El Mundo

Macabro diálogo de los asesinos de Khashoggi: "Lo voy a desmembrar"

El periódico turco Daily Sabah transcribió el audio del crimen del periodista muerto dentro del consulado saudí en Estambul hace un año.

Miércoles 11 de Septiembre de 2019

"Siempre trabajé con cadáveres. Sé cortar muy bien. Sin embargo, nunca trabajé con un cuerpo caliente, pero lo voy a lograr con facilidad. Normalmente me pongo los auriculares y escucho música cuando descuartizo cadáveres. Mientras tanto, bebo café y fumo. Después de desmembrarlo, voy a envolver las piezas en bolsas de plástico, las voy a colocar en bolsas y las voy a sacar (del edificio)".

Macabro. Espeluznante. El periódico de Daily Sabah —cercano al gobierno turco— reveló ayer la presunta transcripción del audio del asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, ocurrido en octubre de 2018 dentro del consulado de Arabia Saudita en Estambul.

El parrafo citado al comienzo de la nota pertenece al forense Mohammad Abdah Tubaigy, quien era titular del Consejo Científico de Ciencias Forenses de Arabia Saudita.

La grabación, que, según el diario, fue obtenida por los servicios de inteligencia turcos, empieza con una conversación entre dos altos funcionarios sauditas involucrados en el asesinato minutos antes de que Khashoggi entrara en el edificio diplomático.

En ella, el alto oficial de la inteligencia saudita Maher Abdulaziz Mutreb pregunta si ya "llegó el animal para ser sacrificado".

"¿Es posible ponerlo en una bolsa?", le consulta al forense Tubaigy.

"Es demasiado alto y pesado", responde Tubaigy, y recomienda descuartizarlo para sacarlo del edificio en varias bolsas.

Tubaigy y Mutreb son dos de los cinco funcionarios que se enfrentan a la pena de muerte por "ordenar y cometer el crimen", de un total de 21 sospechosos que están siendo juzgados en Arabia Saudita.

El audio continúa con la entrada de Khashoggi en el consulado, donde Mutreb le dice al periodista que hay una orden de la Interpol solicitada por Ryad para que vuelva a su país. Khashoggi responde que no existen órdenes de extradición contra él, y que su prometida está en la calle esperándolo.

Los funcionarios sauditas le piden que deje un mensaje a su hijo diciendo que se encuentra bien, pero Khashoggi se niega.

Después el periodista ve una toalla y pregunta a sus captores si van a drogarlo, y estos le responden que van a hacer que se duerma.

Tras drogarlo, Khashoggi pide que no le cubran la boca antes de perder el conocimiento.

"Tengo asma. No lo hagas, me vas a asfixiar", fueron las últimas palabras de Khashoggi.

Luego el periodista es asfixiado con una bolsa de plástico mientras sus captores dudan de si sigue con vida."¿Está dormido?", pregunta uno. "Está levantando la cabeza", constata otro. "Seguí apretando, apretá bien", apremia el primero.Después de un rato comienza a escucharse el sonido de una sierra de autopsia, durante una media hora. Fue durante este lapso en el que, supuestamente, el forense descuartizó a Khashoggi.

Masacre en el consulado

El destino de Jamal Khashoggi ya estaba sellado cuando entró al consulado de Arabia Saudita en Estambul, el 2 de octubre de 2018. El periodista iba en busca de documentación que le permitiera casarse con su pareja, la turca Hatice Cengiz. Según el testimonio de la mujer, Khashoggi creía que no corría peligro en Turquía, y entró solo al edificio. Adentro lo esperaba un equipo de alrededor de 15 hombres que había llegado de Ryad en las últimas horas.

Qué sucedió durante su visita es motivo de versiones cruzadas. Al principio, Arabia Saudita negó cualquier rol en la desaparición de Khashoggi, pero tres semanas después —cuando las pruebas en su contra se acumulaban— confesó que Khashoggi había muerto por una pelea accidental.

Según su explicación, el asesinato se produjo por un exceso de celo de parte del equipo que lo esperaba dentro del consulado. De acuerdo a esta versión, los emisarios del reino tenía la orden llevar a Khashoggi a Ryad, mediante la persuasión o, llegado el caso, la fuerza. La muerte del periodista se habría producido en medio de un forcejeo entre ellos.

Finalmente, el gobierno saudita admitió que el asesinato de Khashoggi fue premeditado, pero negó cualquier vínculo de los autores con la familia real, en particular con quien habría ordenado el asesinato, el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Turquía

Para el gobierno turco, por su parte, la historia es bien distinta. Estambul afirma que Khashoggi fue asesinado a los pocos minutos de entrar al consulado, su cuerpo fue descuartizado y sus restos descartados en distintas partes de la ciudad.

En una columna de opinión publicada en The Washington Post, el diario para el que Khashoggi colaboraba al momento de su muerte, el mismo presidente turco Recep Tayyip Erdogan afirmó que el asesinato del periodista de 59 años fue dirigido "desde las más altas esferas" del gobierno saudita.

Al mismo tiempo, dijo que "ni por un segundo" se le ocurría que el responsable de ordenar la muerte hubiera sido el Rey Salman. Por omisión, el mandatario apuntaba su dedo claramente contra su hijo, el príncipe heredero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario