El Mundo

Maduro admite que la nafta dejará de ser "regalada" en Venezuela

Con un dólar hoy se compran tres millones de litros. También se revisaría el fallido "cepo" cambiario impuesto en 2003 por Chávez

Lunes 30 de Julio de 2018

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció este regulaciones a la venta de gasolina, la más barata del mundo, y tácita pero claramente advirtió que el precio del único bien accesible para los venezolanos se encarecerá. Venezuela tiene la gasolina más barata del mundo: con un dólar se pueden comprar más de tres millones de litros (sic). Lo hizo durante un congreso del partido de gobierno, que debate flexibilizar los rígidos controles impuestos por Hugo Chávez a la economía para superar la crisis, la peor de la historia nacional. "Hay que superar los modelos fracasados de falso socialismo que hemos aplicado", llegó a afirmar el presidente venezolano.

   Aunque no mencionó un alza, Maduro señaló que los actuales precios del combustible no cubren los costos de producción y alientan el contrabando, por lo que propuso regularizar su venta a través del "carnet de la patria", una tarjeta electrónica que da acceso a los subsidios del Estado y es usada de manera clientelar por el régimen. "La gasolina, decir que se regala es poco, pagamos por echarla (cargarla), tenemos que ir a un uso racional, y esto va a impactar cambios en todo el transporte automotor", declaró Maduro con su característico lenguaje confuso ante la directiva del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). "Todas las personas que tengan un carro (auto), una moto, el transporte público de pasajeros, de carga, todo el que tenga un vehículo automotor debe acudir para el gran censo nacional automotor para una política nueva nacional energética, vinculada al carné de la patria", anunció el mandatario. Pese a que no mencionó un alza en el precio del combustible —tema tabú en Venezuela—, Maduro afirmó que los actuales precios no cubren los costos e incentivan el contrabando. Con un euro, en Venezuela se pueden comprar más de cuatro millones de litros de gasolina y con un dólar, más de tres millones de litros.

   El anuncio de Maduro llega poco después de otro: el miércoles pasado informó que el 20 de agosto se eliminarán cinco ceros a la moneda, el bolívar, dos más de lo previsto. El plan llega en medio de una hiperinflación que según el FMI podría llegar a un millón por ciento este año. Con la nueva moneda de menor denominación, de 0,5 bolívares (50.000 bolívares de hoy), se podrían adquirir 50.000 litros de nafta. El bajísimo precio de la nafta contrasta con que todos los demás bienes, por causa de la hiperinflación y la escasez, son casi imposibles de adquirir. El salario básico vale 1,5 dólares. Con 100 mil bolívares se compraban cinco kilos de arroz en enero de 2017; hoy, apenas alcanzan para un cigarrillo. Esto ha llevado al país a una hambruna apenas disimulada, incluso en la clase media.

   Aunque los analistas consideran que ajustar los precios de los combustibles es ya inevitable, el tema es tabú en Venezuela. De hecho, el 17 de febrero de 2016, Maduro lo subió por primera vez en dos décadas, pero a sólo 1 bolívar el litro.

   En el congreso del PSUV se debate la eliminación de los numerosos controles sobre la economía, que están en la raíz de la crisis económica. En 2003 el fallecido Hugo Chávez impuso simultáneamente el control de cambios y de precios. Apenas 5 años después se veía forzado a quitar tres ceros al bolívar. Llamó al nuevo dinero "bolívar fuerte". Pero la inflación continuó y se aceleró. El ministro de Educación, Elías Jaua, un hombre fuerte del régimen, confirmó que abordarán el costo de la gasolina, y fue incluso más allá: admitió que se discutirá otro tema tabú para el chavismo, el régimen cambiario. "Hay que superar los modelos fracasados de falso socialismo que hemos aplicado", llegó a decir Maduro ante el PSUV. Pero dirigentes del chavismo reclaman un giro económico real y drástico. "Hay gente que agarra la crítica como una moda, como una pose, y el resultado es la nada, y juegan al criticismo, y muchas veces juegan al juego de la contrarrevolución", reaccionó Maduro. "Es acaso una moda y un show el hambre que padece nuestro pueblo? ¿Que no haya medicinas, luz, agua?", expresó en Twitter Rafael Ramírez, ex presidente de la estatal PDVSA entre 2002 y 2013 y antiguo gurú económico de Chávez, luego expulsado del poder por Maduro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario