela (18.000 bolívares, 5,45 dólares). Los que tienen acceso a dólares, invaden los hoteles, que cuentan con plantas eléctricas.

Conservar alimentos es un verdadero reto, aunque mucho más difícil es encontrarlos, ya que con el corte de luz la mayoría de los comercios están cerrados. Algunos pocos venezolanos se animan a entrar a los supermercados a oscuras para encontrar algo de comida y otros productos esenciales.

La nueva falla eléctrica golpeó aún más las comunicaciones, a tal punto que ni siquiera los teléfonos fijos funcionan. La incomunicación implica que los comercios no tienen cómo cobrar, ya que los cajeros dejaron de funcionar y las transacciones electrónicas quedaron suspendidas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});