El Mundo

Lula presenta un segundo hábeas corpus preventivo para no ir preso

Lo hizo ante el Supremo Tribunal Federal, la corte constitucional de Brasil. Antes había "rebotado" ante la Corte Suprema. Está condenado a 12 años

Domingo 04 de Febrero de 2018

Los abogados defensores de Lula da Silva presentaron un hábeas corpus preventivo ante el Supremo Tribunal Federal (STF), la corte constitucional, para evitar que sea detenido, tras la confirmación de una condena a 12 años y un mes de cárcel por corrupción en segunda instancia. Anteriormente, Lula ya presentó un hábeas corpus preventivo ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ), que lo rechazó de inmediato. Lula pretende ser candidato presidencial este año, pese a la condena por corrupción de segunda instancia. Este segundo fallo debería impedirle anotarse como candidato, según el criterio que prevalece en la STF.

La solicitud fue cursada tres días después de que un magistrado del Superior Tribunal de Justicia (STJ), la corte suprema para asuntos no constitucionales, rechazara un recurso similar que pretendía asegurar que el ex mandatario (2003-2010) responda al proceso en libertad.

"Ante esa negativa, solamente le resta al ciudadano Luiz Inácio Lula da Silva golpear la puerta de esta suprema corte, guardiana de la Constitución, para asegurarse sus garantías fundamentales y la presunción de inocencia", señaló el escrito firmado por 11 letrados. El tono casi teatral del escrito parece buscar la escenificación de los recursos judiciales a mano del ex presidente, condenado en segunda instancia por corrupción y lavado de activos. La solicitud de hábeas corpus busca "conjurar cualquier amenaza de supresión (inmediata o mediata) de la libertad de locomoción por una ilegalidad o un abuso de poder", añadió el recurso.

Lula, de 72 años, fue condenado en junio 2017 a purgar casi una década en prisión por recibir un departamento de lujo a cambio de favorecer a la constructora OAS, involucrada en la multimillonaria red de sobornos que expolió a la estatal Petrobras. Ese fallo, del juez Sergio Moro, fue confirmado el miércoles pasado por el Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre (TRF4), que además de ampliar la pena a 12 años y un mes de detención, dejó la candidatura presidencial de Lula en la cuerda floja. Un fallo tan contundente de segunda instancia debería significar la casi inmediata clausura de toda posibilidad de candidatura, entre otras cosas por la ley "de ficha limpia" sancionada por el propio Lula. Más aún, la sentencia también podría llevarlo a prisión, dado que el fallo de primera instancia de Moro lo dispensó de la cárcel como una excepción hecha a una figura pública. Normalmente, un fallo de primera instancia ya es suficiente para ser detenido y comenzar a purgar la pena. El TRF4 estipuló que la pena puede ser ejecutada una vez agotados todos los recursos de apelación dentro de esa segunda instancia judicial, algo que insumiría pocas semanas.

En la desesperada búsqueda de asegurar la libertad de Lula, la defensa encabezada por el abogado Cristiano Zanin Martins presentó el martes pasado un primer hábeas corpus preventivo ante la Corte Suprema de Justicia. El recurso fue rechazado ese mismo día por el juez de turno. Si bien ese proceso aún debe ser analizado en forma colegiada por el tribunal, Zanin Martins optó por solicitar otro hábeas corpus preventivo, esta vez ante el STF, el tribunal constitucional brasileño. El recurso sería evaluado por el ministro Edson Fachin, que está a cargo de los casos de la Operación Lava Jato ligados al escándalo de Petrobras.

El pasaporte

El viernes, un juez de segunda instancia ordenó que le devuelvan a Lula el pasaporte que le habían incautado para impedir que saliera del país, tras la ratificación del fallo por corrupción y lavado de dinero.

La decisión dejó sin efecto una orden de primera instancia de Brasilia, que le había retenido el documento para evitar una posible fuga de Lula hacia un país sin tratado de extradición con Brasil. Lula debía viajar a Etiopía, ara una reunión de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El viaje fue cancelado y el pasaporte entregado a la policía.

El viernes, el tribunal de apelación dio vuelta ese fallo. "No hay cómo concluir que (Lula])pretendiese fugarse del país con la finalidad de impedir la aplicación de nuestra ley penal", dictaminó ese tribunal.

Los fiscales que habían solicitado el decomiso del pasaporte argumentaron que Lula estaría en condiciones de solicitar asilo en algún país sin tratado de extradición con Brasil ante el peligro "real e inminente" de que perdiese su libertad."La decisión corrige una violación contra la garantía constitucional de ir y venir que había sido impuesta indebidamente al ex presidente Lula por la Justicia Federal de Brasilia", celebró su abogado Zanin Martins.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario